Entradas

A 71 años de la partición de Palestina

Por Luis Fernando Meneses

Tras la fundación de Naciones Unidas el 24 de octubre de 1945 luego del término de la Segunda Guerra Mundial, tuvo una de sus primeras tareas propuesta por el Reino Unido y fue que se sometiera a consideración de la Asamblea la cuestión de Palestina, es decir, cuál sería el destino de esta zona. 

En el primer periodo extraordinario de sesiones de la Asamblea General en abril de 1947 se constituyó una comisión especial conformada por 11 miembros, para tratar dicho asunto. La mayoría de dicho grupo recomendó que Palestina se dividiera en un Estado árabe y un Estado judío y que en el territorio de Jerusalén hubiera un estatuto internacional bajo la autoridad de Naciones Unidas. 

Posteriormente, el 29 de noviembre de 1947 con 33 votos a favor, 13 en contra, 10 abstenciones (entre ellas México) y una ausencia, se aprobó el Plan de Partición de Palestina, un documento que estaba conformado por cuatro partes en las que se preveía la terminación del mandato del Reino Unido en dicho territorio, así como la retirada del ejército británico y finalmente la fijación de fronteras entre los dos Estados y Jerusalén. 

En esencia, el documento establecía: 

  • La creación de los Estados árabe y judío a más tardar el 1° de octubre de 1948. 
  • La división de Palestina en ocho partes: tres para el Estado árabe y tres para el Estado judío, una más que sería la ciudad de Jaffa y la octava que sería Jerusalén y estaría a cargo de Naciones Unidas. 
  • Otras medidas que también debían tomarse antes de consumarse la independencia eran sobre cuestiones de ciudadanía, tránsito y economía, así como fijar un gobierno provisional para ambas naciones. 

Por un lado, el nuevo Estado judío aceptó las condiciones en las que se había tomado dicha decisión. En cambio, el Estado árabe no y comenzaron a desatarse algunas muestras de violencia en Palestina. 

Luego de meses de conversaciones y conflicto entre ambos Estados, el 14 de mayo de 1948 el Reino Unido retiró a sus fuerzas armadas de dicho territorio, con lo cual daba por terminado su mandato. Ese mismo día, el Organismo judío proclamó la creación del Estado de Israel en el territorio que le habían adjudicado en el Plan de Partición.

Los soldados veteranos judeo-alemanes de la Primera Guerra Mundial

Por Francisco Javier Acosta Martínez

Al pensar en la Primera Guerra Mundial, podría asociarse a un acontecimiento que pasó hace ya mucho tiempo, sin embargo, hoy se cumplen apenas 100 años del fin de este conflicto que involucró a miles de personas de todas las razas y creencias.

Desde luego, sin un sector que no se viera inmerso en este conflicto, la comunidad judía no fue la excepción y algunos también participaron en la contienda. Judíos de todo el mundo apoyaron a los países en los que se encontraban asentados en aquel entonces.

Un grupo muy peculiar fueron los judeo-alemanes, quienes integraban batallones enteros, tal como está ilustrado en el Museo Judío de München con una fotografía de soldados alemanes que posan en torno a una menorá. Esta fotografía desde luego, muestra el grado de compromiso que tenía la comunidad judía con las causas alemanas durante la guerra.

Además, de acuerdo a un artículo publicado en CCNews, 100 mil judíos estuvieron en las filas del ejército alemán y alrededor de 31 mil de ellos fueron condecorados con la Cruz de Hierro y 12 mil cayeron en combate.

Asimismo, en las sinagogas eran comunes las oraciones que pedían la victoria e los alemanes en contra de los aliados. Sin embargo, también hubo muchos críticos de este suceso, que se mostraban en contra del movimiento militarizado, como el caso del muralista William Grooper, quien ilustró este rechazo en la revista Der Hammer, de Estados Unidos.

Dentro del selecto grupo de judíos que manifestaron rechazo ante el entusiasmo bélico fueron Albert Einstein y Rosa Luxemburg, mujer que inclusive se opuso a la participación socialdemócrata en la contienda.

Conforme avanzaba la guerra y llegaba a su término, la comunidad judía que pertenecía a las filas del ejército alemán iba siendo relegada en importancia y aun luchando para el mismo bando fue mal vista dentro de la milicia germana. Poco a poco, el nacionalismo nazi se fue apoderando de Alemania hasta que comenzó a existir rechazo hacia los judíos.

En 1919, tras el término de la ‘Gran Guerra’, se creó la asociación “Reichsbund Jüdischer Frontsoldaten”, (Federación del Reich de los solados judíos del frente) fundada por Leo Löwenstein. El propósito de la Federación era contrarrestar la propagan antisemita de 1920 en Alemania y evidenciar la participación de los judíos durante la Primera Guerra Mundial.

Dentro del registro de refugiados que tiene el Centro de Documentación e Investigación Judío de México (CDIJUM) se han identificado a soldados judeo-alemanes que ingresaron a nuestro país. Uno de ellos es Wolf Brom, quien se describió como una persona sin nacionalidad –al sentirse no identificado con el movimiento nacionalista de Hitler-, que además pudiera ser pariente del historiador Juan Brom.

Para finalizar, te compartimos esta canción de origen sefaradí de Jak Esim, misma que rememora la batalla de Galípoli en 1915.

La noche de los Cristales Rotos. Memoria y recuerdo

Por Francisco Javier Acosta Martínez

Algunas fechas específicas son recordadas por el mundo entero debido a la relevancia que cobran a nivel internacional o tal vez por los horrores que se vivieron. De esta forma, el 9 de noviembre de 1938 será siempre recordado por la terrible barbarie que ocurrió en la Alemania Nazi, conocida como Kristal Nacht o “la noche de los Cristales Rotos”.

