Entradas

4 de diciembre de 1860: se ratifica la libertad de cultos en México

Por Luis Fernando Meneses

Un día como hoy, pero de 1860, el presidente Benito Juárez ratificó la Ley sobre la Libertad de Cultos en México, en la cual se establecían 24 artículos principales.

Entre los puntos más importantes que contenía dicha ley se encuentran aquellos que se refieren a garantizar el ejercicio de culto de las distintas religiones que se establecieran en el país, como una muestra de expresión y efecto de la libertad religiosa, viendo la práctica de éstas como un derecho del hombre.

Además, se estableció que no habría límites para llevar la vida religiosa, excepto por el derecho de terceros y las exigencias de orden público, así como establecer la independencia entre el Estado y las creencias y prácticas religiosas en dos ámbitos distintos.

Asimismo, se definió como una sociedad religiosa a la que estuviera conformada por aquellas personas que hayan decidido de forma voluntaria, o por medio de sus padre o tutores, profesar los cultos de alguna de las religiones.

Por otro lado, a partir de aquella fecha, la única forma en la que aplicara la autoridad hacia los hombres por parte de los líderes de la religión sería de forma espiritual y no existirían más las faltas o delitos religiosos en el orden civil; y también se estableció que en los sitios donde se realizaran los cultos o ceremonias de carácter religiosas (iglesias, sinagogas o templos) debían de tener los mismos derechos y obligaciones que cualquier otra asociación ante la ley.

De esta forma, recordamos que un día como hoy, hace 158 años, se estableció una de las leyes más importantes de la historia de México.

6 de septiembre de 1860: Se promulgan las Leyes de Reforma

Luis Fernando Meneses

El 6 de septiembre de 1860, el presidente Benito Juárez proclamó las Leyes de Reforma en el estado de Guanajuato dentro del contexto de la llamada Guerra de los Tres Años.

Este conflicto transcurrió de diciembre de 1857 hasta enero de 1861. Por un lado, los conservadores defendían el orden establecido, mientras que los liberales buscaban una nueva forma de gobernar el país.

Pese a que durante un tiempo ambos bandos tuvieron gobiernos paralelos (en Veracruz y la Ciudad de México respectivamente), pronto chocaron sus ideales y comenzó la guerra. Durante el transcurso de la Guerra de Reforma muchos de los conservadores decidieron cambiar su postura convencidos de que era necesario disminuir y controlar el poder que poseía la Iglesia.

Dentro del movimiento de reforma se pueden ubicar tuvo cuatro etapas:

  1. El antecedente que fue la reforma de 1833 de Valentín Gómez Farías.
  2. Una segunda reforma que incluía: la Ley Lerdo, que obligaba a corporaciones civiles y eclesiásticas a vender casas y terrenos; la Ley Juárez, para intentar suprimir los fueros militares y del clero para que dichos entes intervinieran sólo en los asuntos de su competencia y la Ley Iglesias, para prohibir el cobro de derechos y obvenciones parroquiales que los sacerdotes exigían a los pobres.
  3. Posterior a ésto, los sectores sociales afectados por estas leyes comenzaron las conspiraciones en contra de la administración. En tanto, el presidente Benito Juárez se vio obligado a trasladar su gobierno a varias ciudades del país.
  4. Fue en Veracruz en 1859, donde expidió las siguientes leyes de reforma: Nacionalización de Bienes Eclesiásticos, la ley del Matrimonio Civil, de Registro Civil, de Secularización de Cementerios, de Días Festivos y de Libertad de Cultos.

Dichas leyes, significaron en México cambios estructurales importantes y fueron proclamadas un día como hoy de hace 158 años por Juárez, también conocido como el “Benemérito de las Américas”.