Los personajes judíos de los Simpson

Por Luis Fernando Meneses

Si eres fanático de los Simpson, seguro sabes que el 19 de abril se celebra el Día Mundial de los Simpson, esto debido a que un día como hoy, pero de 1987, salió a la luz el primer corto animado que dio origen a la serie televisiva más exitosa de todos los tiempos.

Si bien es cierto que la mayoría de nosotros hemos visto aunque sea una vez un episodio de las aventuras de la familia amarilla, muy pocos saben que hay algunos personajes de la serie que son judíos y de algunas personalidades judías del mundo real que se han incluidos en episodios de la serie. ¿Quieres saber de quiénes se trata?

A manera de preámbulo… 

Antes, es pertinente mencionar que Springfield cuenta con su barrio judío, en el que vivieron Marge y Homero Simpson durante los años 80’s. Éste se encuentra en la parte noroeste de la ciudad y en él hay un minisúper de productos kosher y un paseo de la fama de personajes judíos -una parodia al paseo de Hollywood-. en el que se encuentran estrellas de personalidades como Woody Allen, Sandy Koufax y Joan Rivers, entre otros.

Personajes judíos de la serie

 

 

 

Krusty el payaso. Su nombre real es Herschel Shmoikel Pinchas Yerucham Krustofski. Es el payaso más famoso de la serie y conduce el programa de televisión preferido de todos los niños de Springfield. Es hijo del Rabino Hyman Krustofsky, quien en un principio estuvo en contra de que su hijo fuera payaso por miedo a que deshonrara la religión; sin embargo, en el capítulo en que el rabino muere, Krusty descubre que en realidad siempre le gustó que fuera payaso.

Aunque Krusty no realizó de chico su Bar Mitzvá, él se reconoció siempre como judío. La razón de no haber hecho la ceremonia fue porque su padre temía que violara el carácter sagrado de los ritos con sus “payasadas”. Más tarde, como adulto, Krusty realizó esta celebración en el capítulo Today I am a Clown.

 

 

 

 

 

Hyman Krustofsky. Este rabino nació en el barrio judío de Springfield. Él dio la espalda a su hijo al verlo actuar como un payaso, ya que su deseo era que Krusty se convirtiera en un rabino también. Años más tarde, Bart y Lisa convencen al rabino de reencontrarse con su hijo. Finalmente, Hyman Krustofsky fallece en el capítulo Clown in the Drumps, el primer episodio de la temporada 26.

 

 

 

 

 

 

Asa, el viejo judío. Se trata de uno de los ancianos que viven en el asilo de Spingfield junto al padre de Homero, Abraham Simpson. El alcalde Diamente lo llama “el anciano judío”,  y también se sabe que es amigo de Krusty el payaso y de Hyman Krustofski, ya que en un capítulo se les ve cantando juntos en la calle.

Además, en el capítulo Natural Born Kissers, que fue el último de la novena temporada, aparece cuando Bart y Lisa descubren un final alternativo de la película Casablanca, rodaje en el que colaboró el anciano, ofreciendo a los niños 20 dólares por enterrar ese final alternativo. En total, Asa aparece en 12 episodios de la serie.

 

 

 

 

 

 

Los rabinos del rap. Se trata, como su nombre lo indica, de un grupo conformado por tres rabinos que cantan rap. Aparecen en el episodio A Star is Burns, durante una cápsula de Kent Brockman al inicio del capítulo. En la escena, el grupo está cantando una canción que dice: “No comas cerdo, porque nunca serás cuerdo. ¡No toques al cerdo!”, en español, pues la canción fue acoplada al idioma para que rimara.

 

 

 

 

 

El maestro sustituto Bergstrom. Se trata de un profesor de la escuela Primaria de Springfield que le da clases a Lisa Simpson. Aparece en el capítulo Lisa’s Substitute y al presentarse con la clase afirma que es judío. Él va vestido de vaquero del “estado de Texas en 1830” y reta a sus alumnos a descubrir las tres fallas en su atuendo; quien responde es Lisa: primero afirma que Texas no fue estado sino hasta 1845 y que aún no existía el revolver durante esa época. Finalmente, ellos mantienen la siguiente conversación:

“-Lisa: Usted tiene aspecto de judío.

-Sr. Bergstrom: ¿Crees que soy judío?

-Lisa: O italiano.

-Sr Bergstrom: Soy judío.”

 

 

 

Artie Ziff. Se trata del ex novio de Marge Simpson de la preparatoria que siempre intenta reconquistarla. Se sabe que es judío gracias al capítulo titulado The Ziff Who Came to Dinner, que además fue su última aparición: en la última parte del episodio Marge lo cuestiona a cerca de si sabe cuál es la razón por la que nadie le tiene cariño, a lo que él responde “¿Por el antisemitismo?”.

 

 

 

 

Dolph.  Uno de los bravucones que atormentan a los alumnos en la escuela Primaria de Springfield. Su nombre completo es Dolph Starbeam. Se sabe que practica el judaísmo por dos razones: en un capítulo menciona que realizó su Bar Mitzvá en un restaurante de mariscos ubicado en el bosque y 2, durante el episodio See Homer Run de la temporada 17, Dolph ocasiona que atropellen a Milhouse y posteriormente se aleja diciendo que tiene clase en la sinagoga,mientras se pone una kipá y se va rezando.

