«La Casa de Atrás», el diario que todos conocemos

Por Luis Fernando Meneses

El regalo del cumpleaños número 13 de Ana Frank fue un diario, mismo que se publicó en Holanda el 25 de junio de 1947 con el título La Casa de Atrás, publicado por su padre.

En 1952, el libro fue rebautizado en Estados Unidos como El diario de una joven, pero fue rechazado por quince editoriales.

¿Cuántas versiones se conocen?

Actualmente, El diario de Ana Frank es una obra publicada en más de 70 idiomas, y se conocen cuatro versiones distintas de esta obra.

De acuerdo con una nota publicada por la BBC el 12 de junio de este año, la primera versión es el manuscrito original sin cortes; la segunda corresponde a una versión previamente revisada por Ana, ya que en 1944 supo que Gerrit Bokestein pretendía publicar cartas, diarios y documentos históricos cuando terminara la guerra, por lo que la adolescente editó su escrito cambiando, por ejemplo, los nombres de su familia y los otros habitantes del escondite; una tercera versión fue la editada por Otto Frank, padre de Ana, en 1947, en la que omitió algunos detalles que él consideró innecesarios; y la última versión fue que editó la escritora Mirjam Pressler, en la que retomó algunos de los detalles que Otto Frank había omitido.

«El diario de Ana Frank», como lo conocemos ahora, fue publicado en 1947 como «La casa de atrás».

Quinta versión del Diario de Ana Frank

Sin embargo, con motivo de la celebración de su natalicio número 90, se anunció que habrá una quinta versión del diario, misma que presentará novedades respecto a las versiones anteriores, como catorce historias breves y algunas cartas que no habían sido publicadas antes, así como ilustraciones y fotos familiares, entre otros materiales.

Las cartas, que fueron escritas entre 1936 y 1941 relatan un poco de la vida cotidiana antes de que Ana comenzara a escribir el diario, y fueron dirigidas a su abuela. Al respecto, Yves Kugelmann, miembro de la junta del Fondo Ana Frank,  menciona que la importancia de dar a conocer estas misivas es ayudar al público a entender quién era en verdad Ana Frank, pues en su diario sólo da cuenta de cómo era su vida a partir del hostigamiento nazi.

Por otro lado, aunque hay quienes dudan de la autenticidad del diario o de la autoría de Ana, existen pruebas realizadas por expertos en caligrafía que han podido comprobar su legitimidad.

En el Centro de Documentación e Investigación Judío de México contamos con varias ediciones de este famoso diario, traducido a diversos idiomas como hebreo, inglés y por supuesto, español. Además, también contamos con el libro A Ana Frank, una obra compilatoria con cartas escritas por estudiantes del Colegio Israelita de México, editado y compilado por I. L. Peretz.

Referencia:

Bernando A., (2019), 7 preguntas sobre Ana Frank, la autora del diario más famoso del mundo, que cumpliría 90 años, BBC, Brasil, recuperado de: https://www.bbc.com/mundo/noticias-48609625

Redacción, (2019) ¿Qué traerá la nueva edición del diario de Ana Frank? El Universal, México, recuperado de: https://www.eluniversal.com.mx/cultura/letras/que-traera-la-nueva-edicion-del-diario-de-ana-frank

Flood A., (2019), Unseen Anne Frank letters illuminate life before confinement, The Guardian, Reino Unido, recuperado de: https://www.theguardian.com/books/2019/may/25/unseen-anne-frank-letters-illuminate-life-before-confinement

Carlos Monsiváis: amigo de la Comunidad Judía

Por Luis Fernando Meneses

El 19 de junio de 2010, falleció el escritor mexicano Carlos Monsiváis a los 72 años de edad, debido a insuficiencia respiratoria. Hoy, a nueve años de su muerte, lo recordamos como uno de los intelectuales de nuestro país más importantes del siglo XX y como amigo de la Comunidad Judía.

‘Monsi’, como le llamaban sus amigos con cariño, fue defensor de las causas que consideraba nobles. Por ejemplo, de acuerdo con información de BBC, el periodista Jenaro Villamil, que era uno de sus amigos más cercanos, mencionó que “lo que más le molestaba era la intolerancia”.

