En memoria de seis millones de almas

Desde 1959, el día 27 del mes de Nisán del calendario hebreo es conocido como Yom HaShoah, es decir, día en memoria de las víctimas del Holocausto. Originalmente, se había propuesto la fecha del 15 de Nisán, por ser el aniversario de la revuelta del Gueto de Varsovia; pero se optó por recorrerla para evitar que coincidiera con la fiesta de Pésaj. Dado que el calendario hebreo es lunar, la fecha no es fija en el calendario gregoriano (que es el que usamos en Occidente).

En Israel, la conmemoración consiste en que, a las 10:00 de la mañana, las sirenas aéreas suenan por dos minutos; los vehículos se detienen y la gente se queda en silencio. Además, todo el día cierran los establecimientos públicos.

Aquí pueden ver un video de hace unas horas: es la conmemoración de Yom HaShoah de este año.

 

Por otra parte, el CDIJUM recibió hoy una donación de libros, revistas y otros objetos por parte del Sr. Mayer Zaga, Vicepresidente del Patronato. Entre las publicaciones recién llegadas se encuentra Shoá, un libro editado en el año 2000 por el Colegio Hebreo Monte Sinaí, con textos y dibujos relacionados con el Holocausto, hechos por estudiantes de primaria, secundaria y preparatoria de esa institución.

Les compartimos la portada y uno de los textos:

 

 

El problema y la solución

La venganza no siempre es dulce,
el odio no siempre es mutuo, ni enseñado,
el dolor no viene de la misma manera,
la salida no es la matanza,
las palabras son el arreglo,
la dureza del corazón es como un hielo,
pero más frío y duro,
son causas y consecuencias,
recordemos lo que hicieron
y no dejemos que vuelva a pasar.

Violeta Palombo Levy (2o de secundaria)

 

Conmemorando a las víctimas del Holocausto

 

Desde 2005, la UNESCO promueve que el 27 de enero de cada año se rinda tributo a las víctimas del Holocausto. La fecha se eligió porque es el día en que se conmemora la liberación del campo de concentración y exterminio nazi de Auschwitz-Birkenau, realizada en 1945 por las tropas soviéticas.

Cada ocasión, la UNESCO elige diferentes puntos focales para reflexionar sobre ellos. Para 2018, el lema es: Recordación y enseñanza del Holocausto: nuestra responsabilidad compartida, y, de acuerdo con la propia UNESCO, “este lema pone de relieve la dimensión universal del Holocausto y resalta que la educación sobre esta tragedia debería fomentar el total rechazo de la humanidad ante toda manifestación de racismo, violencia y antisemitismo”.

Sumándonos a la conmemoración, les dejamos algunas ligas de interés (en español) relacionadas con el tema:

La página oficial de la UNESCO sobre la fecha.

Un texto de 2012, de la National Geographic, que explica muy bien la conmemoración.

El sitio de Yad Vashem, Centro Mundial de Conmemoración de la Shoá (¡muy completo y recomendable!).

La cronología del Holocausto, en el sitio de Yad Vashem México.

También dentro de la página de Yad Vashemn México, algunos testimonios de sobrevivientes.

Las últimas cartas desde el Holocausto, un artículo de la revista Aurora.

En El País, un artículo sobre un album de fotografías recién descubierto.

De nuestro propio blog, un texto de Johana Rabinovich sobre una heroína poco conocida.

 

Por último, les compartimos un documental del año pasado sobre el campo de concentración de Auschwitz:

 

Un día como hoy nace Neil Diamond


El 24 de enero de 1941 nació Neil Diamond, descendiente de inmigrantes rusos y polacos avecindados en Nueva York, Estados Unidos. Con 38 canciones en el Top 10 de Billboard, considerado uno de los cantautores más importantes de la música popular de los Estados Unidos.