 

 

 

 

 

El Golem. También llamado Golem de Praga es un personaje de arcilla que fue creado en el siglo XVII por un rabino para ser defensor de los judíos, y que aparece en el capítulo Treehouse of Horror XVII, de la temporada número 18. De acuerdo a una historia que Krusty le cuenta a Bart Simpson, se debe poner un pergamino en su boca con alguna petición y él obedecerá.

 

 

 

 

Personalidades

Asimismo, algunos famosos judíos han aparecido en la serie. Por ejemplo, en el primer episodio en la temporada 30, Bart Simpson conoce a Gal Gadot. En el argumento del capítulo, Bart Simpson finge haber estado muerto durante cierto tiempo y se filmará una película de su historia en la que la actriz israelí actuará como Lisa. Al final del capítulo, se ve la muerte de Bart y de Homero en el futuro y sus almas logran subir al cielo. Es entonces cuando Bart aparece frente al paraíso judío, donde se puede ver a Gal Gadot, el Rey David, Albert Einstein, Golda Meir, Joan Rivers, Moshé Dayán y Hyman Krustofsky conversando.

 

Luego de tantos años al aire, tantos episodios y tantos premios ganados, los Simpson han pasado a ser parte importante de la historia de la televisión. ¡Felices 32 años a los Simpson!

Rosalind Franklin la científica relegada

Por Luis Fernando Meneses

Actualmente, gracias al rápido acceso a la información que proporcionan los medios de comunicación (sobre todo Internet), nos enteramos todos los días de avances científicos que son resultado de importantes investigaciones, hechas con las herramientas más avanzadas para tal fin. Sin embargo, Rosalind Franklin vivió en una época muy distinta a la actual, por lo que su trabajo fue adjudicado a otros colegas suyos y jamás recibió los premios que mereció.

Rosalind Franklin nació en 1920, en Londres. De acuerdo a relatos de su hermana, su madre notó que Rosalind, desde que era niña, era rigorista con ciertas cosas, ya que se negaba a aceptar algo como cierto si no había demostraciones válidas para esa afirmación. Además, siempre destacó en el colegio, siendo una alumna de excelencia. Sin embargo, su padre no estaba a favor de que continuara con sus estudios.

En 1951 ingresó a trabajar en un laboratorio químico de París y después ingresó a la Universidad Kings College, siendo ya experta en cristalografía de rayos X, disciplina que analiza la forma en la que los cristales se difractan o dispersan y que permiten ver estructuras moleculares tridimensionales.

Fue en esta universidad donde desarrolló, junto a Raymond Gosling, la famosa “Fotografía 51”, misma que dio por primera vez una pista de cómo debería ser la estructura del ADN. Asimismo, anotó mediciones y observaciones de dicha estructura, datos sin los que muy probablemente no se hubiese podido avanzar mucho.

Sin embargo, constantemente recibía ataques de parte de sus colegas que intentaban hostigarla. Por ejemplo, la hermana de Rosalind Franklin, Jenifer Glynn, ha asegurado que no se le permitía entrar en la sala común de descanso por ser mujer.

Más tarde se supo que uno de sus compañeros de trabajo, Maurice Wilkins, compartió con los científicos James Watson y Francis Crick la información de las investigaciones de Franklin, y que ellos aprovecharon estos avances para formular la primera hipótesis de cómo es la estructura del ADN.

Este trabajo los hizo acreedores del Premio Nobel de química en 1962; sin embargo, ninguno nombró siquiera a Rosalind, que había muerto el 16 de abril de 1958, a los 37 años de edad, a causa de cáncer de ovarios, aunque hasta ahora se desconoce si el riesgo de exponerse a la radiación durante su labor fue lo que provocó esta enfermedad.

Franklin había abandonado sus investigaciones sobre el DNA y se enfocó en otras investigaciones que le permitieron conocer la porosidad del carbón o la estructura molecular de los virus, siendo esta última retomada por su colega Aaron Klug. Los resultados de esta investigación lo hicieron merecedor del Premio Nobel de Química en 1982.

Con el tiempo, se fue dando el reconocimiento a Rosalind Franklin, quien hoy goza de un lugar privilegiado entre los científicos más destacados del siglo XX. Además, desde 2003 la Royal Society de Reino Unido entrega un premio que lleva su nombre y que reconoce a las mujeres científicas.

 

Referencia:

BBC Mundo (2018), Rosalind Franklin, la olvidada científica detrás del descubrimiento de la estructura del ADN, uno de los más importantes para la medicina moderna, BBC, recuperado de: https://www.bbc.com/mundo/noticias-44225714

Ignotofsky Rachel, (2017) Mujeres de la ciencia: Rosalind Franklin, El País, recuperado de: https://elpais.com/especiales/2018/mujeres-de-la-ciencia/rosalind-franklin.html

Vicente Miguel, La dama ausente: Rosalind Franklin y la doble hélice, recuperado de: http://www.xtal.iqfr.csic.es/Cristalografia/archivos_10/la-dama-ausente-rosalind-franklin.pdf

La relación entre los judíos y el Titanic

Por Luis Fernando Meneses

Seguro has escuchado hablar sobre la famosa historia del RMS Titanic, probablemente el transporte marítimo más popular del mundo. Esta tragedia sucedida el 15 de abril de 1912 en el océano Atlántico es un acontecimiento que será recordado por siempre.

