Especial: 50 años de la Guerra de los Seis Días – Día 2

Seis días de apuesta (segunda parte)

Diana Orozco

(Continúa desde aquí)

1967

A pesar de que habían pasado casi 10 años de relativa calma después de la Crisis de Suez, las tensiones en las fronteras fueron aumentando en 1966 e inicios de 1967. Para mayo de 1967, Egipto pidió el retiro de las Fuerzas de Emergencia de las Naciones Unidas (UNEF, por sus siglas en inglés) del Sinaí, ubicadas desde el fin de la crisis de Suez en 1957. Días después, un despliegue militar egipcio se situó en la frontera con Israel, incluida la franja de Gaza, y bloqueó los estrechos de Tirán, vía de acceso al golfo de Aqaba, donde Israel tenía su principal Puerto Mercantil. Esto provocó un cerco económico al prohibir la circulación de buques israelíes y navíos de otras nacionalidades con mercancías en destino a Israel, así como un aislamiento comercial con el océano Índico. Siria, Egipto y Jordania firmaron un pacto contra Israel y, más tarde, se unió Irak a la coalición.

Algunos autores comentan que Israel actuó en defensa propia ante la amenaza que representaba el retiro de tropas de Naciones Unidas y la presencia de las fuerzas armadas egipcias en las fronteras; además de que no tenía la seguridad de que Estados Unidos impulsara una garantía internacional que evitara el conflicto, así que debían actuar rápido para garantizar su supervivencia. Otros estudiosos del conflicto sostienen que Israel inició el ataque pues deseaba territorios (sobre todo Damasco) y recursos de sus vecinos, alegando una cuestión de seguridad. En lo que todos coinciden es que el conflicto era inminente, independientemente del motivo.

No sólo territorios

En esta guerra, los países en conflicto no sólo se jugaban territorios: también bienes materiales de gran valor, como su equipo bélico. Egipto entró a la guerra armado con material soviético y británico, algunos excedentes de las dos Guerras Mundiales, 160000 hombres, 1200 carros de combate, más de un millar de transportes blindados de personal BTR, carros T-34/85 e IS-3. La mitad de sus vehículos eran T-54 y T-55, aproximadamente cien shermans estadounidenses y centuriones británicos. También contaba con más de 1000 piezas de artillería soviética. La marina egipcia era la más fuerte de todas las que participaron, pero no fue de gran utilidad pues las batallas se libraron en su mayoría por tierra y aire. La fuerza aérea contaba con unos 200 cazas MIG, unos 100 bombarderos y cargabombarderos. Las divisiones de infantería constaban de tres brigadas de fusileros, acompañadas de batallones de anticarro, de carros o de cazatanques.

Jordania contaba con 55000 hombres, unos 200 vehículos blindados M8-patrons y centuriones de procedencia angloamericana y una fuerza aérea obsoleta reducida a unas 20 unidades. Siria tenía aproximadamente 70000 hombres, 200 carros de combate, 30 panzer IV y 120 cazas MIG. Por su parte, Irak contaba con unos 20000 soldados, 50 aviones y un centenar de tanques.

Soldados israelíes en el Muro de los Lamentos, 1967

El Ejército de Israel estaba conformado por unos 300000 hombres, entre ellos 70000 reservistas aproximadamente, los cuales dejaban sus empleos para servir de apoyo a las Fuerzas de Defensa Israelí ya existentes. Todos ellos estaban armados con fusiles de asalto belgas FAL, subfusiles UZI, 250 centuriones británicos, 200 pattons americanos, 200 shermans, 150 cazacarros franceses, 200 piezas de artillería autopropulsada, y trasportes blindados como semiorugas M-3 y orugas M-113 y 450 aviones, entre ellos cazas Mirage franceses. También contaba con refugios antiaéreos con un valor de 30 mdd que habían sido construidos hacia 1956.

