Carl Bernstein y la renuncia de un presidente

Por Luis Fernando Meneses

Una de las vertientes del oficio del periodista es el periodismo de investigación, mismo que tiene como finalidad sacar a la luz aquellos casos que debido a su naturaleza se mantienen ocultos.

Sin duda alguna, uno de los periodistas de investigación más influyentes del siglo XX es Carl Bernstein, nacido el 14 de febrero de 1944 en Washington D.C., famoso por desenmascarar junto con Bob Woodward el escándalo Watergate, trabajo que los hizo merecedores de un Premio Pulitzer en 1973.

La carrera profesional de Bernstein comenzó en el The Washington Post en 1966, lugar donde se estableció durante una década.

Caso “Watergate

Además del gran prestigio que otorgó al The Washington Post (periódico en el que comenzó la carrera profesional de Bernstein en 1966 y donde laboraba al ocurrir el caso que nos ocupa), así como a ambos periodistas, esta investigación contribuyó en gran parte para que el entonces presidente de los Estados Unidos Richard Nixon dimitiera de su cargo, siendo hasta el momento el único mandatario estadounidense en hacerlo.

Todo comenzó la madrugada del 17 de junio de 1972 cuando cinco hombres fueron arrestados en el edificio Watergate -sede del Comité Nacional Demócrata, ubicado en Washington- cuando colocaban interventores en las comunicaciones y fotocopiaban documentos.

The Washington Post hizo pública esta noticia el 19 de junio y, de forma inmediata, el gobierno de los Estados Unidos negó que dichas personas tuvieran relación alguna con el mandatario norteamericano o alguien de su equipo.

 Sin embargo, las investigaciones descubrieron que sí había vinculación entre los detenidos y algunos de los organizadores del comité encargado de la reelección del presidente Nixon, ya que encontraron el contacto de algunos de ellos en libretas que traían consigo a los implicados.

En octubre de ese mismo año, se supo que el Watergate era sólo una parte de todo el espionaje que se hacía desde el gobierno de Nixon en contra del partido demócrata.

En un principio, el mandatario estadounidense no tenía idea de lo que estaba sucediendo; sin embargo, al enterarse pidió que se ocultara toda la información al respecto.

A la par, Carl Bernstein y Bob Woodward eran informados sobre ciertos detalles de la investigación por un agente del FBI, con lo cual fueron nutriendo su investigación.

En marzo de 1974, siete ayudantes de Nixon fueron acusados de conspirar para obstaculizar la investigación del caso, por lo cual se dijo que el presidente estaba implicado también.

Todo terminó el 8 de agosto, cuando Nixon ofreció un mensaje en cadena nacional en el que dijo que no buscaría la reelección debido a que no contaba con el apoyo suficiente de las autoridades para tal fin.

Al final, la administración de Nixon fue acusada de asalto político, soborno, extorsión, interferencia ilegal de comunicaciones, conspiración, obstrucción de la justicia, destrucción de pruebas y fraude tributario.

Por cierto: gracias a este escándalo y al nombre que recibió, el sufijo ‘gate’ es usado para nombrar otros casos de corrupción.

Reconocimiento para Bernstein y Woodward

El 7 de mayo de 1973, el jurado encargado de elegir a los ganadores del Premio Pulitzer otorgó al The Washington Post el galardón en la categoría de Servicio Público (la distinción más importante que no tiene un premio económico pero sí una medalla de oro) por el reportaje de Watergate de Bernstein –entonces con sólo 29 años de edad-, y Bob Woodward.

Posteriormente, Bernstein ocupó el puesto de jefe de la oficina de Washington y fue corresponsal de ABC News. Asimismo, impartió clases en la Universidad de Nueva York y ha colaborado con publicaciones para la revista Time, USA Today, Rolling Stone, The New Republic. Actualmente es editor colaborador de la revista Vanity Fair.

Entre sus obras destacan:

  • El escándalo Watergate, en 1974.
  • The Final Days (Los últimos días), en 1976.
  • Loyalties. A son’s memoir (Lealtades. Memorias de un hijo), en 1990.
  • His Holiness. John Paul II and the Hidden History of Our Time (Su santidad. El Papa Juan Pablo II y la historia de su tiempo), en 1996.
  • A Woman in Charge. The Life of Hillary Rodham Clinton (Una mujer a cargo. La vida de Hillary Clinton), en 2007.