En el barco había un total de 2223 personas a bordo, de las que solamente sobrevivieron 706. Del total de muertos solo fueron recuperados 333 cuerpos. Se sabe que una buena parte de las personas a bordo eran judías –muchas de las cuales buscaban huir de la persecución en el continente europeo y otras sólo regresar a los Estados Unidos luego de algún viaje-, aunque hasta hoy se desconoce el dato exacto. Al menos se sabe que 10 fueron enterradas en el cementerio judío del Barón de Hirsch en Nueva Escocia.

Entre los fallecidos judíos se encontraban Jakob Birnbaum y Emil Brandeis; y algunos sobrevivientes fueron Isaac y Clara Frauenthal, así como Hannah Abelsol y Samuel Jacobsohn.

Asimismo, se tiene conocimiento de algunos judíos estadounidenses famosos que perecieron aquella noche:

Benjamín Guggenheim. Nació el 26 de octubre de 1865 en Pennsylvania y era hermano del famoso filántropo Solomon Guggenheim. Algunos relatos aseguran que cuando el barco chocó con el iceberg, él y su mayordomo Giglio no le dieron gran importancia a consecuencia de que estaban dormidos durante el impacto. Más tarde, el tripulante encargado de su camarote pidió que subieran a la cubierta, donde les colocaron los chalecos salvavidas. Sin embargo, decidieron quitarse el chaleco y ponerse un frac, argumentando que “nos vestimos con lo mejor y estamos dispuestos a hundirnos como caballeros”. Sus cuerpos nunca fueron recuperados.

Isidor e Ida Straus. Esta pareja se encontraban de viaje por Europa junto a Nathan Straus y su esposa. Los dos hermanos eran dueños de las tiendas departamentales Macy’s y eran famosos por sus obras filantrópicas.

Durante el viaje, los cuatro se dirigieron a Palestina para conocer algunos lugares bíblicos; sin embargo, luego de algunas semanas de estancia en este país, Isidor e Ida decidieron regresar a los Estados Unidos a bordo del Titanic, mientras que Nathan y su esposa se quedaron.

Testimonios de sobrevivientes afirman que Isidor se negó a subir al bote número 8 en el que ya estaba su esposa debido a que todavía quedaban muchos niños y mujeres. Ante esto, Ida le dijo que tampoco abordaría el salvavidas: “Hemos vivido muchos años juntos, y donde tú vayas, yo voy”.

Finalmente ambos murieron, aunque existen dos versiones de cómo pasó. La primera sugiere que la pareja se sentó en dos hamacas que se encontraban en la cubierta y simplemente esperaron que el barco se hundiera. Una segunda teoría dice que regresaron a su camarote y permanecieron abrazados hasta su muerte –como en la icónica escena de la película Titanic, dirigida por James Cameron.

Esto conmovió a la comunidad judía norteamericana y se les dedicaron una buena cantidad de artículos de la prensa. Además, ese mismo año, la ciudad de Nueva York decidió que el parque situado entre las calles 106 y Broadway sería renombrado como ‘Straus Park’. Tres años más tarde, el 15 de abril de 1915, fue inaugurado en este sitio un monumento en memoria de la pareja. En él hay una descripción que dice: “Amados y queridos fueron en su vida y en su muerte no fueron separados”.

En 1912, el cantor Joseph Rosentlabb escribió “El Malei Rachamim (oración judía por el alma de una persona que ha muerto) para el Titanic”, cuyas regalías obtenidas fueron donadas a los familiares que habían perdido algún familiar en el barco. A continuación te dejamos este canto:

https://www.youtube.com/watch?v=JEpadnRY4CU

Referencia:

Biography.com Editors, (2014), Benjamin Guggenheim Biography, The Biography.com website, recuperado de: https://www.biography.com/people/benjamin-guggenheim-283816

Historias de Nueva York, (2015), Ida e Isidor Straus: una historia de amor en el Titanic, recuperado de: https://historiasdenuevayork.es/2015/04/15/ida-e-isidor-straus-una-historia-de-amor-en-el-titanic/

Golda Meir, el porqué de una renuncia

Por Francisco Javier Acosta Martínez

Golda Meir, mujer emblemática en la historia de Israel, ocupó el cargo de primer ministro desde febrero de 1969, siendo la primera mujer en este puesto tan alto en Israel. Desde su llegada al poder, se enfrentó a una serie de retos y problemas que tuvo que solucionar a su manera.

La lucha en contra del terrorismo hizo significativa la advertencia en contra de cualquier organización que atentara en contra de Israel o sus ciudadanos. Luego del ataque en contra de atletas israelíes en la masacre de Múnich y el secuestro del avión  ‘Sabena’, se implementó la operación ‘La Cólera de Dios’, gracias a la cual se dio con los responsables y se eliminó a los terroristas que habían asesinado a los deportistas en 1972.