Con todo este arsenal estas naciones se lanzaron a un conflicto armado que duraría únicamente seis días. Al finalizar la crisis, Israel había perdido 26 aviones, 61 tanques y 679 vidas humanas. Por su parte, las pérdidas de los países árabes se calculan en 441 aviones, 970 tanques y 15000 vidas humanas. Si bien Líbano, Arabia Saudí e Irak no tuvieron pérdidas territoriales, sí perdieron parte de las tropas enviadas a la zona de guerra.

El “precio” de la “paz”

Al final de estos seis días, Israel además de ganar los territorios de los Altos del Golán, Cisjordania (incluida Jerusalén Oriental), la Franja de Gaza y la península del Sinaí, obtuvo dominio sobre el canal de Suez y la región occidental del Río Jordán. Con ello, lo que antes era un pequeño y vulnerable estado, era ahora un país fortalecido, con un mapa político favorable a sus necesidades de seguridad, puesto que ya no necesitaría realizar ataques preventivos para garantizarla. Además, ahora contaba con los ingresos provenientes del turismo de los Lugares Santos, recursos hídricos y una autosuficiencia petrolífera que potenciarían su crecimiento económico, cosas que naturalmente perdieron Jordania, Líbano y Egipto.

No todo sería favorable a Israel: otra consecuencia de la guerra fue que, en el plano político, perdió la imagen de un país en lucha por su supervivencia y la opinión pública internacional comenzó a verlo como un país agresor y expansionista, lo que trajo consigo nuevas complicaciones militares, sociales y económicas, tanto en sus relaciones internacionales como al interior del país.

Enciclopedia Judaica Castellana: obra de referencia que sigue vigente

Francisco Javier Acosta Martínez

A pesar de los años transcurridos desde su primera edición, la Enciclopedia Judaica Castellana es uno de los libros más consultados en el Centro de Documentación e Investigación Judío de México. En 1950, los periódicos de los distintos sectores de la Comunidad Judía de México dieron a conocer la realización de esta obra y destacaron sobre todo el nivel de investigación y seriedad en el proceso de la obra. Un ejemplo que lo ilustra es este editorial de la revista Kol Haam de agosto – septiembre de ese año: “La enciclopedia se halla enriquecida con abundante material referente a la historia de nuestro pueblo desde sus orígenes más remotos hasta la fecha.” El resto del artículo habla de la importancia de los temas relacionados con México (comercio, sociedad y cultura) que aborda la enciclopedia.

En el prólogo de la Enciclopedia, Eduardo Weinfeld menciona las necesidades de su obra, las dificultades que se tuvieron al unir la historia de todos los sectores y los métodos que utilizaron en la elaboración de la misma: “Los que hemos colaborado en esta empresa nos damos perfecta cuenta de nuestras limitaciones, de nuestras  insuficiencias y de lo lejos que hemos quedado de la realización del programa que no habíamos trazado… la convicción de que estábamos haciendo una obra realmente útil y nueva nunca nos abandonó.”

La Enciclopedia sigue siendo importante por sus fuentes y por estar escrita en español. Ello la hace más fácil de consultar y la pone al alcance de un público más amplio. De hecho, debido a su contenido y su facilidad de manejo, ha servido de apoyo para investigaciones, tesis y artículos que han salido de nuestra sede. Sin duda, es una de las bases más importantes para realizar algún estudio histórico, sociológico y antropológico del pueblo judío.

La historia de una canción: My Yiddishe Momme

My Yiddishe Momme” es una canción escrita por Jack Yellen (letra y música) y Lew Pollack (música) y fue muy popular desde el principio. La primera versión grabada fue la de Willie Howard, uno de los primeros artistas abiertamente judíos de la escena teatral de Estados Unidos; pero se hizo famosa en el vodevil gracias a Belle Baker, una de las primeras estrellas de la radio. Sophie Tucker, considerada una de las actrices y cantantes más populares de Estados Unidos en la década de los 20, la incorporó en su repertorio en 1925, tras la muerte de su propia madre, y su disco ‘Mama’ estuvo en el top 5 de Estados Unidos en 1928, con una versión en inglés en el lado A y la original en ídish en el lado B.