Aquí, un fragmento de la película “The Jazz Singer”, donde Diamond canta “Kol Nidrei”, la plegaria que se recita en Yom Kippur:

Vidal Sassoon: más que un estilista

 

El 17 de enero de 1928 nació Vidal Sasson, hoy recordado sobre todo por ser un gran estilista, el “padre de la peluquería moderna”. A algunos les podría parecer algo trivial, pero realmente estamos ante un personaje complejo, interesante y que fue ejemplo e inspiración para muchos.

Sassoon nació en Inglaterra en el seno de una familia judía muy pobre. La familia de Jack, su padre, provenía de Salónica y la de Betty, su madre, de Ucrania. Cuando Jack dejó a su familia, ella tuvo que mantener sola a sus dos hijos y, en un momento de extrema dificultad económica, envió a los niños a un orfanato judío donde estuvieron siete años, cuando, vuelta a casar, pudo volver a encargarse de ellos. Betty fue quien recomendó a Vidal (cuando éste era aún un muchachito) que entrara como aprendiz a la peluquería de Adolph Cohen, para que tuviera un oficio estable.

A los 17 años de edad, dado que era demasiado joven para entrar al ejército y pelear en la Segunda Guerra Mundial, Vidal ingresó en una asociación clandestina antifascista. A los 20, se fue a Israel y se enroló en la Haganá (antecesora de las Fuerzas Armadas Israelíes) y luchó en la guerra del 48. Más adelante volvió a Londres, donde continuó su preparación como estilista y abrió su propio salón 1954. Desde entonces, Sassoon decidió crear cortes de cabello de fácil mantenimiento, lo que en su momento fue revolucionario y considerado transgresor, aliado del feminismo y de la búsqueda de la equidad en una época en la que era poco común que las mujeres no estuvieran encadenadas a peinados complicados y productos de belleza caros. Uno de sus cortes más influyentes fue el “pixie” que hizo para Mia Farrow en El bebé de Rosemary.

Con el paso del tiempo, los negocios de Sassoon se diversificaron e incluyeron salones en Estados Unidos y una línea de productos de belleza. A la par, realizó una importante labor humanitaria a través de su propia fundación y fundó un Centro Internacional para el estudio del Antisemitismo, que sigue funcionando en la Universidad Hebrea de Jerusalén.

Sassoon falleció en 2012 a causa de una leucemia, pero su legado, tanto estético como filantrópico, permanecen hasta hoy.

(En esta liga, el obituario de Sassoon en Diario Judío).

 

Un día como hoy, hace cincuenta años…

Les compartimos la primera plana del periódico Der Weg (El camino), que fue el primer periódico en idish que se publicó en México. Por cierto, el CDIJUM cuenta con ejemplares de éste y otros diarios de la comunidad judía de México (y de otros países) en su hemeroteca.

(Selección de imagen: Francisco Javier Acosta)

¡Feliz aniversario al Comité Central!

El 9 de noviembre de 1938, es decir, hace exactamente 79 años, se firmó la primer acta del Comité Central de la Comunidad Judía de México. Este acto coronó los esfuerzos sostenidos de crear una representación judía en la Ciudad de México, propuesta surgida en 1927 (¡hace noventa años!).

El acta, que se encuentra en el archivo del CDIJUM, dice a la letra:

Acta no. 1. Junta celebrada el día 9 de noviembre de 1938, a la que asisten los representantes de veintisiete sociedades de todas las Colonias Israelitas en México, y algunas personas más, invitadas por la Comisión Organizadora.
Todos los representantes en esta asamblea están de acuerdo en formar un “Comité Central” de todas las Colonias Israelitas en México, uyo acuerdo es aprobado por mayoría de votos.
Este Comité queda integrado por las siguientes personas:
Wolfovich, Jacobo Leandau, Gregorio Shapiro, León Bejar, P. Lisker, M. Corona, Víctor Mitram, Jacobo Katz, Teófilo Sacal, Y. Dabali, Kaiser, León Souracky, Dr. Frenk, Y. Warman, Alejandro Walerstein, L. Jorge Knopfler, Kalach, G. Shimanovich, Sam Rosen, Jacobo Glantz y Sam Wishnak. Después de tomar dicho acuerdo, se ciera la sesión.