Asimismo, a lo largo de su vida, Carlos Monsiváis demostró su preocupación por la conservación y la recuperación de la cultura popular de nuestro país, cultura que conocía a la perfección. Al respecto, gracias a que vivió la evolución de México y a lo mucho que conocía la dinámica nacional, fue considerado como uno de los mejores analistas de la sociedad mexicana.

Un poco de su trabajo…

Desde joven se dedicó a escribir en suplementos culturales y periódicos mexicanos como Novedades, El Día, Excélsior, Unomásuno, La Jornada, El Universal, Proceso, Siempre!, Nexos, Letras Libres y la Revista de la Universidad de México.

Por otro lado, fue aficionado al cine mexicano. Su conocimiento en el séptimo arte también lo llevó a dirigir el programa El cine y la crítica en Radio UNAM. También participó como actor en algunas cintas como En este pueblo no hay ladrones, Los caifanes y Un alma pura.

A lo largo de su vida, Carlos Monsiváis se encargó a guardar un gran número de objetos entre los que se encuentran libros, folletos o fotografías. De acuerdo con el Museo del Estanquillo, en el que se resguarda esta colección, en ella se puede «observar un hilo conductor que corresponde a las propias pasiones del coleccionista».

Relación con la comunidad judía

Carlos Monsiváis fraguó una gran amistad con la Comunidad Judía de México. De forma constante era invitado en algunas actividades de la comunidad; ejemplo de ello fue la presentación del libro Generaciones Judías en la década de los 90’s.

 

Un dato curioso es que el periodista cultural José Gordon lo llamó el ‘Aleph de la cultura mexicana’, ya que aleph es la primera letra del alfabeto hebreo y ,como tal, Gordon afirmaba que nadie podía entender como él a la sociedad contemporánea de México, conocimiento que siempre plasmó en sus trabajo literario.

 

Referencia:

Redacción, (2010), Muere el escritor Carlos Monsiváis, BBC, recuperado de: https://www.bbc.com/mundo/cultura_sociedad/2010/06/100619_mexico_muere_escritor_monsivais_fp

Tamayo A., (2018), ¿Quién fue? Carlos Monsiváis, Algarabía, recuperado de: https://algarabia.com/quien-fue/carlos-monsivais/

Marcos Moshinsky, físico mexicano

 Francisco Javier Acosta Martínez

Debido a la persecución de los judíos durante la época de la Rusia Imperial, el pequeño Marcos Moshinsky y su familia salieron de Kiev y, luego de residir por un tiempo en países europeos, eligieron México para continuar con su vida de forma definitiva. Esta es la historia de uno de los físicos más importantes de nuestro país en el siglo XX, misma que él contó en una entrevista de historia oral.

La familia Moshinsky salió de Rusia en 1924 y su primera parada fue Inglaterra, país en el que sólo permanecieron durante un par de meses. Posteriormente emigraron a Tel Aviv, ciudad que le dejó a Moshinsky uno de los recuerdos más amargos e importantes de su vida: un temblor que sacudió a la ciudad, algo nuevo para él, pues nunca había experimentado un movimiento telúrico.

Poco después, debido a la difícil situación económica que vivía la familia, decidieron instalarse en México. Sin embargo, su viaje resultó un poco complicado, debido a que el barco en el que viajaban se incendió y tuvieron que hacer una parada en Marsella, donde adquirieron nuevamente pases para México y finalmente llegaron al puerto de Veracruz, a bordo de un barco de la Compagnie General Trasatlantique. Posteriormente, viajaron a la Ciudad de México en tren.

Ya instalado en la capital del país, Marcos Moshinsky comenzó a estudiar en el Colegio Israelita de México, iniciando así lo que sería una educación exitosa. Moshinsky recuerda, además de los acontecimientos cotidianos de su familia, cómo fueron algunas de situaciones que se volvieron parte de la historia de nuestra nación, como el asesinato de Álvaro Obregón:

“… lo recuerdo, inclusive, el hecho éste de cómo asesinaron a Obregón, entonces pues hubo una gran  preocupación en mi familia. En todos lados, y entonces me acuerdo  que eso se comentó  y que nos preocupó…”

Pero además, dejando de un lado su papel como físico, durante su entrevista, Marcos Moshinsky creó un panorama de la situación de los judíos cuando él era joven y en especial sobre el trabajo en las fábricas, la persecución y hostigamiento por parte de los Camisas Doradas, el grupo de extrema derecha que era caracterizado por su xenofobia y su paso por la Preparatoria Nacional.

