Conmemorando a las víctimas del Holocausto

 

Desde 2005, la UNESCO promueve que el 27 de enero de cada año se rinda tributo a las víctimas del Holocausto. La fecha se eligió porque es el día en que se conmemora la liberación del campo de concentración y exterminio nazi de Auschwitz-Birkenau, realizada en 1945 por las tropas soviéticas.

Cada ocasión, la UNESCO elige diferentes puntos focales para reflexionar sobre ellos. Para 2018, el lema es: Recordación y enseñanza del Holocausto: nuestra responsabilidad compartida, y, de acuerdo con la propia UNESCO, “este lema pone de relieve la dimensión universal del Holocausto y resalta que la educación sobre esta tragedia debería fomentar el total rechazo de la humanidad ante toda manifestación de racismo, violencia y antisemitismo”.

Sumándonos a la conmemoración, les dejamos algunas ligas de interés (en español) relacionadas con el tema:

La página oficial de la UNESCO sobre la fecha.

Un texto de 2012, de la National Geographic, que explica muy bien la conmemoración.

El sitio de Yad Vashem, Centro Mundial de Conmemoración de la Shoá (¡muy completo y recomendable!).

La cronología del Holocausto, en el sitio de Yad Vashem México.

También dentro de la página de Yad Vashemn México, algunos testimonios de sobrevivientes.

Las últimas cartas desde el Holocausto, un artículo de la revista Aurora.

En El País, un artículo sobre un album de fotografías recién descubierto.

De nuestro propio blog, un texto de Johana Rabinovich sobre una heroína poco conocida.

 

Por último, les compartimos un documental del año pasado sobre el campo de concentración de Auschwitz:

 

Un día como hoy nace Neil Diamond


El 24 de enero de 1941 nació Neil Diamond, descendiente de inmigrantes rusos y polacos avecindados en Nueva York, Estados Unidos. Con 38 canciones en el Top 10 de Billboard, considerado uno de los cantautores más importantes de la música popular de los Estados Unidos.

Aquí, un fragmento de la película “The Jazz Singer”, donde Diamond canta “Kol Nidrei”, la plegaria que se recita en Yom Kippur:

Vidal Sassoon: más que un estilista

 

El 17 de enero de 1928 nació Vidal Sasson, hoy recordado sobre todo por ser un gran estilista, el “padre de la peluquería moderna”. A algunos les podría parecer algo trivial, pero realmente estamos ante un personaje complejo, interesante y que fue ejemplo e inspiración para muchos.

Sassoon nació en Inglaterra en el seno de una familia judía muy pobre. La familia de Jack, su padre, provenía de Salónica y la de Betty, su madre, de Ucrania. Cuando Jack dejó a su familia, ella tuvo que mantener sola a sus dos hijos y, en un momento de extrema dificultad económica, envió a los niños a un orfanato judío donde estuvieron siete años, cuando, vuelta a casar, pudo volver a encargarse de ellos. Betty fue quien recomendó a Vidal (cuando éste era aún un muchachito) que entrara como aprendiz a la peluquería de Adolph Cohen, para que tuviera un oficio estable.

A los 17 años de edad, dado que era demasiado joven para entrar al ejército y pelear en la Segunda Guerra Mundial, Vidal ingresó en una asociación clandestina antifascista. A los 20, se fue a Israel y se enroló en la Haganá (antecesora de las Fuerzas Armadas Israelíes) y luchó en la guerra del 48. Más adelante volvió a Londres, donde continuó su preparación como estilista y abrió su propio salón 1954. Desde entonces, Sassoon decidió crear cortes de cabello de fácil mantenimiento, lo que en su momento fue revolucionario y considerado transgresor, aliado del feminismo y de la búsqueda de la equidad en una época en la que era poco común que las mujeres no estuvieran encadenadas a peinados complicados y productos de belleza caros. Uno de sus cortes más influyentes fue el “pixie” que hizo para Mia Farrow en El bebé de Rosemary.

Con el paso del tiempo, los negocios de Sassoon se diversificaron e incluyeron salones en Estados Unidos y una línea de productos de belleza. A la par, realizó una importante labor humanitaria a través de su propia fundación y fundó un Centro Internacional para el estudio del Antisemitismo, que sigue funcionando en la Universidad Hebrea de Jerusalén.

Sassoon falleció en 2012 a causa de una leucemia, pero su legado, tanto estético como filantrópico, permanecen hasta hoy.

(En esta liga, el obituario de Sassoon en Diario Judío).