 

Referencia:

Sparrow T. (2014), Watergate, la renovación de un edificio que marcó el fin de Richard Nixon, BBC News, recuperado de: https://www.bbc.com/mundo/noticias/2014/08/140808_eeuu_40_aniversario_renuncia_nixon_watergate_edificio_tsb

Busca biografías, Carl Bernstein, recuperado de: https://www.buscabiografias.com/biografia/verDetalle/2463/Carl%20Bernstein

Febrero 2019

Selección de imágenes: Francisco Acosta Martínez

Para festejar el mes del amor y la amistad, les compartimos una selección de anuncios de diversos periódicos de la Comunidad Judía de México. Desde recién casados hasta quienes festejan sus bodas de oro, el común denominador es la felicidad de la vida en pareja.

La situación de los judíos de Irak hace 50 años

Por Francisco Javier Acosta Martínez

 El pasado 27 de enero se cumplió medio siglo de la ejecución de 14 personas en la plaza de Bagdad, Irak, de las cuales nueve eran judías y las cinco restantes iraquíes. Estas personas fueron acusadas de actividades sionistas -en específico, de espionaje para Israel-.

Sin embargo, se sabe que el acoso en contra de judíos en dicho país no era reciente, ya que el gobierno presionaba de distintas formas a los casi 5000 judíos que no emigraron hacia Israel luego de su fundación en 1948.

En México, dicha situación fue dada a conocer en el periódico Prensa Israelita en su publicación del 1 de febrero de 1969:

 

Abraham Darom, embajador de Israel en México durante esa época, condenó los actos cometidos por el gobierno de Bagdad, rechazó la política que tomó el gobierno norteamericano y criticó la nula condena por parte de otros gobiernos en torno a las 14 ejecuciones.

Asimismo, Darom mencionó que desde la creación de Israel, los judíos que radicaban en zonas árabes habían sufrido persecuciones y actos represivos, situación que se agravó luego de la Guerra de los Seis Días (1967). Finalmente, agregó que el silencio había causado que se cometieran actos de violencia y persecuciones en el mundo, haciendo mención al Holocausto.

Por su parte, la comunidad Judía de México, a través del Comité Central Israelita de México, se manifestó al respecto de dicha situación y convocó a mítines en contra de los actos sucedidos en Irak. Entre los organizadores se encontraban Gregorio Shapiro e I. Z. Berebichez, respectivamente presidente y secretario del Comité Central. Tal como se puede ver en este recorte de periódico, se convocaba a la reunión el 2 de febrero en el Centro Deportivo Israelita a las 12:00 horas. El mensaje del anuncio dice:

 

“El Comité Central Israelita de México, en representación del judaísmo mexicano, desea a través de usted hacer llegar a la Organización de Naciones Unidas su más profunda y enérgica protesta por los crímenes cometidos por el gobierno de Irak, ajusticiando a 14 personas inocentes bajo la burda acusación de ser espías.”

 

El columnista Manuel Levinsky se sumó a esta serie de protestas con un artículo titulado: Un circo repugnante y macabro. En su texto acusó al General Ahmed Hassan el-Bakr como responsable de los 14 asesinatos; señaló que los niños que se encontraban en la plaza fueron obligados a presenciar las ejecuciones, violando sus derechos; agregó que el Papa se sumó a la protesta y declaró que las prácticas del gobierno iraquí no tenían nada que ver con los espionajes, sino con actos antisemitas.

La editorial de Prensa Israelita también comentó los actos y los calificó como una “quema de brujas” en Irak, argumentando que se veía como culpables a los judíos por las derrotas de los países árabes ante Israel, dejando entrevisto que una vez más las minorías son ‘el chivo expiatorio’ de los fracasos militares, como fue el caso de Alemania después de la Primera Guerra Mundial.

Posterior al 27 de enero de 1969, el Estado de Israel comenzó a llevar a cabo una serie de acciones para rescatar a las comunidades judías que se encontraban en el resto de Medio Oriente debido al miedo de que corrieran la misma suerte que los nueve judíos asesinados en manos del gobierno de Bagdad.