En 1938 inició la carrera de Ingeniería en Química en la Facultad de Ciencias Químicas de la UNAM; pero decidió ir a trabajar a Nueva York como obrero durante seis meses. Finalmente, en 1939 regresó a nuestro país y comenzó la carrera de Física en la Facultad de Ciencias.

En su paso por la facultad, Moshinsky recuerda haber tenido grandes profesores originarios de distintos países como España, de donde venía el profesor Blas Cabrera, a quien describe como un “hombre brillante”.

A la par del desarrollo de la Segunda Guerra Mundial en Europa, Marcos Moshinsky se tituló como Físico en 1942, aunque esperó al término del conflicto bélico para continuar sus estudios y realizar estudios de posgrado en Princeton, donde llegó a conocer al gran Albert Einstein:

“Sí lo conocí (Einstein), pero lo traté muy superficialmente, yo era un estudiante graduado y Einstein era Einstein, pero conocí a muchos de los grandes físicos que, digamos, algunos de ellos comparables con Einstein y otros que fueron grandes físicos, y a esos sí los conocí personalmente, por ejemplo, fui amigo personal,  más adelante, ya cuando me recibí y todo, de Robert Openhelmer.”

Más tarde, y luego de visitar algunas universidades europeas para continuar con sus estudios de especialización, regresó a México para ser profesor de la UNAM y después, gracias a la trayectoria con la que ya contaba, fue electo como presidente de la Sociedad Mexicana de Física en 1967.

Por otra parte, el campo de las ciencias no fue el único en el que se desenvolvió, ya que también trabajó para la prensa mexicana cuando viajó a Líbano y fue corresponsal de guerra en 1982.

Obras.

En total, la contribución de Moshinsky al campo de la Física fue tal, que publicó en total 200 artículos para revistas y cuatro libros; fue invitado a más de 100 universidades a nivel mundial a dictar conferencias y asistió a más de 100 congresos nacionales e internacionales de la disciplina.

Entre los premios que recibió destacan:

  • El Premio de la Academia de la Investigación Científica (1961)
  • Premio Elías Sourasky (1966)
  • Premio Nacional de Ciencias (1968)
  • Premio Luis Elizondo (1971)
  • Premio Príncipe de Asturias (1988)
  • Premio Houssay de la Organización de Estados Americanos (1991)

Estos son sólo algunos de los datos y anécdotas que Marcos Moshinsky relató en su entrevista de historia oral, misma que forma parte del archivo del Centro de Documentación e Investigación Judío de México y que puede consultarse en nuestras instalaciones. ¡Visítanos!

Febrero 2019

Selección de imágenes: Francisco Acosta Martínez

Para festejar el mes del amor y la amistad, les compartimos una selección de anuncios de diversos periódicos de la Comunidad Judía de México. Desde recién casados hasta quienes festejan sus bodas de oro, el común denominador es la felicidad de la vida en pareja.

Resumen FILJU2018 27 de octubre

Por Luis Fernando Meneses

Tuvimos un gran sábado en la FILJU. Te dejamos este pequeño resumen:

Cuentos mayas en la FILJU…

 

July Goldman, presentó el libro «Cuentos Mayas» en la galería de la FILJU, una serie de cuentos en los que la selva, los animales o el cielo son los protagonistas de diversas historias. 

El libro, que está totalmente ilustrado de la editorial Edelvives, es una excelente opción para que los integrantes más pequeños de la familia conozcan un poco de la flora y la fauna además de antecedentes históricos como la civilización maya.

 

 

 

 

Grandes autores desglosados…

 

Más tarde, Silvia Hamui Sutton presentó su libro «Lecturas desglosadas. Oralidad y escritura en la narrativa mexicana», un análisis e interpretación de algunos de los autores más importantes de México (y Guatemala en el caso de Augusto Monterroso) durante el siglo XX.

En total, la obra está compuesta por el análisis de 11 obras distintas de literatos mexicanos en las cuales se busca una mejor comprensión de las obras literarias.