Hay muchísimas versiones de esta canción, incluyendo traducciones al francés, el alemán y el español. Aquí les dejamos una rara e interpretación temprana, de 1929, a cargo de Yossele Rosenblatt, quien fue considerado el cantor más grande de su época, seguida de la letra de la canción en idish y una traducción al español.

 

La letra en ídish

Ikh vil bay aykh a kashe fregen, zogt mir ver es ken

Mit velkhe tayere farmegen bentcht got alemen?

Men koyft dos nisht fir kayne gelt, dos git men nor umzist

Oon dokh az men ferlirt dos, oy vi treren men fargist

A Tzvayten git men kaynem nit, es helft nisht kayn gevayn

Oy, ver es hot farloyrn, der vays shoyn vos ikh mayn.

 

A Yiddishe Mame,

Es gibt nisht besser oif der velt

A Yiddish Mame,

Oy vey vi bitter ven zi felt

Vi shayn in likhtig iz in hoiz ven di mame iz do

Vi troyerig finster vert ven Got nemt ir oif Olam Haboh

 

In vasser in fayer volt zi gelofn far ihr kind

nisht halten ihr tayer, dos iz gevis di gresten zind

Oy, vi gliklekh un raykh iz der mentsh vos hot

Aza shayne matuneh geshenkt foon G-t,

Nor ayn altichke Yiddishe Mame,

Oy, Mame Mayn!

 

Una traducción aproximada

Quisiera hacerles una pregunta, díganme quién sabe

Con qué querida posesión D’s bendice a todo mundo,

Que no puede ser comprada con dinero, pues se da sólo gratis,

Y cuando se le pierde, cuántas lágrimas se derraman.

Nadie recibe una segunda de éstas, y ni llorar puede ayudar.

Oy, aquel que la ha perdido sabe de qué hablo.

 

Una Yiddishe Mame

No hay nada major en este mundo

Una Yiddishe Mame,

Qué amargo es cuando se va.

Qué agradable y brillante es el hogar cuando la mame está aquí.

Qué triste y oscuro se vuelve cuando D’s la toma para el Olam Haba.

 

En agua, a través del fuego, ella correría por su hijo.

No abrazarla con cariño es sin duda el peor pecado.

Qué suerte y riqueza tiene quien conserva

Semejante regalo, tan bello, de D’s,

Como una anciana Yiddishe Mame

¡Mi Yiddishe Mame!

Una convocatoria

Historiagenda34
Nos llega una invitación de parte de la revista HistoriAgenda. Les dejamos la información por si les interesa:
 
CONVOCATORIA: HISTORIAGENDA 34 “LA CONSTRUCCIÓN DEL CIUDADANO DEL MUNDO”
La revista HistoriAgenda (ISSN 2448-489X) invita a todos los interesados a participar con artículos inéditos que analicen el tema de “La Construcción del Ciudadano del Mundo” para alguna de las siguientes secciones:
I. Dossier: 1) teoría y análisis; 2) enseñanza-aprendizaje; y 3) reseñas bibliográficas.
Para colaborar con otros temas dentro de la orientación de la revista, se puede participar en:
II. Secciones libres: 1) problemas del mundo actual; y 2) el arte en las disciplinas sociales.
Los textos que se envíen a HistoriAgenda deberán reunir las siguientes características:
• Ser inéditos.
• Tener un mínimo de cinco cuartillas y un máximo de ocho.
• Deberán contener referencias bibliográficas, hemerográficas, audiovisuales o digitales, según sea el caso.
• Las referencias se anotarán en estilo APA.
• Los artículos deberán ir acompañados de resumen en español y abstract en inglés así como de palabras clave en los dos idiomas.
• Los artículos presentados serán sometidos a dictamen. La recepción de un trabajo no implica el compromiso de publicación por parte de la revista.
Los trabajos deberán enviarse a la Secretaría de Comunicación Institucional del Colegio de Ciencias y Humanidades, UNAM a la dirección electrónica: [email protected]
• Se recibirán artículos desde la fecha de publicación de la presente y hasta el 26 de agosto de 2016.