Asimismo, la Guerra de Yom Kippur (1973) fue otro ejemplo de los retos que asumió Golda Meir. Dicho conflicto tuvo como consecuencia la hegemonía del ejército israelí ante sus vecinos de Medio Oriente. Sin embargo, en 1974 realizó un discurso de reconciliación, dando oportunidad a que llegara la paz en aquella región.

Con relación a Egipto, Golda Meir había dicho que sólo el tiempo diría si esta nación había entablado la paz de buena manera o si traicionaría el pacto que había alcanzado la primer ministro. Así lo público el periódico Prensa Israelita el 3 de febrero de 1974. Por otra parte, Meir anunció que Anwar el-Sadat tenía la intención de solucionar los problemas internos de su país.

El 17 de febrero Meir anunció: “Israel no se quedará en Siria”. En este discurso, la intención era devolver los territorios ocupados por el ejército israelí, siempre y cuando existiera un nuevo pacto de paz, además de aplicar las normas de la Convención de Génova, que solicitaba que se diera a conocer el número de prisioneros que tenía Siria y que estos fueran visitados por la Cruz Roja.

Golda Meir siempre estuvo en busca de negociar por los prisioneros israelíes, lo que ocasionó un gran desgaste para su persona, ante los intentos de negociar la paz y ver por todos los que se encontraban en forma de prisioneros, lo que le valió el título de ‘idishe mame’ (mamá judía).

A Golda también le tocó vivir la presión de la posesión del territorio de los Altos del Golán, ocupados desde la Guerra de los Seis Días. La propuesta fue hecha por Henry Kissinger, comisionado de los Estados Unidos, durante las negociaciones de paz.

 

En abril de 1974, la guerra del Yom Kippur empezó a cobrar factura: el jefe de Estado David Eleazar había renunciado y 15 oficiales israelíes fueron acusados del gran número de bajas que habían sucedido en octubre de 1973.

El editorial de Prensa Israelita agregó que a pesar de que Moshe Dayán y Golda Meir no fueron acusados de culpables por las bajas en la guerra, los partidos políticos de Israel harían uso de este tipo de eventos para lograr llegar al poder en los siguientes años.

Por otro lado, Golda Meir encabezó un comité sobre conversiones. Jaim Zadok, Victor Shemtov y Gideón Hausner habían iniciado el estudio de “quién es judío” para dar una solución a las conversiones que se daban en gran número en Israel y lograr legislar dicha situación.

Una semana después de estos eventos, Golda Meir presentó su renuncia, idea que había considerado desde marzo del mismo año:

 “Yo estaba empezando a sentir los efectos físicos y psicológicos de los últimos meses. Me hallaba mortalmente cansada…” Mi Vida, p. 503.

Finalmente dijo que 5 años eran suficientes, aunque siguió al frente del país en la transición del poder, siendo sustituida en el puesto por Yithzak Rabin.

El 28 de abril de 1974 apareció en primera plana, durante la celebración de Yom Hatzamaut, un mensaje de Golda Meir dirigido a las comunidades judías del mundo, en el que revalidaba a los judíos que se encuentran en otros países:

 

 

“Ustedes, nuestros hermanos judíos, son componente de nuestra fuerza así como Israel es factor en inmutabilidad espiritual judía universal. Con el apoyo que nos prestan, con su solidaridad y comprensión han ayudado a construir Israel, a revivir sus tierras desoladas, a absorber inmigrantes refugiados, a edificar escuelas y universidades, a expandir su economía y promover el adelanto de su ciencia.”

Y así, Golda Meir dejo un gran legado en la historia de Israel y será recordada como una mujer a la que siempre se le dedicarán muchas letras.

Símbolo de la otología: Robert Barany

La otología (parte de la medicina que estudia la anatomía y fisiología y problemas del oído), comenzó a desarrollarse junto a otras ramas como la dermatología y la otorrinolaringología entre los siglos XIX y XX. Uno de los principales precursores de la otología fue Robert Barany, quien falleció el 8 de abril de 1936.

Nació el 22 de abril de 1876 en Viena. Durante su juventud, sufrió de tuberculosis ósea, que lo dejó con rigidez permanente en las rodillas; pero esto no lo privó de practicar algunos deportes como el tenis.

En 1900, cuando tenía 24 años de edad, se graduó como médico en la Universidad de Viena. Complementó sus estudios en distintas clínicas como la especialista en neuropsiquiátrica de Emil Kraepelin, donde comenzó a interesarse en temas neurológicos.

Uno de sus principales aportes fue la “Prueba de Barany”, en la que se pide extender los brazos y dedos señalando hacia adelante para observar posible existencia de desviación de brazos o del cuerpo.

Asimismo, descubrió un síndrome que consistía en sordera unilateral, vértigo y dolor en la región occipital. Los pacientes manifestaban que a veces oían muy bien y otras mal y que tenían áreas sensibles al dolordel lado de la cabeza en el que se presentaba el malestar. A este síndrome se le llamó “síndrome de Barany”.

Para el inicio de la Primera Guerra Mundial, Barany ya había publicado una gran cantidad de artículos y su carrera se encontraba en ascenso.