Como dato curioso, el mismo 9 de noviembre de 1938, en Alemania, acaeció la Noche de los Cristales Rotos, acción con la que inició el horror nazi y de la que pueden leer en esta liga: http://www.yadvashem.mx/la-noche-de-los-cristales-rotos.html.

Por cierto, en esta liga puede consultarse el inventario de los archivos del Comité Central resguardados por el CDIJUM: https://cdijum.mx/acervos/inventarios/comite-central/

(Si detectan ustedes que alguno de los nombres no está bien transcrito, les agradeceremos nos lo informen para corregirlo).

 

Texto: Raquel Castro, con información de Francisco Javier Acosta

45 años de la masacre en Munich.

Poema sobre el atentado, publicado en Prensa Israelita en septiembre de 1972

Prensa Israelita del 23 de septiembre de 1972

 Hoy, 5 de septiembre, se cumplen 45 años del ataque terrorista perpetrado en Munich durante los Juegos Olímpicos. En el Centro de Documentación e Investigación Judío de México tenemos algunos periódicos de la época, en los que puede verse el sentir de la comunidad judía de México ante el terrible suceso. Cabe resaltar que las publicaciones son de dos semanas posteriores al incidente debido a que éste acaeció pocos días antes de Rosh Hashaná y Yom Kipur, días en los que no se podía publicar.

En esta liga pueden leer el testimonio de uno de los sobrevivientes del atentado, el atleta israelí Shaul Ladani, publicado en el periódico La Nación en 2012, al conmemorarse 40 años del suceso.

(Selección de imágenes: Francisco Acosta)

 

 

 

 

Ejemplar de Der Weg del 23 de septiembre de 1972.

Invitación a conferencia

Conferencia: sobrevivientes del Holocausto en Argentina

Al terminar la Segunda Guerra Mundial muchos sobrevivientes del Holocausto encontraron refugio en Argentina. ¿Por qué eligieron ese país? ¿Cómo los recibió la comunidad judía que ya estaba establecida y de qué manera facilitó la integración de los recién llegados?

Para hablar al respecto contaremos con el académico argentino Ariel Raber, quien ha dedicado sus estudios de doctorado a este tema y estará brevemente de visita en nuestro país.

No se pierdan su conferencia Gritando en silencio: Argentina, la comunidad judía y los sobrevivientes del Holocausto en tiempos de posguerra.

Fecha: 6 de julio a las 19:00 horas.

Lugar: CDIJUM, Acapulco 70, col. Roma Norte.

La entrada es libre pero el cupo es limitado, por lo que los invitamos a llamar para reservar sus lugares en los números que aparecen en el cartel.

 

Invitación a conferencia

Portada del libro La Grande rafle du Vel' d'hiv', de Claude Lévy y Paul Tillard

A 75 años de la redada del Velódromo de Invierno

El día de hoy, 16 de junio de 2017, se cumplen 75 años de uno de los hechos más vergonzosos de la historia moderna de Francia. La traductora Johana Rabinovich nos cuenta al respecto en este artículo:La placa conmemorativa que se encuentra donde estuvo el Velódromo de Invierno

 

La redada del Velódromo de Invierno

Johana Rabinovich

A partir de las cuatro de la madrugada del 16 de junio de 1942, y hasta el final del día siguiente, 17 de junio, tuvo lugar uno de los hechos más vergonzosos de la historia de Francia: la detención de más de 13 mil judíos de origen extranjero que radicaban en Paris. Durante estos dos días la policía francesa fue casa por casa con la orden de actuar con la máxima rapidez. Los detenidos fueron encerrados, en su mayoría, en el Velódromo de Invierno. Desde ahí fueron trasladados a varios campos de concentración, entre ellos Auschwitz, en el que serían todos aniquilados. En el Velódromo de Invierno los tuvieron en deplorables condiciones higiénicas, a pan y agua. De ellos sobrevivieron aproximadamente 8 mil personas.

