Entradas

6 de septiembre de 1860: Se promulgan las Leyes de Reforma

Luis Fernando Meneses

El 6 de septiembre de 1860, el presidente Benito Juárez proclamó las Leyes de Reforma en el estado de Guanajuato dentro del contexto de la llamada Guerra de los Tres Años.

Este conflicto transcurrió de diciembre de 1857 hasta enero de 1861. Por un lado, los conservadores defendían el orden establecido, mientras que los liberales buscaban una nueva forma de gobernar el país.

Pese a que durante un tiempo ambos bandos tuvieron gobiernos paralelos (en Veracruz y la Ciudad de México respectivamente), pronto chocaron sus ideales y comenzó la guerra. Durante el transcurso de la Guerra de Reforma muchos de los conservadores decidieron cambiar su postura convencidos de que era necesario disminuir y controlar el poder que poseía la Iglesia.

Dentro del movimiento de reforma se pueden ubicar tuvo cuatro etapas:

  1. El antecedente que fue la reforma de 1833 de Valentín Gómez Farías.
  2. Una segunda reforma que incluía: la Ley Lerdo, que obligaba a corporaciones civiles y eclesiásticas a vender casas y terrenos; la Ley Juárez, para intentar suprimir los fueros militares y del clero para que dichos entes intervinieran sólo en los asuntos de su competencia y la Ley Iglesias, para prohibir el cobro de derechos y obvenciones parroquiales que los sacerdotes exigían a los pobres.
  3. Posterior a ésto, los sectores sociales afectados por estas leyes comenzaron las conspiraciones en contra de la administración. En tanto, el presidente Benito Juárez se vio obligado a trasladar su gobierno a varias ciudades del país.
  4. Fue en Veracruz en 1859, donde expidió las siguientes leyes de reforma: Nacionalización de Bienes Eclesiásticos, la ley del Matrimonio Civil, de Registro Civil, de Secularización de Cementerios, de Días Festivos y de Libertad de Cultos.

Dichas leyes, significaron en México cambios estructurales importantes y fueron proclamadas un día como hoy de hace 158 años por Juárez, también conocido como el “Benemérito de las Américas”.

La conferencia del ABC y Estados Unidos: 5 de agosto de 1915

Luis Fernando Meneses

Luego de consolidarse como una nación a partir de 1880, Argentina comenzó a tener una fuerte presencia diplomática en el continente americano. Con dicha influencia, se manifestaba en contra de las agresiones en contra de cualquier país del continente americano, lo cual a la larga, llevó a dicho país a entenderse con sus dos principales vecinos: Brasil y Chile.

Estos tres países, decidieron formar una alianza llamada “Potencias ABC”, por las iniciales de éstos, para defender a los integrantes de América de agresiones por parte de otros países. Esta unión tuvo una gran importancia en la conferencia que tuvo lugar en Washington con el secretario de Estado americano John R. Silliman, para tratar la paz en México.

Además de las “Potencias ABC” y los Estados Unidos, acudieron a esta reunión representantes de Bolivia, Guatemala y Uruguay. En conjunto, trataron asuntos sobre la crisis desatada en México con el enfrentamiento de varias fracciones, que amenazaban con expandirse por todo el continente, luego de que marines estadounidenses ocuparan el puerto de Veracruz.

La conferencia de inauguración tuvo lugar el 5 de agosto de 1915, hace 103 años, en Washington, con el objetivo de ayudar a la población de México a restaurar la paz dentro de su territorio y además ayudar a poner los cimientos de un gobierno fuerte y honesto.

Sin embargo, a poco más de un mes de esta conferencia, Venustiano Carranza dirigió una carta al secretario John R. Silliman y a los representantes del ABC, en las cuales declaraba no consentir que los asuntos internos de México fueran tratados por gobiernos extranjeros.

Pero además, en el documento hacía una invitación para los asistentes en aquella conferencia, para acudir a una conferencia en el territorio nacional con el fin de atender asuntos de México, pero desde el punto de vista internacional únicamente. Tras esto, los objetivos de la conferencia no se cumplieron.

De esta forma, México hacía cabal su derecho a la autonomía como nación independiente, sin intervencionismo por parte de otros países para tratar asuntos internos de la República.