En 1914, trabajó como cirujano de guerra y comenzó a practicar el tratamiento de las heridas por armas de fuego en el cerebro. Más tarde, fue tomado preso, aunque continuó con su trabajo quirúrgico. De hecho, estando todavía preso fue galardonado con el Premio Nobel de Medicina por su trabajo en los campos de la fisiología y patología del aparato vestibular. En 1916 fue liberado gracias a la intervención del Príncipe Carlos de Suecia y de la Cruz Roja.

Posteriormente se vio envuelto en unaa polémica al ser acusado de plagio y omisión científica, por no mencionar a otros científicos en los que se habría basado para realizar sus investigaciones. Sin embargo, las pruebas carecía de soporte y fue liberado de estas acusaciones por el Instituto Karolinska.

Robert Barany falleció el 8 de abril de 1936 en Upsala, Suecia. En su honor, la Universidad de Upsala otorga cada cinco años una medalla que premia al más destacado investigador de funciones vestibulares.

Referencia:

Martínez Mier, G., (2000), “Robert Bárány. Cirujano, controversia y premio Nobel”, Cirugía y Cirujanos, tomado de: http://www.medigraphic.com/pdfs/circir/cc-2000/cc002h.pdf.

Sinónimo de la ciencia ficción: Isaac Asimov

Isaac Asimov, por muchos considerado uno de los escritores más importantes de la ciencia ficción, falleció el 6 de abril de 1992 en los Estados Unidos. Hoy a manera de homenaje, escribimos una pequeña semblanza sobre la vida de este gran personaje de ascendencia judía.

Isaak Yudovick Ozimov nació el 2 de enero de 1920 en Petrovichi, Rusia, hijo de Anna Rachel Berman y Judah Ozimov; y cuando tenía un año de vida contrajo una neumonía muy fuerte que afectó a 17 niños de su pueblo y de la que sólo él sobrevivió. Poco después, cuando tenía tres años, su familia emigró a Estados Unidos. Entonces fue cuando cambiaron su apellido a Asimov.

Tras establecerse en el país norteamericano quedó muy poco de sus raíces, conservando solamente el idish gracias a su familia.

A edad muy temprana ya leía mucho, gracias a que su familia tenía varias tiendas de dulces y periódicos y él podía acceder a las revistas, siempre y cuando las devolviera intactas, para su venta. De hecho, hay quien asegura que su amor por los espacios cerrados y su afición por la lectura hacían que él se imaginara como empleado del metro de Nueva York, para leer con el ruido de fondo de los trenes.

Más tarde, cuando Asimov tuvo que elegir una carrera universitaria, sabía que debía ser una ciencia; sin embargo, en un principio se decantó por zoología. Más tarde al tener que diseccionar un gato, decidió cambiar de rumbo y elegir a la química.

Luego, durante la Segunda Guerra Mundial, se desarrolló profesionalmente como químico naval; pero poco después comenzó a obtener más dinero de sus escritos.

En 1974, Paul McCartney,  ex integrante de la famosa banda Los Beatles, le propuso escribir el guión de una película de ciencia ficción bajo la única condición que mantuviera un solo diálogo propuesto por él. Sin embargo, al no incluir el diálogo el proyecto no siguió en pie. Actualmente, el proyecto de esta película se encuentra en los archivos de la Universidad de Boston.

Isaac Asimov falleció el 6 de abril de 1992. En un principio, su hermano Stanley aseguró que su deceso se debió a un fallo cardiaco y renal. Sin embargo, 10 años después fue revelado que murió de sida, debido a una transfusión de sangre que le fue realizada en 1983.

Entre sus obras más destacadas se encuentran:

Fundación (saga). Esta colección comprende los siguientes títulos: Los psicohistoriadores (1951), Los enciclopedistas (1942), Los alcaldes (1942), Los comerciantes (1944), y Los príncipes comerciantes (1944).

Yo Robot (1950), colección de relatos que da origen al planteamiento de las tres leyes de la robótica.

El fin de la eternidad (1955).

El Polifacético Marc Chagall

Por Luis Fernando Meneses

A lo largo de la historia, han vivido grandes artistas y personajes judíos dignos de reconocimiento; sin embargo, Marc Chagall ocupa un lugar privilegiado entre ellos, y aunque no se demerita el trabajo de los demás, no son reconocidos por el crítico Robert Hughes como “el artista judío por excelencia del siglo XX.”

Chagall nació el 7 de julio de 1887 en la antigua Rusia Blanca (ahora conocida como Bielorrusia). El pintor, escultor, paisajista, retratista, escenógrafo teatral y diseñador de vitrales, viene de una familia judía.

Primeros años y formación

Hijo de un comerciante de arenques, los primeros años de su vida creció en una pequeña casa de madera junto con sus hermanos en el pueblo de Vítebsk, localidad que lo marcaría para siempre al grado de plasmarla en una de sus pinturas titulada Yo y mi pueblo mágico (1911), donde se pueden ver la iglesia, algunas casas coloridas y también animales.

Pese a los obstáculos impuestos por el régimen al judaísmo, Chagall se inscribió en una escuela de lengua rusa, donde ya se notaba la atracción que sentía sobre las materias de geometría y dibujo. Más tarde, en 1906, estudió pintura en el taller de Pen, donde principalmente hizo paisajes y retratos.