Vitral 21

Solomon Guggenheim y un museo en México que jamás existió

Por Luis Fernando Meneses

Es sabido que a lo largo de la historia diversas personas se han dedicado a coleccionar arte como uno de sus pasatiempos preferidos. Entre los más destacados en esta labor se encuentra Solomon R. Guggenheim, quien nació un día como hoy pero de 1861 en Philadelphia, Estados Unidos.

En 1919, años después de avocarse a la minería y metalurgia, negocio familiar, decidió retirarse para dedicarse por completo a su colección de arte, que fue creciendo con el paso de los años con ayuda de su amiga Hilla Rebay.

En 1937, creó una fundación que sigue vigente hasta nuestros días y lleva su nombre, misma que desde su creación fue pensada para hacer promoción del arte moderno.

Posteriormente, pidió ayuda a Rebay para elegir al arquitecto que estaría encargado de edificar un museo donde se exhibirían las piezas que había adquirido hasta entonces; de tal suerte que el proyecto quedó en manos del arquitecto Frank Lloyd Wright, que entonces era el más famoso del mundo.

Solomon Robert Guggenheim falleció el 3 de noviembre de 1949.

El museo fue terminado 15 años después de que se encargara, una década  posterior a la muerte de Guggenheim y 6 meses después del fallecimiento de Frank Wright. Esto a consecuencia de que la propuesta de construcción causó mucha controversia, sin embargo, al quedar finalizado, el edificio por sí solo se convirtió en una obra de arte según los expertos. Con todo, muchos artistas lo han criticado por ensombrecer las obras expuestas en él y por la dificultad de colgar apropiadamente las pinturas.

Actualmente, además del museo de Nueva York, hay sedes en Venecia (1979), Bilbao (1997) y Abu Dhabi (2018). Algunas otras han sido canceladas como uno que estaba previsto en la ciudad de Guadalajara (México), en Helsinki (Finlandia) y uno más en Vilna (Lituania) y un par de sedes en Las Vegas, E. U. (2001 – 2008) y Berlín, Alemania (1997 – 2012) han sido clausuradas.

La sede Guggenheim de Guadalajara

En cuanto a la sede del museo Guggenheim que pudo existir en Guadalajara, el proyecto consideraba estuviera ubicada en el parque mirador Independencia, la barranca de Huentitán en la Zona Metropolitana. En 2005 la Fundación Solomon R. Guggenheim y el gobierno de Jalisco realizaron en conjunto el estudio de factibilidad y se tenía pensado que la obra fuera concluida a finales de 2008. Sin embargo y pese a la fuerte inversión que el estado mexicano inyectó al proyecto (derivada de del presupuesto federal, estatal e iniciativa privada), en 2009 se anunció su cancelación debido a que la fundación Guggenheim decidió invertir el capital en el proyecto de Abu Dhabi en los Emiratos Árabes Unidos.

Asimismo, de acuerdo a un artículo de opinión de Leo Zuckermann en Excélsior publicado el 6 de mayo de 2015:

…el director de Estrategia Global de la Fundación Solomon R. Guggenheim afirmó que el proyecto de museo para Guadalajara se había suspendido “fundamentalmente por una cuestión relacionada con la crisis económica [de aquel año], que impidió a las autoridades mexicanas tomar las decisiones que debían tomar en el plazo adecuado”. (Zuckermann, 2015)

De cualquier manera, Solomon Guggenheim quedará inmortalizado en la memoria del mundo como uno de los filántropos más importantes del siglo XX y de la historia.

 

Referencia:

Zuckermann L., (2015), Del Guggenheim a los narcobloqueos, Excélsior, México, recuperado de: https://www.excelsior.com.mx/opinion/leo-zuckermann/2015/05/06/1022608.

Universia, (2010) Muere Solomon R. Guggenheim, Universia México, recuperado de: noticias.universia.net.mx/en-portada/noticia/2010/11/03/672328/muere-solomon-r-guggenheim.html.

Resistencia en México durante la Shoah: el Mitin de Bellas Artes

Francisco Javier Acosta Martínez

La Shoah, también conocida como el Holocausto, fue la agresión más violenta del siglo XX en contra de la comunidad judía del mundo, en especial en contra de los judíos ashkenazí que se encontraban en el centro y el este de Europa.