A los solteros y a las parejas con hijos mayores se les trasladó al campo de Drancy. Al Velódromo fueron trasladadas las parejas con hijos menores de 16 años. En el lugar no había nada preparado para ellos: ni comida, ni sanitarios, ni dónde dormir, y tuvieron que vivir en esas condiciones por cinco días. Se separó a los padres de sus hijos y a los niños se los llevaron engañados a los campos de concentración con la promesa de que ahí encontrarían a sus padres. Una vez ahí, fueron asesinados de inmediato.

 

Transportes estacionados afuera del Velódromo de Invierno, 16-17 de junio de 1942

A este suceso se le conoce como La Redada del Velódromo de Invierno y se convirtió en una de las mayores vergüenzas en la historia de Francia, pues la operación fue organizada y llevada a cabo enteramente por franceses (policías, autoridades y colaboradores), con el fin de complacer a los nazis. Por supuesto, hay que resaltar que hubo franceses que ayudaron y escondieron a los judíos, permitiendo así que se salvaran.

 

La recuperación de un recuerdo casi ignorado

Este terrible episodio no entró en los libros escolares hasta la década de los ochenta, y fue hasta 1995 que el entonces presidente francés, Jacques Chirac, reconoció la responsabilidad de los franceses en la deportación de los judíos. Del gigantesco velódromo no queda ni rastro, ya que fue derruido en 1959. Únicamente hay una placa conmemorativa para dar constancia de lo que ocurrió.

Durante mucho tiempo hubo pocos testimonios consignados sobre este suceso, pero recientemente han aparecido novelas como Velódromo de Invierno, de Juana Salabert (2001) o películas como La llave de Sarah (de 2010 y basada en la novela de mismo título, de Tatiana de Rosnay). En el campo de la no ficción, probablemente el primer libro sobre el tema es  La Grande rafle du Vel’ d’hiv’, de Claude Lévy y Paul Tillard, publicado en 1967. (Por cierto, un ejemplar de la edición original, en francés, de esta crónica –que incluye testimonios de sobrevivientes y dieciséis páginas con fotografías– se encuentra disponible para consulta en la biblioteca del Centro de Documentación e Investigación Judío de México).

Portada del libro La Grande rafle du Vel' d'hiv', de Claude Lévy y Paul Tillard

Especial: 50 años de la Guerra de los Seis Días – Día 6

CRISIS DIPLOMÁTICA EN LOS ALBORES DE LA GUERRA DE LOS SEIS DÍAS

José Carlos Guerrero García

 

Mucho se ha escrito sobre la Guerra de los Seis Días, librada del 5 al 11 de junio de 1967, entre las fuerzas armadas de Israel y los países árabes, a partir de un ataque unilateral organizado por Egipto, Jordania, Irak y Siria. El fin de estos países era nada menos que la aniquilación del Estado judío de Israel como entidad soberana e independiente.

Un aluvión de amenazas de los estados árabes era público y explicito desde sus capitales. Sus maniobras militares, el bloqueo marítimo, las incursiones terroristas, las declaraciones de guerra abierta de los países del Medio Oriente y su anuncio formal desde el Cairo fueron el preludio de los combates en el verano de 1967. Israel emergió victorioso al defender su soberanía, libertad y su existencia colectiva como una nación sólida y unida. Sin embargo, además de estas causas de la gestación del conflicto bélico, existe una detonante más, poco conocida, del casus belli.

Elie de Benveniste, periodista oriundo de Israel, fue un corresponsal enviado para cubrir los acontecimientos ocurridos en la guerra relámpago de junio de 1967 y compartió sus impresiones en de una serie de artículos que en México fueron publicados en el periódico Novedades. En ellos, Benveniste abordó diversos temas, entre los que están la juventud de Israel, el idealismo social de los Kibutzim, la situación de Gaza y otros, y realizó comentarios juiciosos, concisos y objetivos sobre la situación de Israel en el Medio Oriente después de su victoria sobre la coalición árabe.