En busca de trascendencia, abandonó el taller y decidió acudir a la Sociedad Imperial para el Apoyo a las Artes, mientras se ganaba la vida como camarero y pintando carteles publicitarios. Al respecto, mencionó que “era agradable ver oscilar en el mercado, bajo el dintel de una carnicería o de una frutería mis primeros carteles, cerca de los cuales, retozaban tiernamente un cerdo o una gallina”. (Corti, 1992, p:8).

Luego  de mantenerse un buen tiempo dentro de la Sociedad, decidió abandonarla e inscribirse en la escuela de Elisabetta Svanseva. Pero hasta este punto, su formación no estuvo completa, ya que posteriormente ocurrieron dos acontecimientos que marcarían su carrera como artista: su encuentro con Bella Rosenfeld, su futura esposa, y el viaje a París junto a León Bakst, su maestro.

De dicho viaje surge un nuevo estilo en su pintura, pues aunque seguía desarrollando su obra con los elementos recordados durante su vida en Rusia, esta vez los plasma con más juegos de luz y colores: “he traído mis objetos de Rusia; París ha vertido la luz en ellos.” (Corti, 1992, p:9).

Es también en esta ciudad donde tomó influencia de la pintura de Van Gogh, Vlaminck y Rouault, entre otros; estilo que se tradujo en el abandono del dibujo, dejando al color como único elemento a considerar en la composición de sus cuadros. Además, se relacionó con poetas como Apollinaire, Cendrars y Canudo.

Sin embargo, al no ser rentable la venta de sus cuadros, decidió aceptar la propuesta hecha por el comerciante y crítico Herwarth Walden, quien le organizó una exposición en Berlín en 1914. Durante ese mismo año, decidió regresar a Rusia, encontrando nuevamente a Bella Rosenbeld y, esta vez, casándose con ella.

De este matrimonio surgió nueva inspiración para Marc Chagall, pues fusionó el amor hacia Bella y el reencuentro que tuvo con su pequeño mundo judío, combinación presente en algunos de sus cuadros. Por otro lado, la Revolución Rusa fue una temática de algunos de sus trabajos como Soldado herido (1914).

Durante 1918, fue nombrado Comisario de Bellas Artes y director de la Academia de Vítebsk, donde promovió diversas actividades culturales. Sin embargo, hostigamiento y presión dentro de la Academia lo orillaron a viajar a Moscú en 1920. En la capital rusa trabajó haciendo escenografía teatral, así como vestuarios para las puestas en escena.

Dos años más tarde, en 1922, debido a las presiones económicas y el aislamiento cultural, decidió marcharse hacia Alemania; y para el año siguiente realizó una segunda visita a París.

Luego de pasar varios años en la incertidumbre sobre su futuro y recorriendo distintas ciudades, la década comprendida entre 1930 y 1940 es en la que tienen lugar sus grandes obras, entre las cuales destacan: Dedicado a mi mujer, Acróbatas, Luces de las bodas, En torno a ella, La caída del ángel y Sueño de una noche de verano. A la par, se dedicó a la ilustración del Antiguo Testamento, atraído por la historia bíblica.

En 1939, durante el inicio de la Segunda Guerra Mundial, Chagall recibió el premio Carnegie; sin embargo, su mente se encontraba ocupada en la angustia que le generó la persecución nazi y los alcances que un conflicto así podría tener. Dos años después viajó al continente americano, en busca de refugio debido a la Guerra. Uno de los países visitó durante esta etapa fue México, y es aquí donde creó el vestuario y la decoración del ballet Aleko, basado en el poema Gitanos de Alexander Pushkin. Sin embargo, continuó mostrando una gran preocupación por el futuro de su tierra durante la Segunda Guerra Mundial. 

Mientras todo esto sucedía, pintó En el crepúsculo (1943) y A mi esposa del mismo año, pero decidió hacer una pausa en su trabajo debida a la muerte de su compañera de vida.

Un año más tarde, volvió a pintar, con su esposa nuevamente como una de sus temáticas preferidas, haciendo evocación a la felicidad que perdió. A la par, trabajó nuevamente haciendo vestuarios para obras teatrales, pero esta vez en Nueva York para representaciones como  El pájaro de fuego de Stavinsky.

Regreso a Europa y últimos años

Una vez terminada la Guerra, decidió regresar a Europa y visitó distintos sitios como Israel, Roma o Nápoles, acompañado de su segunda esposa, Valentina Brodskaya. Además, Chagall se dedicó al diseño de vitrales para iglesias y sinagogas.

Años más tarde, en 1973, inauguró el Museo Nacional de Niza, recinto que guarda sus obras bíblicas; mientras que su máximo reconocimiento tuvo lugar en 1977, cuando le fue hecha una exposición en el Louvre de París (el museo de arte más grande del mundo).

Marc Chagall murió de causas naturales el 28 de marzo de 1985. Sin embargo, será recordado como uno de los pintores destacados de la historia. Sus trazos rápidos, así como los colores que utilizaba, seguían a sus emociones y sentimientos, jamás a una corriente definida.