Precisamente hoy hace 80 años que en las calles de Alemania muchos judíos fueron arrestados y humillados -algunos, incluso asesinados, además de que sus negocios fueron destruidos. Enrique Schwartz dejó un breve testimonio de aquella noche:

De la Noche del Cristal recuerdo que en la Bromstrasse No. 14, nosotros teníamos una casa en la parte del cuarto o quinto piso del edificio… [desde allí] yo vi caer la cúpula de la sinagoga. Al día siguiente,… yo recuerdo perfectamente, todos los vidrios… todo lo que se platicó en mi casa al respecto a esa noche, [en la que] la mayor parte de los judío-alemanes fuimos enviados a campos de concentración.

Durante los días siguientes fueron apresados cerca de 35 mil judíos, algunos fueron enviados a los campos de concentración y a otros sitios de encarcelamiento, dando paso a la siguiente fase del ‘problema judío’.

México ante y durante Kristal Nacht

Una coincidencia: el 9 de noviembre de 1938, es decir, el mismo día que en Alemania ocurría la Kristal Nacht, la comunidad judía de nuestro país fundó el Comité Central Israelita de México, institución que tenía por objetivo brindar ayuda a todas esas personas cuyas vidas peligraban en el continente europeo ante la amenaza hitleriana.

Por su parte, apenas un día después (es decir, el 10 de noviembre de 1938), el periódico mexicano en idish Der Weg hablaba del ataque a la comunidad judía alemana, así como de los brotes de antisemitismo que eran ya más que evidentes. Además, en su siguiente edición llamaba “Naziland” a dicho país europeo (en juego de palabras con Deutschland) y casi de forma inmediata difundió la organización de diversos mítines en contra del nazismo, a realizarse en la Ciudad de México.

 

Resumen del 23 de octubre en la FILJU

Por Luis Fernando Meneses

¡El día de ayer hubo de todo en la FILJU! Pero antes de platicarte el resumen, una invitación: el CDIJUM y la FILJU te esperan el próximo viernes a las 18:00 horas en el auditorio, donde se presentará el performance Componiendo un corazón y otras historias de inmigración judía, obra que presenta historias de inmigrantes judíos que llegaron a Florida provenientes de Alemania, Rusia y Palestina, y que es compuesta a partir de documentos y fotografías del archivo de la Biblioteca Judaica de Isser y Rae Price, en la Universidad de Florida. ¡No te la pierdas! (Bueno, no te pierdas ni esta ni las otras actividades que la FILJU tiene para ti). Asiste con toda la familia.

 

Visitas desde temprano…

Las actividades comenzaron desde la mañana, pues estudiantes de secundaria del Colegio Israelita de México (también conocido como la Idishe Schul) se dieron cita en en la Librería Rosario Castellanos del Fondo de Cultura Económica, donde Enrique Chmelnik, director del CDIJUM y de la FILJU, ofreció una breve plática sobre la historia de la comunidad judía del México.

Más tarde, los jóvenes fueron recibidos en la nueva sede del Centro de Documentación, ubicada en la calle de Córdoba 238, donde tuvieron una visita guiada por las instalaciones.

 

 

 

Los bundistas de México…

En la galería del Centro Cultural Bella Época, Tamara Gleason Freidberg presentó Di Shvue, los bundistas en México y su participación en la comunidad judía. En la conferencia, en la que ademá, participaron Alicia Gojman, Mauricio Pilatowsky, Talia Margolis y el hijo de Ruby Aizen en representación suya, la autora habló un poco sobre la contribución de este grupo de judíos en el país.

 

 

 

 

 

 

Carlos Alazraki en la FILJU…

El conductor de televisión y publicista Carlos Alazraki compartió con los asistentes qué está leyendo y qué leyó de joven. En la divertida charla, Alazraki compartió que durante sus estudios universitarios leyó obras de autores como Gabriel García Márquez, Mario Vargas Llosa y Julio Cortázar, mismas que hicieron que naciera en él amor por la lectura.

 

 

 

 

 

Fue miércoles y la FILJU lo supo…

 

El jazán Meir Mendelson y el rabino Moisés Chicurel respondieron todas las dudas en torno al sexo (desde la perspectiva del judaísmo) de las personas que se dieron cita en el auditorio. Entre otros temas, se habló sobre la masturbación, los juguetes eróticos, la homosexualidad y los métodos anticonceptivos.

1 de septiembre de 1939: Estalla la Segunda Guerra Mundial

Luis Fernando Meneses 

La Segunda Guerra Mundial comenzó oficialmente el 1 de septiembre de 1939. Un año antes, Alemania había firmado el acuerdo de München – con el cual anexó a su dominio una región de Checoslovaquia-. Con esto, Francia y Gran Bretaña creían que se había evitado la guerra. Sin embargo, Adolfo Hitler tenía otros planes. 

Alemania, de a poco, fue tomando el control de sus nuevos territorios y los ministros francés y británico volvieron a sus países con la confianza de que todo había concluido y de que la guerra jamás pasaría. 

El 23 de agosto de 1939, la URSS y Alemania firmaron un pacto de no agresión, en el cual además se establecían el reparto de Europa Oriental. Tan sólo tres días después, Hitler invadió Polonia usando como pretexto un supuesto ataque de las tropas polacas a una antena de radio. 

El 1 de septiembre los alemanes bombardearon la ciudad de Wileun, destruyendo el 75% de la región. De esta manera, comenzaron las hostilidades del conflicto bélico más sangriento de la historia.