Mesa redonda: México, lugar de encuentro de judíos y españoles

 

Ayer, miércoles 22 de junio, tuvimos la segunda de tres mesas dentro del congreso “Ciudadanía, Exilio y Deber de memoria”. En esta ocasión, participaron los Dres. Alicia Gojman, Daniela Gleizer y Antolín Sánchez Cuervo, en una mesa moderada por Graciela Fainstein Lamuedra.

De izquierda a derecha: Antolín Sánchez Cuervo, Alicia Gojman, Gabriela Fainstein y Daniela Gleizer

De izquierda a derecha: Antolín Sánchez Cuervo, Alicia Gojman, Gabriela Fainstein y Daniela Gleizer

 

La primera en tomar la palabra fue la Dra. Gojman, con la ponencia titulada El Debate de Acción Democrática Internacional acerca de la culpabilidad o no del pueblo alemán. 1943 – 1944. Al respecto, la Dra. Gojman explicó que Acción Democrática Internacional fue una organización mexicana conformada por antifascistas, sobre todo inmigrantes europeos; y que, entre sus actividades, organizó debates que más tarde se transcribían y publicaban.

La Dra. Gojman se refirió en particular a uno de los debates organizados por Acción Democrática Internacional titulado “El problema alemán”, realizado en 1943. En éste participaron representantes de organizaciones de todo México, y se le dio voz lo mismo a representantes de asociaciones pangermanistas como a intelectuales marxistas; así como exiliados de diversos orígenes. Algunos opinaban que el nacional socialismo era un problema para los mismos alemanes y otros consideraban que no se podía distinguir al pueblo del partido que había sido electo popularmente.

En todo caso, el resultado fue un amplio panorama de opiniones, muchas de las cuales aún hoy son vigentes, por lo que fue interesante conocerlas.

 

La Dra. Alicia Gojman lee su ponencia.

La Dra. Alicia Gojman lee su ponencia.

 

A continuación participó Daniela Gleizer. El tema de su disertación fue Puertas abiertas, puertas cerradas: las políticas mexicanas de asilo hacia españoles y judíos durante los 30 y 40, y sin duda se trató de una ponencia que causó controversia, ya que en ella comparó la situación de los desplazados a México por la Guerra Civil española con la de los judíos europeos que huían en esos mismos años del régimen nazi y concluyó que el trato fue completamente distinto, pese a que ahora tenemos ambos exilios idealizados.

La Dra. Gleizer abundó en los mitos que hay en la memoria colectiva con respecto a ambos exilios y concluyó que, en buena medida, la idea de que México recibió con las puertas abiertas a españoles y judíos por igual se debe a que las historias que conocemos son las de los que obtuvieron su visa, pero que queda pendiente conocer los testimonios de quienes no lo lograron.

El público se mostró muy interesado ante la ponencia de la Dra. Gleizer.

El público se mostró muy interesado ante la ponencia de la Dra. Gleizer.

 

La tercera y última participación en esta mesa fue la del Dr. Antolín Sánchez Cuervo, con el tema México y el laberinto hispano-judío. Más exilio que autores. En ésta, habló de lo poco que se conoce la obra de autores judíos del exilio español en la propia península ibérica a pesar de que el tema del exilio en sí mismo se está convirtiendo en un lugar común. Arguyó que este desconocimiento bien podría deberse a la larga tradición de antisemitismo de España, lo que hace que la presencia judía en el exilio español no sea nítida.

Afirmó, sin embargo, que el exilio republicano español debe verse como una constelación de exilios del presente y del pasado, que comienza bajo los Reyes Católicos y que es parte de la identidad de ese país.

Toma la palabra el Dr. Sánchez Cuervo.

Toma la palabra el Dr. Sánchez Cuervo.

Para terminar, mencionó el poema “Auschwitz”, de León Felipe Camino, como un ejemplo de ese exilio enriquecido por la interacción con el judaísmo.