 

 

 

 

Lilith, la voz de aquellas que permanecen en silencio…

 

Continuando con la presentación de libros, Elisa Queijeiro presentó «Las hijas de Eva y Lilith», un libro con el que pretende dar voz a todas aquellas mujeres asesinadas o violentadas.

La autora, aseguró que además de dar un mensaje de libertad e invitar al lector al no prejuicio de las mujeres, su libro trata de un estudio profundo sobre Lilith, la primera mujer de Adán.

 

 

 

 

Adiós estatus sociales, hola felicidad…

 

Más tarde, Teresa Zaga-Cohen presentó su libro «La Matchbreaker», la historia de Teresa, quien se va seis meses a Nueva York con la misión de encontrar marido. 

Durante la presentación en la que participó Fernanda Álvarez, estuvo cargada de revelaciones de la autora, ya que reveló que: «Cuando me imaginaba escribiendo el libro, sentí miedo por contarle a la gente lo crudo de esta situación de ir Nueva York a buscar marido, porque es algo real. Luego de escribirlo me sentí liberada».

Además, Zaga-Cohen terminó su participación en la FILJU mencionando que: «Yo deseo que se deje de hablar sobre quien es soltero, casado o divorciado, preferiría que todos trajéramos la etiqueta de libres y enamorados».

 

 

 

La increíble historia de Irena Sendler…

 

Tilar Mazzeo, historiadora y escritora estadounidense presentó en el auditorio de la FILJU «Los niños de Irena», que relata la historia de la maravillosa mujer que arriesgó su vida para salvar a 2500 niños del horror del Holocausto nazi.

La autora explicó que para realizar este libro, investigó a fondo al personaje, además de que tuvo la oportunidad de entrevistar a un buen número de niños a los que Sendler salvó.

Además, Tilar J. Mazzeo explicó que un trabajo de tal magnitud no pudo haber sido realizado por una sola persona e inclusive, que después de terminada la Segunda Guerra Mundial, Irena dio a conocer una lista con el nombre de todas las personas que la ayudaron con esta increíble labor.

 

 

 

Resumen del 23 de octubre en la FILJU

Por Luis Fernando Meneses

¡El día de ayer hubo de todo en la FILJU! Pero antes de platicarte el resumen, una invitación: el CDIJUM y la FILJU te esperan el próximo viernes a las 18:00 horas en el auditorio, donde se presentará el performance Componiendo un corazón y otras historias de inmigración judía, obra que presenta historias de inmigrantes judíos que llegaron a Florida provenientes de Alemania, Rusia y Palestina, y que es compuesta a partir de documentos y fotografías del archivo de la Biblioteca Judaica de Isser y Rae Price, en la Universidad de Florida. ¡No te la pierdas! (Bueno, no te pierdas ni esta ni las otras actividades que la FILJU tiene para ti). Asiste con toda la familia.

 

Visitas desde temprano…

Las actividades comenzaron desde la mañana, pues estudiantes de secundaria del Colegio Israelita de México (también conocido como la Idishe Schul) se dieron cita en en la Librería Rosario Castellanos del Fondo de Cultura Económica, donde Enrique Chmelnik, director del CDIJUM y de la FILJU, ofreció una breve plática sobre la historia de la comunidad judía del México.

Más tarde, los jóvenes fueron recibidos en la nueva sede del Centro de Documentación, ubicada en la calle de Córdoba 238, donde tuvieron una visita guiada por las instalaciones.

 

 

 

Los bundistas de México…

En la galería del Centro Cultural Bella Época, Tamara Gleason Freidberg presentó Di Shvue, los bundistas en México y su participación en la comunidad judía. En la conferencia, en la que ademá, participaron Alicia Gojman, Mauricio Pilatowsky, Talia Margolis y el hijo de Ruby Aizen en representación suya, la autora habló un poco sobre la contribución de este grupo de judíos en el país.

 

 

 

 

 

 

Carlos Alazraki en la FILJU…

El conductor de televisión y publicista Carlos Alazraki compartió con los asistentes qué está leyendo y qué leyó de joven. En la divertida charla, Alazraki compartió que durante sus estudios universitarios leyó obras de autores como Gabriel García Márquez, Mario Vargas Llosa y Julio Cortázar, mismas que hicieron que naciera en él amor por la lectura.