En México, desde 1938 existía una institución que representaba a la comunidad judía del país: el Comité Central Israelita de México, que intentó -a través de mítines, reuniones y otros eventos- recolectar fondos de ayuda y hacer visible la situación en Europa.

Una de las acciones de Comité Central fue el gran mitin de Bellas Artes. El 29 abril de 1944, los periódicos mexicanos en idioma ídish convocaron a la comunidad judía a reunirse al siguiente día, sábado 30, a las 8:30, en el Palacio de Bellas Artes, con el fin de realizar una protesta en contra del antisemitismo nazi y celebrar, además, el aniversario del levantamiento del Gueto de Varsovia. Aunque también hubo otros carteles como éste:

 

Agrupaciones como la Asociación Acción Democrática Nacional, que se pronunciaba en contra del movimiento nazi-fascista, o la Organización Sionista, cuyo objetivo se concentraba en la creación del Estado de Israel, formaban parte del grupo organizador del mitin. Entre las personalidades convocantes estuvieron Gonzalo Báez-Camargo, mejor conocido como Pedro Gringoire, considerado el primer hebraísta de México, catedrático y normalista, y Raúl Cordero Amador, académico oriundo de Costa Rica y nacionalizado mexicano en 1930.

El acontecimiento fue una de las acciones emprendidas por judíos y no judíos de México para manifestarse en contra del fascismo, y como símbolo de resistencia ante la Shoah.

El Centro de Documentación e Investigación Judío de México (CDIJUM) resguarda uno de los carteles más emblemáticos de aquel mitin, que recordamos en el marco del Día Internacional de Conmemoración en Memoria de las Víctimas del Holocausto, efeméride designada por la UNESCO desde 2005.

Congreso Internacional de Criptojudaísmo en el CDIJUM

El martes y miércoles 23 de enero del presente año se llevará a cabo el Congreso Internacional de Criptojudaísmo Siglos XVI-XVIII, con el fin de reunir a académicos e investigadores del tema y propiciar la reflexión en torno a sus más recientes trabajos al respecto.

Dicho Congreso constará de 10 conferencias magistrales dictadas por expertos en el tema, entre los que destaca el historiador y antropólogo francés Nathan Wachtel, especialista en América Latina y autor de varios libros sobre criptojudaísmo, como La lógica de las hogueras (Fondo de Cultura Económica, 2014).

Algunos otros invitados internacionales son los doctores Susana Bastos Mateus (Portugal), David Gitlitz (Estados Unidos), Iván Kopylov (Rusia), Natalia Muchnik (Francia) e Ignacio Pulido Serrano (España); y se contará con la participación a distancia del Dr. Anton Zarutski (Rusia), quien dictará una conferencia virtual.

Además, académicos mexicanos con amplios conocimientos sobre el tema se darán cita para impartir una conferencia: como las doctoras Alicia Gojman de Backal (presidenta honoraria del patronato del CDIJUM), Angelina Muñiz Huberman y Silvia Hamui Sutton (presidenta del Comité Académico del CDIJUM).

El Congreso se realizará en el Auditorio Rubén y Bertha Goldberg del Centro de Documentación e Investigación Judío de México (CDIJUM), ubicado en Córdoba 238, Col, Roma Norte, Ciudad de México. La inscripción tiene un costo de $500 pesos y puede realizarse al correo: [email protected]

El término criptojudaísmo es usado para referirse a las personas que profesaban la fe judía en secreto, particularmente entre los siglos XIV y XVIII, en los países donde solo se permitía practicar el catolicismo: España y Portugal y sus respectivas colonias. De ser descubiertos, los criptojudíos enfrentaban castigos que iban desde una multa hasta la muerte en la hoguera, por lo que muchos de ellos extremaron precauciones de tal modo que, a la larga, en la mayoría de los casos se debilitó su lazo con la religión judía prácticamente hasta desaparecer. 

 

Enero 2019

Selección de imágenes: Luis Fernando Meneses

La inauguración de nuestra nueva sede Charles y Alegra El-Mann fue maravillosa. Este mes, te compartimos las mejores imágenes de lo sucedido.

Recuerda que puedes visitarnos en Córdoba 238 en la Colonia Roma Norte, C.P. 06700 en la Ciudad de México.