Un dato interesante se encuentra en uno de sus artículos, titulado “Como se explica una guerra”. En él se detalla que un factor esencial que dio origen a la Guerra de los Seis Días fue un problema diplomático internacional del Medio Oriente, en el que se involucraron diplomáticos de Jordania e Israel y otras potencias.

El 30 de agosto de 1966, se inauguró la nueva sede de la Knesset (Parlamento de Israel) ubicado en el barrio de Givat Ram en el centro de Jerusalén[1]. meses antes de su creación, un embajador occidental acreditado en Israel, cuyo nombre no se menciona en el artículo, dijo haber realizado una intensa actividad para exacerbar y propagar desconfianza entre tres diplomáticos occidentales enviados a la inauguración, creando un sentimiento de rechazo a la nueva sede del parlamento israelí. El gobierno francés fue el primero en negarse a asistir a la ceremonia inaugural del Knesset. Los embajadores ingleses y americanos se presentaron a pesar del libelo diplomático fraguado por el embajador anónimo, pero Francia envió a un encargado de negocios como su representante en la inauguración.

En esos días de extrema tensión, durante los que los dirigentes árabes se manifestaban contra Israel, los líderes israelís estaban inmersos en la incertidumbre y el nerviosismo por la coacción árabe. El país se veía olvidado por sus aliados, y en especial por el presidente de Francia, Charles De Gaulle, quien pedía a Israel que no hiciera la guerra. Tras el bloqueo del Paso de Tirán, los israelís habían expresado al gobierno frances que consideraban una agresión ese acto de la unión árabe. La respuesta fue que los derechos de Israel por el puerto de Elat estaban sujetos a discusión y subestimaba las amenazas constantes de los países árabes.

En enero de 1967, siempre según el artículo de Benveniste, el embajador en cuestión continuó con su ardua labor de suscitar la aversión y rechazo de la diplomacia internacional en Medio Oriente y de crear tensiones entre los países árabes y el Estado de Israel. Esta vez aprovechó el desfile militar tradicional que celebra el Día de Fiesta Nacional, que tuvo lugar en Jerusalén el 15 de mayo del mismo año, bajo los convenios del armisticio realizado años antes en otras ciudades. El embajador de marras aprovechó esta oportunidad para hacer campaña con sus diatribas al resto de los diplomáticos en contacto con el Estado Israel, insistiendo en que su gobierno no asistiría a la ceremonia militar y convenciendo al resto representantes susceptibles de países del occidente, los cuales tampoco se presentaron. La excepción fueron los embajadores latinoamericanos, que asistieron al evento a pesar de la crisis diplomática. El objetivo del diplomático pérfido fue aclarado por un cónsul extranjero que brindó la información a Elie de Benveniste en una entrevista:

“Se nos dijo que asistir a la parada sería infligir al gobierno del rey Hussein Bin Talal de Jordania un golpe mortal, pero negarse a asistir a la modesta ceremonia militar del Día de Independencia seria herir doblemente a Israel”.

De esta forma la estratagema del diplomático tuvo un objetivo doble: por un lado catalizar en el Estado de Israel el sentimiento de aislamiento y desprecio frente la animadversión de los países árabes en armas, y por el otro brindar la impresión a los árabes que Israel era abandonado por sus aliados occidentales y estaba listo para ser eliminado por la unión árabe. De inmediato, tras la abertura de aquella brecha diplomática entre Israel y sus aliados occidentales, Egipto, Siria, Jordania e Irak comenzaron con sus planes beligerantes para aniquilar el Estado de Israel, bajo la dirección militar de Gamal Abdel Nasser militar, estadista y presidente de Egipto en ese entonces. Nasser dio la orden de “adelante” durante el mes de mayo de 1967, confiado del apoyo recibido de material de guerra por la URSS: 1,300 tanques, 1,200 semi-orugas, 700 cañones pesados, 360 aviones caza M57 y 70 bombarderos, entre otros, constituían el armamento de que Nasser disponía para llevar a cabo su plan y garantizar la victoria, la cual había esperado 19 años desde la campaña del Sinaí en 1956.

El resto es historia. Egipto, con el pretexto de ayudar a Siria y de que había sido amenazada por Israel, desplegó y concentró sus tropas en la frontera del Sinaí, como pudo confirmarse a través de una emisión de Radio El Cairo que anunció que el Ministerio de Relaciones Exteriores de Egipto remitía una carta al Secretario General de las Naciones Unidas –U-Thant, diplomático de origen birmano– informándole de la decisión egipcia de poner fin a la presencia de la Fuerza de Emergencia de la Organización de la ONU en territorio egipcio en la Franja de Gaza, solicitando su evacuación.[2]

El 19 de mayo, tras la retirada de la Primera Fuerza de Emergencia de las Naciones Unidas (UNEF) –organismo establecido desde 1956 para garantizar y supervisar el cese de hostilidades–, las tropas egipcias se establecieron sobre la frontera israelí. A través de un anunció oficial en el diario Al-Aharam de El Cairo se difundió en los países árabes un comunicado dirigido al Mariscal de Campo Abdel Hakim Amer:

“Egipto está ahora en posición de asestar un golpe sobre la cabeza del enemigo, mientras que al mismo tiempo el ejército egipcio en el Yemen continua su labor en apoyo en la revolución del Sur de Arabia”.

El mismo día, el comandante egipcio del frente israelí, el General Murtaji, declaró que las fuerzas egipcias recibieron las posiciones de la UNEF y estaban listas para llevar la campaña más allá de la frontera de Egipto, concentrándose en la Franja de Gaza, en la frontera del Sinaí y en Estrecho de Tirán en el Sharm el-Sheik, bloqueando las vías marítimas comerciales conectadas con el puerto de Eliat para estrangular la economía del Estado de Israel y presionarlo a emprender la guerra. El siguiente paso de Egipto fue firmar acuerdos bélicos con Jordania, Irak y Siria, encabezando la formación de un frente árabe unido contra Israel. Durante 90 horas el ejercito israelí Tzáhal combatió a las tropas árabes, y tras una lucha asidua y constante los venció, conquistando la península del Sinaí, territorios de la franja occidental del Iardén, incluyendo la Jerusalén oriental y la meseta del Golán y parte del monte Hermón.[3]

Gracias al análisis profuso y riguroso de Elie de Benveniste como corresponsal diplomático al concluir la Guerra de los Seis días en el verano de 1967 –con la victoria decisiva del ejercito del Estado de Israel sobre las fuerzas armadas de los países árabes– se puede tener una mirada distinta sobre otro motivo de los que causaron aquel conflicto breve pero crucial entre Israel y los países del Medio Oriente: la ayuda de un diplomático que con destreza y elocuencia causó animadversión entre sus colegas occidentales en la diplomacia del Medio Oriente, y dio la impresión de que el Estado de Israel estaba completamente solo por sus aliados del occidente, listo para ser exterminado por la sinergia árabe.

Como sabemos, sin embargo, y a pesar de la desventaja del ejército israelí en cuanto a recursos humanos y materiales de guerra, Israel venció gracias a la fortaleza y unión de su pueblo, asegurando su libertad, soberanía y su existencia como un país que conserva y evoca el devenir histórico del pueblo judío.

 

 

Listas de referencias

De Benveniste, Elie (1968), Tribuna Israelita, Misión en Israel, Como se explica una guerra, México.

Ministerio de Relaciones Exteriores, División de Información, (1967), De palabras a cañones, el plan de guerra de Nasser, Jerusalén.

Zadoff, Efraím, (1999), Enciclopedia de la historia y la cultura del pueblo judío, Jerusalén, E.D.Z. Nativ Ediciones.

Knesset, (2012), La apa, Knesset. Recuperado mayo 09, 2017 de http://www.knesset.gov.il/review/ReviewPage2.aspx?kns=6&lng=1

[1] (Knesset, 2017.)

[2] (Ministerio de Relaciones Exteriores, División de Información, 1967: p. 24)

[3] (Enciclopedia de la historia y la cultura del pueblo judío, 1999: p. 238).