 

 

 

 

 

Fue miércoles y la FILJU lo supo…

 

El jazán Meir Mendelson y el rabino Moisés Chicurel respondieron todas las dudas en torno al sexo (desde la perspectiva del judaísmo) de las personas que se dieron cita en el auditorio. Entre otros temas, se habló sobre la masturbación, los juguetes eróticos, la homosexualidad y los métodos anticonceptivos.

Junio, 2018

Personalidades de la política, la farándula y la cultura

Selección de fotos y texto: Raquel Castro.

Este mes les compartimos algunas imágenes de nuestra fototeca en las que aparecen personajes famosos de la política, la cultura y el espectáculo. Algunos están en reuniones privadas y otros en  diversas actividades organizadas por instituciones de la Comunidad Judía de México; y hay en las imágenes tanto miembros de esta Comunidad como otros ajenos a ella. ¿A quiénes ubican?

Un día como hoy, hace cincuenta años…

Les compartimos la primera plana del periódico Der Weg (El camino), que fue el primer periódico en idish que se publicó en México. Por cierto, el CDIJUM cuenta con ejemplares de éste y otros diarios de la comunidad judía de México (y de otros países) en su hemeroteca.

(Selección de imagen: Francisco Javier Acosta)

Especial: 50 años de la Guerra de los Seis Días – Día 2

Seis días de apuesta (segunda parte)

Diana Orozco

(Continúa desde aquí)

1967

A pesar de que habían pasado casi 10 años de relativa calma después de la Crisis de Suez, las tensiones en las fronteras fueron aumentando en 1966 e inicios de 1967. Para mayo de 1967, Egipto pidió el retiro de las Fuerzas de Emergencia de las Naciones Unidas (UNEF, por sus siglas en inglés) del Sinaí, ubicadas desde el fin de la crisis de Suez en 1957. Días después, un despliegue militar egipcio se situó en la frontera con Israel, incluida la franja de Gaza, y bloqueó los estrechos de Tirán, vía de acceso al golfo de Aqaba, donde Israel tenía su principal Puerto Mercantil. Esto provocó un cerco económico al prohibir la circulación de buques israelíes y navíos de otras nacionalidades con mercancías en destino a Israel, así como un aislamiento comercial con el océano Índico. Siria, Egipto y Jordania firmaron un pacto contra Israel y, más tarde, se unió Irak a la coalición.

Algunos autores comentan que Israel actuó en defensa propia ante la amenaza que representaba el retiro de tropas de Naciones Unidas y la presencia de las fuerzas armadas egipcias en las fronteras; además de que no tenía la seguridad de que Estados Unidos impulsara una garantía internacional que evitara el conflicto, así que debían actuar rápido para garantizar su supervivencia. Otros estudiosos del conflicto sostienen que Israel inició el ataque pues deseaba territorios (sobre todo Damasco) y recursos de sus vecinos, alegando una cuestión de seguridad. En lo que todos coinciden es que el conflicto era inminente, independientemente del motivo.

No sólo territorios

En esta guerra, los países en conflicto no sólo se jugaban territorios: también bienes materiales de gran valor, como su equipo bélico. Egipto entró a la guerra armado con material soviético y británico, algunos excedentes de las dos Guerras Mundiales, 160000 hombres, 1200 carros de combate, más de un millar de transportes blindados de personal BTR, carros T-34/85 e IS-3. La mitad de sus vehículos eran T-54 y T-55, aproximadamente cien shermans estadounidenses y centuriones británicos. También contaba con más de 1000 piezas de artillería soviética. La marina egipcia era la más fuerte de todas las que participaron, pero no fue de gran utilidad pues las batallas se libraron en su mayoría por tierra y aire. La fuerza aérea contaba con unos 200 cazas MIG, unos 100 bombarderos y cargabombarderos. Las divisiones de infantería constaban de tres brigadas de fusileros, acompañadas de batallones de anticarro, de carros o de cazatanques.

Jordania contaba con 55000 hombres, unos 200 vehículos blindados M8-patrons y centuriones de procedencia angloamericana y una fuerza aérea obsoleta reducida a unas 20 unidades. Siria tenía aproximadamente 70000 hombres, 200 carros de combate, 30 panzer IV y 120 cazas MIG. Por su parte, Irak contaba con unos 20000 soldados, 50 aviones y un centenar de tanques.