 

Un homenaje a Amos Oz, por Nir Baram

El escritor israelí Nir Baram –quien participó en la primera Feria Internacional del Libro Judío, en 2017– nos compartió un breve homenaje al gran Amos Oz, recientemente fallecido. Con su permiso lo hemos traducido y se los ofrecemos a continuación.

Las palabras crean un mundo y los lectores somos, una y otra vez, invitados al mundo que creó Amos Oz. Ese mundo contiene cosas comunes y cosas inusitadas, y lo inusitado es tan importante como lo común, porque no deberíamos sentirnos demasiado cómodos en el mundo: algo en él debería retarnos, llevarnos a ver las cosas de maneras nuevas. Y entonces el libro termina, y el mundo efectivamente desaparece para nosotros, somos expulsados de él, pero volvemos a casa sutilmente cambiados.
Ese, para mí, era el poder más grande de Amos Oz: crear mundos por medio de las palabras. Pero también había algo más: quien llegaba a conocerlo bien se daba cuenta de que todo lo que se veía desde lejos en él era cierto. Era una persona muy honesta, era generoso, podía decirte cosas crueles si pensaba que estaba equivocado, pero siempre te escuchaba y te respetaba. Pensaba en lo que decías, sabía escuchar. Amos era una persona política y un intelectual, pero no eligió esa responsabilidad. A veces, cuando lo miraba me parecía que aquello se le había impuesto, que le resultaba difícil, pero él cumplió con la encomienda, heroicamente, por muchos años. Su voz política era tal que, aunque a veces no estaba de acuerdo con él, nunca dudé de su valor y su integridad. Era uno de los más grandes escritores que hemos tenido, quizá uno de los mayores escritores judíos de los siglos XX y XXI. Su voz era lúcida, nitida. Sus palabras eran bellas, y no porque fuera adornado, o porque tratara de impresionarnos, sino porque así hablaba y pensaba: por medio de las palabras. Era un maestro del lenguaje, un maestro de las historias, un escritor a quien recordaremos y discutiremos por décadas. Tal vez hasta por siglos.
(Traducción: Alberto Chimal)

 

Amos Oz

Amos Oz. (Foto: George Etheredge, The New York Times.)

 

5 películas de Steven Spielberg que puedes ver en el día de su cumpleaños

Por Luis Fernando Meneses

El cineasta judío Steven Spielberg nació el 18 de diciembre de 1946 en Cincinnati, Estados Unidos y es considerado como uno de los directores y productores más exitosos y reconocidos del séptimo arte a nivel mundial.

En su cumpleaños número 72, te recomendamos cinco películas suyas:

 

  1.  Tiburón (1975). Género: Terror. Una cinta en la que un enorme tiburón blanco devora hombres en Amity Island. Esta película está basada en la novela del mismo nombre de Peter Benchley.
  2. Indiana Jones y los cazadores del arca perdida (1981). Género: Acción. Una película exitosa si consideramos las 9 nominaciones que tuvo en los Premios Oscar y las 5 estatuillas conseguidas. La primera entrega de la saga de Indiana Jones, un profesor de arqueología que es enviado por el gobierno de los Estados Unidos para encontrar el Arca de la Alianza, misma que es pretendida por Adolfo Hitler.
  3. E. T., el extraterrestre (1982). Género: Ciencia ficción. La historia de la amistad entre un niño y un extraterrestre que ostenta el reconocimiento como la más taquillera de los años 80.
  4. Parque Jurásico (1993). Género: Ciencia ficción. Filme que relata la historia de un grupo de personas que son invitadas a un parque de diversiones donde existen dinosaurios, mismos que fueron creados con base en el ADN de dichas criaturas.
  5. La lista de Schindler (1993). Género: Drama. Para muchos su obra maestra. Durante el Holocausto, el industrialista alemán Oskar Schindler decide llevar a cabo un plan con ayuda de su contador para rescatar a más de mil judíos. 

Un extra: En 1983, fue estrenada la película Twilight Zone: The Movie, una versión para la pantalla grande de la serie de los años 50 y 60 con el mismo título. En ella, se incluyen tres episodios de la serie y una historia original, de los cuales, el segundo (“Por pura diversión”) es dirigido por Spielberg, quien también se encargó de la producción de todo el rodaje.

¿Cuál verás primero?