En el Centro de Documentación e Investigación Judío de México (CDIJUM), se resguardan tres títulos que tratan sobre la vida y obra de Marc Chagall:

  • CHAGALL (1992), que pertenece a la colección Los Genios Universales de la Pintura, en el cual se puede ahondar un poco más en la vida y obra del artista, además del contexto cultural y social en el que vivió.
  • Entre Historia, Política y Arte: Marc Chagall en México: (2015), escrito por Maty Finkelman de Sommer y Francisco Javier Chávez Aguilar, Centro de Documentación e Investigación Judío de México A. C., México, en el que se habla sobre su vida y un poco sobre su estancia en México y Estados Unidos, incluyendo la entrevista que le realizó Jacobo Glantz.
  • Marc Chagall: The Jerusalem Windows (1988), que muestra algunas fotografías y litografías (hechas por Marc Chagall), en el que se describen algunos datos sobre los vitrales que el mismo Chagall creó.

 

Referencia:

Corti R., (1992), Los Genios Universales de la Pintura: Chagall, Valencia, España, Ediciones Rayuela.

El otro Rollo de Esther

Por Arturo Díaz Barriga

Purim, una festividad alegre en la que se celebra la salvación del pueblo judío del exterminio, se celebra en estos días. Una parte importante de la fiesta es reunirse a escuchar esta historia contenida en la Meguilá de Esther.

La Meguilá o Rollo de Esther es uno de los libros que forman parte de los Ketuvim del Tanaj, y tiene la peculiaridad de ser el único en el que no se menciona a D’os en ninguna parte del texto. No obstante, esta versión que se lee año con año en las comunidades judías de todo el mundo no es la única existente, pues la historia contenida en las Biblias católicas es un tanto distinta.

Para entender mejor las diferencias entre una versión y otra es importante mencionar el entorno en el cual fue escrita cada una de ellas: por un lado, la versión canónica en el judaísmo fue compuesta en hebreo y se estima que fue escrita entre los siglos IV-III a.e.c, probablemente en alguna comunidad de la diáspora babilónica. Por otra parte, tenemos la traducción griega del libro aceptada por la iglesia católica y ortodoxa, que fue desarrollada hacia el siglo II a.e.c en Egipto para alguna comunidad de judíos greco-parlantes.

La diferencia entre ambas versiones radica en una serie de fragmentos añadidos en la traducción griega. Los especialistas sugieren que algunos de ellos fueron escritos directamente en hebreo y otros ya habían sido añadidos al texto.

Entre las adiciones que se consideran traducidas originalmente en griego se encuentran las supuestas transcripciones de los decretos reales del rey Ajashverosh: en el primero se acusa a los judíos de tener costumbres y leyes extrañas y desafiantes a la autoridad real y hay un segundo en el cual reconoce el engaño de Hamán y acepta la inocencia del pueblo judío reconociendo, además, a D’os como Señor de todas las cosas.

El segundo grupo de adiciones se cree que pudo ser agregado al texto hebreo antes de ser traducido. La primera de ellas narra un sueño premonitorio que tiene Mordejai en el que es testigo de la lucha entre dos dragones, enmarcada por fenómenos naturales. Además, es testigo de cómo los pueblos de la Tierra se preparan para luchar contra el pueblo judío, mismo que suplica la ayuda de D’os, de tal suerte que hace surgir un pequeño manantial que se convierte en un caudaloso río. Asimismo, encontramos las oraciones que Mordejai y Esther dirigen a D’os pidiendo su ayuda para salvar a su pueblo y remarcando el seguimiento de ciertos preceptos judíos como el rechazo a la idolatría y el cumplimiento de las normas alimentarias.

La finalidad de estos añadidos era, por un lado, dotar al escrito de cierta autenticidad histórica y, por el otro, remarcar la participación directa de D’os en los eventos que se sucedieron, dejando patente que fue gracias a las súplicas de Mordejai, Esther y todo el pueblo judío que actuó cambiando la actitud de Ajashverosh para salvarlos.

Conocer y estudiar estas variantes de los textos religiosos nos ayuda a comprender la importancia que éstos tenían entre las comunidades de la diáspora y cómo fueron reinterpretados y modificados de manera que representaran mejor sus realidades.

Romper la barrera entre la poesía y la vida: la obra de Ronny Someck

Por Luis Fernando Meneses

Uno de los invitados especiales a la Feria Internacional del Libro Judío 2018 fue el poeta israelí Ronny Someck (Bagdad, Irak, 1951), quien es considerado uno de los escritores israelíes más populares del mundo y ha sido traducido a más de 40 idiomas. A él, esto último le resulta gratificante: “es como romper las paredes de mi habitación y ver mis líneas alrededor del mundo”. En el marco del Día Mundial de la Poesía, te compartimos una semblanza de su vida.

Aunque nació en Irak, Someck llegó a Israel cuando tenía apenas dos años de edad, debido a la migración de su familia. Primero pasaron algún tiempo en los campos de tránsito para refugiados y finalmente se establecieron en Tel Aviv. Ahí creció y se decantó por las artes, lo que lo llevó a estudiar literatura y filosofía hebreas en la Universidad de Tel Aviv, además de dibujo en la Academia de Arte de Avni.