Soldados israelíes en el Muro de los Lamentos, 1967

El Ejército de Israel estaba conformado por unos 300000 hombres, entre ellos 70000 reservistas aproximadamente, los cuales dejaban sus empleos para servir de apoyo a las Fuerzas de Defensa Israelí ya existentes. Todos ellos estaban armados con fusiles de asalto belgas FAL, subfusiles UZI, 250 centuriones británicos, 200 pattons americanos, 200 shermans, 150 cazacarros franceses, 200 piezas de artillería autopropulsada, y trasportes blindados como semiorugas M-3 y orugas M-113 y 450 aviones, entre ellos cazas Mirage franceses. También contaba con refugios antiaéreos con un valor de 30 mdd que habían sido construidos hacia 1956.

Con todo este arsenal estas naciones se lanzaron a un conflicto armado que duraría únicamente seis días. Al finalizar la crisis, Israel había perdido 26 aviones, 61 tanques y 679 vidas humanas. Por su parte, las pérdidas de los países árabes se calculan en 441 aviones, 970 tanques y 15000 vidas humanas. Si bien Líbano, Arabia Saudí e Irak no tuvieron pérdidas territoriales, sí perdieron parte de las tropas enviadas a la zona de guerra.

El «precio» de la «paz»

Al final de estos seis días, Israel además de ganar los territorios de los Altos del Golán, Cisjordania (incluida Jerusalén Oriental), la Franja de Gaza y la península del Sinaí, obtuvo dominio sobre el canal de Suez y la región occidental del Río Jordán. Con ello, lo que antes era un pequeño y vulnerable estado, era ahora un país fortalecido, con un mapa político favorable a sus necesidades de seguridad, puesto que ya no necesitaría realizar ataques preventivos para garantizarla. Además, ahora contaba con los ingresos provenientes del turismo de los Lugares Santos, recursos hídricos y una autosuficiencia petrolífera que potenciarían su crecimiento económico, cosas que naturalmente perdieron Jordania, Líbano y Egipto.

No todo sería favorable a Israel: otra consecuencia de la guerra fue que, en el plano político, perdió la imagen de un país en lucha por su supervivencia y la opinión pública internacional comenzó a verlo como un país agresor y expansionista, lo que trajo consigo nuevas complicaciones militares, sociales y económicas, tanto en sus relaciones internacionales como al interior del país.

Enciclopedia Judaica Castellana: obra de referencia que sigue vigente

Francisco Javier Acosta Martínez

A pesar de los años transcurridos desde su primera edición, la Enciclopedia Judaica Castellana es uno de los libros más consultados en el Centro de Documentación e Investigación Judío de México. En 1950, los periódicos de los distintos sectores de la Comunidad Judía de México dieron a conocer la realización de esta obra y destacaron sobre todo el nivel de investigación y seriedad en el proceso de la obra. Un ejemplo que lo ilustra es este editorial de la revista Kol Haam de agosto – septiembre de ese año: “La enciclopedia se halla enriquecida con abundante material referente a la historia de nuestro pueblo desde sus orígenes más remotos hasta la fecha.” El resto del artículo habla de la importancia de los temas relacionados con México (comercio, sociedad y cultura) que aborda la enciclopedia.

En el prólogo de la Enciclopedia, Eduardo Weinfeld menciona las necesidades de su obra, las dificultades que se tuvieron al unir la historia de todos los sectores y los métodos que utilizaron en la elaboración de la misma: “Los que hemos colaborado en esta empresa nos damos perfecta cuenta de nuestras limitaciones, de nuestras  insuficiencias y de lo lejos que hemos quedado de la realización del programa que no habíamos trazado… la convicción de que estábamos haciendo una obra realmente útil y nueva nunca nos abandonó.”

La Enciclopedia sigue siendo importante por sus fuentes y por estar escrita en español. Ello la hace más fácil de consultar y la pone al alcance de un público más amplio. De hecho, debido a su contenido y su facilidad de manejo, ha servido de apoyo para investigaciones, tesis y artículos que han salido de nuestra sede. Sin duda, es una de las bases más importantes para realizar algún estudio histórico, sociológico y antropológico del pueblo judío.