IMG_20160622_183631

Al terminar los tres ponentes, hubo una nutrida participación del público y se invitó a la sesión del jueves 23 de junio.

El público hizo preguntas y comentarios al terminar la participación de los ponentes.

El público hizo preguntas y comentarios al terminar la participación de los ponentes.

 

(Por cierto, en esta liga pueden escuchar el poema “Auschwitz”, mencionado por el Dr. Sánchez Cuervo, leído por el propio autor, león Felipe Camino, poeta del exilio:

 

 

 

Mesa redonda: Inmigración, diáspora y exilio

De izquierda a derecha, José Antonio Zamora, Agustín Serrano y Pablo Yankelevich. De pie, Enrique Chmelnik

De izquierda a derecha, José Antonio Zamora, Agustín Serrano y Pablo Yankelevich. De pie, Enrique Chmelnik

Ayer, martes 21 de junio de 2016, tuvo lugar la primera de nuestras mesas en el marco del congreso “Ciudadanía, Exilio y Deber de memoria”. Se llevó a cabo en el vestíbulo del Centro Comunitario Nidjei Israel, sede actual del CDIJUM.

Vestíbulo del Centro Comunitario Nidjei Israel

Vestíbulo del Centro Comunitario Nidjei Israel

Se dio acceso al público a las 17:30 horas, de modo que los asistentes pudieran apreciar el hermoso vestíbulo y la exhibición temporal de libros y carteles relativos al exilio.

IMG_20160621_172932

Parte de la exhibición temporal de libros sobre el exilio

Mientras tanto, el moderador de la mesa, Agustín Serrano de Haro, y los dos ponentes, Pablo Yankelevich y José Antonio Zamora, se ponían de acuerdo con respecto a la dinámica de la actividad.

De izquierda a derecha: Pablo Yankelevich, José Antonio Zamora y Agustín Serrano

De izquierda a derecha: Pablo Yankelevich, José Antonio Zamora y Agustín Serrano

Poco después de las 18:00 horas, Enrique Chmelnik, director del CDIJUM, dio la bienvenida al público y cedió la palabra a Agustín Serrano.

Enrique Chmelnik, director del CDIJUM, dio unas palabras de bienvenida

Enrique Chmelnik, director del CDIJUM, dio unas palabras de bienvenida

El primero en tomar la palabra fue Pablo Yankelevich, para hablar acerca de las dictaduras y los exilios en América Latina. El Dr. Yankelevich comenzó explicando lo que es el exilio: la forma que adopta la vida en un estado de excepción; y reflexionó acerca de la forma en que, a lo largo de la historia, se les han dado -y revocado- derechos en diferentes naciones a los exiliados. Puso el ejemplo de Francia en 1915, cuando se revocó la ciudadanía a los residentes que hubieran nacido en naciones consideradas enemigas en ese momento. También explicó cómo los campos de concentración surgieron cuando el estado de excepción se convirtió en regla.

 

El público escuchaba con atención al Dr. Yankelevich

El público escuchaba con atención al Dr. Yankelevich

Más adelante, el Dr. Yankelevich habló de las diferencias y similitudes entre los exilios ocasionados por las dictaduras chilena, brasileña y argentina en la década de los 60 del siglo XX. Resaltó que la mayor parte de los exiliados argentinos era de clase media porque la dictadura de ese país se ensañó con sus críticos y detractores, la gran mayoría de los cuales eran, precisamente, intelectuales de clase media; mientras que los exiliados chilenos mostraban mayor heterogeneidad a causa de que el golpe de estado provocó la expulsión de gente de más sectores populares.

Parte del público que se dio cita

Parte del público que asistió

Yankelevich también abordó la necesidad de estudiar con cuidado los diversos archivos y testimonios sobre los exilios, de modo que podamos comprenderlos mejor, con todo y sus paradojas. Ilustró el caso comentando que el gobierno de Díaz Ordaz dio asilo a estudiantes de izquierda brasileños pocas semanas después de la matanza de estudiantes en Tlaltelolco, lo que a primera vista puede parecer una contradicción.