La obra de Someck ha sido fuertemente influenciada por las personas con las que ha trabajado durante su vida: ha sido asistente social de pandillas callejeras, enseña literatura en una escuela secundaria y ofrece talleres de escritura. Su poesía busca relatar aspectos de la vida cotidiana e intenta reflejar la tristeza y la felicidad de las personas con las que ha convivido, anécdotas que lo han marcado profundamente.

Además, Someck asegura que la poesía puede acoplarse a la vida cotidiana, pues sabe cuál es la clave para unir ambas: “El poeta necesita oler la calle, oler a la gente, para romper la barrera entre la poesía y la vida.”

Sus publicaciones incluyen poemarios y dos libros para niños. Además, ha grabado varios discos compactos con su poesía en colaboración con Elliot Sharp, músico estadounidense. “Mi poema favorito es el siguiente que escribiré”, aseguró Ronny Someck en una entrevista concedida a Enlace Judío en 2013, aunque una de sus frases favoritas está dentro del Poema de la Plenitud, que dice: “Estamos en el momento del pastel de nuestra boda, como dos muñecos: la novia y el novio. Si el cuchillo va a cortar, tratemos de mantenernos en la misma
rebanada”.

Someck ha sido merecedor de numerosos reconocimientos, entre los que destacan el Premio Hans Berghuis de poesía (Holanda), la Cruz de la Orden de los Caballeros por Servicios Distinguidos (Polonia) y la Corona de Oro (premio internacional de las Noches de Poesía en Struga, Macedonia); además, en 2013 fue condecorado como Caballero de la Orden de las Artes y las Letras en Francia. Pero, sin duda, el mayor reconocimiento es su gran popularidad entre los lectores más jóvenes, y el reconocimiento por parte de la crítica, que lo considera un trovador urbano de gran presencia escénica.

 

Te dejamos este poema de Ronny Someck: 

El Paraíso del Arroz

por Ronny Someck (versión del
hebreo: Manuel Forcano)


La abuela me prohibía dejar
arroz en el plato.
En vez de hablarme del hambre
de la India y de esos niños
de barriga hinchada y boca
abierta de par en par a cada
grano,
reunía los restos en el centro del
plato arañándolo
con el tenedor, y con casi
lágrimas en los ojos
me explicaba cómo el arroz no
comido subiría
a quejarse ante Dios.
Ahora ella ya murió, y me
imagino la alegría del
encuentro
entre su dentadura postiza y los
guardianes de espadas
alzadas
en la puerta del Paraíso del
Arroz.
Al pasar, le extenderían una
alfombra de arroz rojo
y un sol de arroz amarillo teñiría
la blancura hasta de los cuerpos
más bellos del Jardín.
Mi abuela frotaría con aceite de
oliva la piel de cada grano
y los haría resbalar uno a uno a
las cazuelas cósmicas de la
cocina de Dios.
Abuela, me apetece decirle, el
arroz es una concha bien
cerrada
y tú te has escapado como ella
del mar de mi vivir.

Publicado originalmente en la
revista Luvina (#73, invierno 2013).

Lucie Aubrac: símbolo de la resistencia francesa

Por Luis Fernando Meneses

Durante la ocupación nazi en el desarrollo de la Segunda Guerra Mundial es sabido que existieron grupos de defensa en distintas regiones que intentaron frenar el avance de las tropas alemanas. En la resistencia francesa existió una pareja muy famosa: Raymond y Lucie Aubrac,  mujer que falleció el 14 de marzo de 2007.

Desde muy joven estableció contacto con militares comunistas y en 1930 conoció jóvenes polacos, húngaros, rumanos y alemanes que llegaban a París huyendo de los regímenes autoritarios que comenzaban a formarse, mismos que la sensibilizaron sobre el peligro que el fascismo representaría más adelante. Sin embargo, no fue sino hasta 1936 cuando dimensionó el verdadero peligro del régimen nazi y su antisemitismo cuando viajó a Berlín con motivo de los Juegos Olímpicos.

En junio de 1941, en plena Segunda Guerra Mundial, La Gestapo detuvo a su esposo Raymond Aubrac junto a Jean Moulin. Más tarde, también serían aprehendidos Fréderic Dogoujon y Bruno Larat. El 21 de octubre de 1943 en un plan organizado por Lucie, la resistencia francesa atacó un camión alemán donde eran trasladados su esposo y sus compañeros y consiguió liberarlos.

En 1997 se presentó la película “Lucie Aubrac: amor en tiempos de guerra, un filme en el que se cuenta la historia de cómo Lucie intenta rescatar a su esposo de la prisión.

En años siguientes, escribió algunos libros autobiográficos:

  • Ils partiront dans l’ivresse (Irán a la embriaguez) en 1984.
  • Cette exigeante liberté  (Esta exigente libertad) en 1997.
  • La résistance expliquée à mes petits enfants  (La resistencia explicada a mis nietos) en el 2000.

También recibió varias distinciones:

  • Gran oficial de la Legión de Honor.
  • Gran Cruz de la Nacional del Mérito.
  • Cruz de guerra 1939-1945.
  • Medalla de la Resistencia.
  • La Orden de las Palmas Académicas.

A continuación puedes ver el tráiler de la película basada en la vida de este gran personaje: