Centro de Documentación e Investigación Judío de México

Los cinco libros en idish más antiguos publicados en México

¿Alguna vez te has preguntado cuáles son los libros en idish más antiguos publicados en México? Conoce la respuesta en este texto.

Por Ramsés Sánchez Andrade

La palabra idish significa literalmente ‘judío’ y es con ella como se le conoce al idioma de los judíos ashkenazís, descendientes de judíos provenientes del norte y el este de Europa principalmente. Este idioma, también conocido como mamelosben (lengua materna) está integrado por diversos idiomas como el alemán, el hebreo, el arameo y algunas lenguas eslavas y romances.

Luego de persecusiones, antisemitismo y malas condiciones para vivir, los judíos ashkenazís se vieron orillados a buscar un nuevo hogar al que llevaban consigo su religión, sus tradiciones y por supuesto su idioma. Fue así que llegaron a diversas partes del mundo, incluido México, trayendo consigo al idish, mismo que nunca olvidaron y que, al contrario, preservaron.

Si quieres conocer más sobre el idish, el hebreo o el ladino, te invitamos a leer nuestro Boletín Vitral sobre idiomas

Durante la primera mitad del siglo XX se publicaron algunos libros en idish en México y en la biblioteca “Abud y Mery Attie” del CDIJUM resguardamos ejemplares de estas cinco primeras obras.  Estos libros marcaron un precedente en la historia de la literatura judía nacional, lo que los convierte en recursos históricos y documentales de gran valor. A continuación, te contamos sobre los cinco libros en idish, publicados en México, más antiguos que resguardamos en el CDIJUM.

  1. Dray Vegn (1927).

Este libro, cuyo título puede traducirse como Tres caminos, es de la autoría de la tríada conformada por Isaac Berliner, Jacobo Glantz y Moisés Glicowski. Se trata del primer libro en idish publicado en nuestro país y es una antología poética en cuyos textos destacan las travesías de los tres escritores en este nuevo mundo que los recibió con los brazos abiertos.

Isaac Berliner nació en Lodz, Polonia, en 1899. Llegó a nuestro país en 1922 y su primer empleo aquí fue como abonero. Por su parte, Glantz (1899), originario de Witespski, Rusia, emigró a México entre 1923 y 1925. Moisés Glicowski nació en 1906, en un pueblo ucraniano llamado Yaveref, donde llegó a ser director del periódico Unzer Vort (Nuestra palabra). Sin embargo, tuvo que migrar debido a las persecuciones antisemitas, llegando primero a Estados Unidos y posteriormente a México en 1921.

La antología está dividida por cada autor y entre los poemas que conforman este libro se encuentran “Shyartse Lilyes” (Lirios negros) o “Rege’s” (Segundos), de Berliner; “Farbaginendiker Yortn” (Esperando pacientemente) o “In shtotish Tehav” (En el caos urbano), de Jacobo Glantz y “Meyne Kinder” (Mis hijos) o “Mit oysgelotste oynn in Helel” (Con los ojos bien abiertos) de Moisés Glikowski, por mencionar algunos.

  • Monedas de mi Pushke (1929).

Meyer Perkis nació en Ucrania, en el año de 1888. De acuerdo con algunas fuentes, desde niño mostró interés por las artes literarias, por lo que desde muy joven comenzó a colaborar con algunos periódicos. Además de dedicó parte de su vida a la filosofía y realizó algunas obras filantrópicas. En 1917 vivió en Estados Unidos y posteriormente llegó a nuestro país.

En Monedas en mi pushke, publicado por la editorial “Drukh-Alma”, se destacan algunos poemas y aforismos en los que la sátira es la constante en los más de 60 poemas que conforman este título.

  • Shtot fun Palatzn (1936).

Un clásico de la lietaratura idish en México. La ciudad de los palacios es un poemario de Isaac Berliner en el que plasmó la cotidianeidad de la que fue testigo en la Ciudad de México y sus alrededores. Así, cada poema es reflejo de la visión de sitios emblemáticos como Xochimilco, Teotihuacán o el volcán Popocatépetl, además de algunas postales urbanas como un borracho tirado en la calle o una tortillera realizando su trabajo.

Este libro tiene la peculiaridad de estar ilustrado con obras del muralista mexicano Diego Rivera, amigo de Berliner. En cada poema y en cada dibujo se ilustra un concepto crítico de la sociedad ciudad, caracterizada por la pobreza y la desigualdad social.

  • Trit In Di Berg (1939)

Se trata del cuarto libro en idish más antiguo publicado en México y al igual que los antes mencionados es un poemario. El autor de este título, que puede traducirse al castellano como Pasos en las montañas, es Jacobo Glantz y en él desarrolló algunas crónicas en forma de poemas.

En esta obra plasmó algunas memorias de su pueblo natal en Ucrania, así como algunas escenas de su vida cotidiana en su nuevo hogar, México.

  • Horizont (1948)

En la mitad del siglo XX se publicó este poemario de la autoría de Yeshayau Avstri-Dunn, escritor nacido en Polonia en 1911 que, a través de sus poemas, cantos y reflexiones hizo alusión al retorno del pueblo judío a Jerusalén.

Respecto al autor, sabemos que tuvo formación académica muy destacada y a lo largo de su vida se abocó a temas relacionados al pueblo judío y el sionismo. Asimismo, hablaba con fluidez cinco idiomas: polaco, idish, hebreo, francés y castellano. En 1941 huyó de Europa y llegó a Cuba para refugiarse en el continente americano y al año siguiente se instaló en México.

Estos títulos fueron fundamentales en el desarrollo de la literatura idish en nuestro país y sentaron las bases para la proliferación de la escritura judeo-mexicana. Asimismo, es importante resaltar la importancia que tuvo la poesía  en el sincretismo de las culturas judía y mexicana. A través de ellos, sus autores compartieron reflexiones, sensaciones y más de su viejo hogar en Europa y el nuevo en México, una tierra que les abrió las puertas y que les permitió echar raíces.

¿Ya nos sigues en redes sociales? Estamos en FacebookTwitterInstagram  y YouTube.

Referencia.

Castro R., (2020), “Vitral: Boletín del Centro de Documentación e Investigación Judío de México”, año III, número 27, recuperado de: https://cdijum.mx/wp-content/uploads/2020/10/Vitral-27_octubre2020.pdf.

Agregar un comentario