Concluyó diciendo que las memorias del exilio son diversas porque dependen del género, la edad, los antecedentes y el contexto de cada persona: que son un mosaico formados por múltiples testimonios individuales y que, mientras más memorias de éstas capturemos, mejor podremos hacernos una idea de sus implicaciones.

IMG_20160621_181712

Otro ángulo de la presentación

A continuación, el Dr. José Antonio zamora habló sobre el fenómeno migratorio y el mito dela ciudadanía. Comenzó afirmando que, durante mucho tiempo, ha habido debates con respecto a cuál debe ser el concepto de ciudadanía, y que una de las dificultad para llegar a un acuerdo está en que, cuando se piensa en “ciudadanía”, se piensa en las promesas asociadas a un derecho universal. De esta manera, la idea de ciudadanía no es compatible con la exclusión, a pesar de que, para efectos prácticos, no pasa así.

Participación del Dr. Zamora

Participación del Dr. Zamora

Uno de los obstáculos para que se otorguen derechos universales de ciudadanía es el concepto de nacionalidad, afirmó el Dr. Zamora: al no reconcoer al exiliado como parte de un estado (por no ser “de esa nacionalidad”), sus derechos son más bien concesiones y pueden ser retirados, como ha pasado en incontables ocasiones en numerosos países. Pero la nacionalidad no es el único escollo: en otros momentos, la ciudadanía ha sido condicionada por la edad, el género y hasta las posesiones de los individuos.

IMG_20160621_191921

Más adelante, el Dr. Zamora reflexionó acerca de la relación entre globalización y nacionalismo. Comentó que en algún momento se pensó que la globalización significaría un debilitamiento de los estados, pero que, paradójicamente, ha sucedido lo contrario: el nacionalismo se ha exacerbado y eso ha endurecido la postura contra la migración.

 

El público se mostró muy interesado y participativo

El público se mostró muy interesado y participativo

Luego de un interesante diálogo con el público, concluyó la mesa, alrededor de las 20:00 horas.

Los asistentes se quedaron un rato más a intercambiar opiniones entre ellos y con los ponentes

Los asistentes se quedaron un rato más a intercambiar opiniones entre ellos y con los ponentes

El día de hoy, el tema será México, lugar de encuentro de judíos y españoles, y contará con la participación de Alicia Gojman, Daniela Gleizer y Antolín Sánchez Cuervo, en una mesa moderada por Graciela Fainstein Lamuedra. ¿Gustan acompañarnos?

 

A cuatrocientos años de El Quijote

Este año se cumplen cuatrocientos de la publicación de una de las novelas más influyentes de la literatura: El ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha, y de la muerte de su autor, don Miguel de Cervantes Saavedra.

Se dice fácil pero ¿cuántos libros se han escrito y olvidado en estos cuatro siglos? Quizá la verdadera pregunta sería: ¿por qué seguimos acordándonos de Don Quijote, si los tiempos y el idioma han cambiado tanto desde entonces?

 

quijote picasso

El Quijote y Sancho en versión de Picasso

Parte de la respuesta es que hay cosas en El Quijote que permanecen, gracias a la capacidad de Cervantes de crear personajes creíbles, con lo que podemos sentirnos identificados, a pesar del tiempo transcurrido entre su época y la nuestra. Tomemos por caso al protagonista: Alonso Quijano, un “hidalgo pobre” que se vuelve loco por leer muchas historias de caballeros andantes, al grado de creerse uno. Por cierto: los hidalgos eran la parte más baja del escalafón de la aristocracia castellana. Si encima eran pobres, apenas tenían privilegios; y locos, menos.

 

Don Quijote y Sancho

Don Quijote y Sancho según Doré

Y peor si su locura consiste en “luchar por la justicia”. El equivalente actual sería que, de tanto leer cómics, el protagonista se creyera súper héroe y saliera a la calle, disfrazado de Superman o Batman: la gente que se topara con semejante personaje no pensaría “ah, mira, un súper héroe” sino “ay, un loco, que alguien lo controle”.

¿Cuántas veces no nos ha tocado ver a un idealista que es tachado de loco, o que, en su esfuerzo por hacer cosas buenas, complica más la situación? Capaz que alguna vez estuvimos nosotros en ese papel.

 

La locura de Don Quijote según Doré.

La locura de Don Quijote según Doré.

Pero además está Sancho Panza, vecino que, en la imaginación del hidalgo, se convierte en su escudero. Sancho es el perfecto contraste con Don Quijote: no sólo es cuerdo mientras que el otro está loco; además, tan práctico, simple, pícaro e iletrado es Sancho como el Quijote es idealista, complejo, inocente y culto. Seguro que, en más de una ocasión, con quien nos sentiremos identificados es con Sancho.

Y así este par recorre la Castilla de su tiempo enfrentando la visión fantástica de uno (con hechiceros y gigantes) con la mirada realista del otro (con gente común y molinos de viento), mientras el lector tiene una vista privilegiada de ambas, en aventuras llenas de sentido del humor.

 

Sancho Panza y Don Quijote en versión de Honoré Daumier.

Sancho Panza y Don Quijote en versión de Honoré Daumier.

Es una pena que al final Quijano recupere la cordura y diga que todo fue obra de su mente confundida: si no se hubiera añadido esto, el realismo en la literatura en español no sería tan cuadrado hoy en día. Pero hay que tomar en cuenta que, en los tiempos y terruños de Cervantes, la Inquisición era cosa peligrosa, y que en España y sus colonias cualquier mención a temas fantásticos podía ser considerada herejía.

Eso nos lleva a otro tema interesante: los biógrafos y estudiosos de Cervantes siguen discutiendo si era de origen judío o no. Entre los muchos puntos contenciosos destaca el hecho de que se ha descubierto que la inscripción de nacimiento, en los libros de la iglesia de Alcalá de Henares, donde se creía que nació, fue falsificada. Eso en sí mismo podría significar solamente que no nació en Alcalá pero ¿por qué ocultar el lugar de nacimiento? Se maneja la tesis de que Cervantes quería ocultar, más bien, su segundo apellido, Saavedra, común entre judíos conversos, por considerarlo no sólo un serio obstáculo profesional, sino un riesgo a su vida.

Quienes defienden que Cervantes fue judío aportan datos entresacados de El Quijote. Dicen que hay multitud de costumbres judías escondidas en sus páginas e incluso hay quien asegura haber encontrado una página del Talmud transcrita casi entera en el capítulo VI de la novela. Sin embargo, no hay pruebas concluyentes y la polémica sigue viva.

En cualquier caso, esto es interesante: que tanto tiempo después del nacimiento de Cervantes se siga discutiendo al respecto, que se siga recordando al autor y leyendo su obra, algo nos dice, más allá de sus orígenes.

 

La firma de Miguel de Cervantes Saavedra

La firma de Miguel de Cervantes Saavedra

También llama la atención la cantidad de traducciones y ediciones que hay de esta obra. Por ejemplo, existe una traducción al idish, realizada en 1950 por P. Katz, en Argentina. Podría parecer una edición tardía, pero no nos dejemos engañar por la primera impresión: en realidad, esta edición es importante en varios sentidos. Para empezar, apenas unos años antes, durante el Holocausto, los grandes centros de la cultura judía europea habían sido prácticamente aniquilados, y los sobrevivientes, sobre todo los jóvenes, se estaban alejando del idish. La editorial I.K.U.F., responsable de la publicación, manifestó con este gesto la esperanza en que lo hermoso, lo universal, puede perdurar. ¿Qué mejor forma de hacerlo, que con la obra cumbre de Cervantes?

Por cierto, en el Centro de Documentación e Investigación Judío de México hay ejemplares de la edición en idish de Don Quijote. Los invitamos a visitarnos y conocerla.

El Quijote en ídish

El Quijote en ídish

 

(Texto de Raquel Castro)