Entradas

La situación de los judíos de Irak hace 50 años

Por Francisco Javier Acosta Martínez

 El pasado 27 de enero se cumplió medio siglo de la ejecución de 14 personas en la plaza de Bagdad, Irak, de las cuales nueve eran judías y las cinco restantes iraquíes. Estas personas fueron acusadas de actividades sionistas -en específico, de espionaje para Israel-.

Sin embargo, se sabe que el acoso en contra de judíos en dicho país no era reciente, ya que el gobierno presionaba de distintas formas a los casi 5000 judíos que no emigraron hacia Israel luego de su fundación en 1948.

En México, dicha situación fue dada a conocer en el periódico Prensa Israelita en su publicación del 1 de febrero de 1969:

 

Abraham Darom, embajador de Israel en México durante esa época, condenó los actos cometidos por el gobierno de Bagdad, rechazó la política que tomó el gobierno norteamericano y criticó la nula condena por parte de otros gobiernos en torno a las 14 ejecuciones.

Asimismo, Darom mencionó que desde la creación de Israel, los judíos que radicaban en zonas árabes habían sufrido persecuciones y actos represivos, situación que se agravó luego de la Guerra de los Seis Días (1967). Finalmente, agregó que el silencio había causado que se cometieran actos de violencia y persecuciones en el mundo, haciendo mención al Holocausto.

Por su parte, la comunidad Judía de México, a través del Comité Central Israelita de México, se manifestó al respecto de dicha situación y convocó a mítines en contra de los actos sucedidos en Irak. Entre los organizadores se encontraban Gregorio Shapiro e I. Z. Berebichez, respectivamente presidente y secretario del Comité Central. Tal como se puede ver en este recorte de periódico, se convocaba a la reunión el 2 de febrero en el Centro Deportivo Israelita a las 12:00 horas. El mensaje del anuncio dice:

 

“El Comité Central Israelita de México, en representación del judaísmo mexicano, desea a través de usted hacer llegar a la Organización de Naciones Unidas su más profunda y enérgica protesta por los crímenes cometidos por el gobierno de Irak, ajusticiando a 14 personas inocentes bajo la burda acusación de ser espías.”

 

El columnista Manuel Levinsky se sumó a esta serie de protestas con un artículo titulado: Un circo repugnante y macabro. En su texto acusó al General Ahmed Hassan el-Bakr como responsable de los 14 asesinatos; señaló que los niños que se encontraban en la plaza fueron obligados a presenciar las ejecuciones, violando sus derechos; agregó que el Papa se sumó a la protesta y declaró que las prácticas del gobierno iraquí no tenían nada que ver con los espionajes, sino con actos antisemitas.

La editorial de Prensa Israelita también comentó los actos y los calificó como una «quema de brujas» en Irak, argumentando que se veía como culpables a los judíos por las derrotas de los países árabes ante Israel, dejando entrevisto que una vez más las minorías son ‘el chivo expiatorio’ de los fracasos militares, como fue el caso de Alemania después de la Primera Guerra Mundial.

Posterior al 27 de enero de 1969, el Estado de Israel comenzó a llevar a cabo una serie de acciones para rescatar a las comunidades judías que se encontraban en el resto de Medio Oriente debido al miedo de que corrieran la misma suerte que los nueve judíos asesinados en manos del gobierno de Bagdad.

Resistencia en México durante la Shoah: el Mitin de Bellas Artes

Francisco Javier Acosta Martínez

La Shoah, también conocida como el Holocausto, fue la agresión más violenta del siglo XX en contra de la comunidad judía del mundo, en especial en contra de los judíos ashkenazí que se encontraban en el centro y el este de Europa.

En México, desde 1938 existía una institución que representaba a la comunidad judía del país: el Comité Central Israelita de México, que intentó -a través de mítines, reuniones y otros eventos- recolectar fondos de ayuda y hacer visible la situación en Europa.

Una de las acciones de Comité Central fue el gran mitin de Bellas Artes. El 29 abril de 1944, los periódicos mexicanos en idioma ídish convocaron a la comunidad judía a reunirse al siguiente día, sábado 30, a las 8:30, en el Palacio de Bellas Artes, con el fin de realizar una protesta en contra del antisemitismo nazi y celebrar, además, el aniversario del levantamiento del Gueto de Varsovia. Aunque también hubo otros carteles como éste:

 

Agrupaciones como la Asociación Acción Democrática Nacional, que se pronunciaba en contra del movimiento nazi-fascista, o la Organización Sionista, cuyo objetivo se concentraba en la creación del Estado de Israel, formaban parte del grupo organizador del mitin. Entre las personalidades convocantes estuvieron Gonzalo Báez-Camargo, mejor conocido como Pedro Gringoire, considerado el primer hebraísta de México, catedrático y normalista, y Raúl Cordero Amador, académico oriundo de Costa Rica y nacionalizado mexicano en 1930.

El acontecimiento fue una de las acciones emprendidas por judíos y no judíos de México para manifestarse en contra del fascismo, y como símbolo de resistencia ante la Shoah.

El Centro de Documentación e Investigación Judío de México (CDIJUM) resguarda uno de los carteles más emblemáticos de aquel mitin, que recordamos en el marco del Día Internacional de Conmemoración en Memoria de las Víctimas del Holocausto, efeméride designada por la UNESCO desde 2005.

Vitral 17

Vitral 16

Vitral 15

Vitral 14

¡Feliz aniversario al Comité Central!

El 9 de noviembre de 1938, es decir, hace exactamente 79 años, se firmó la primer acta del Comité Central de la Comunidad Judía de México. Este acto coronó los esfuerzos sostenidos de crear una representación judía en la Ciudad de México, propuesta surgida en 1927 (¡hace noventa años!).

El acta, que se encuentra en el archivo del CDIJUM, dice a la letra:

Acta no. 1. Junta celebrada el día 9 de noviembre de 1938, a la que asisten los representantes de veintisiete sociedades de todas las Colonias Israelitas en México, y algunas personas más, invitadas por la Comisión Organizadora.
Todos los representantes en esta asamblea están de acuerdo en formar un «Comité Central» de todas las Colonias Israelitas en México, uyo acuerdo es aprobado por mayoría de votos.
Este Comité queda integrado por las siguientes personas:
Wolfovich, Jacobo Leandau, Gregorio Shapiro, León Bejar, P. Lisker, M. Corona, Víctor Mitram, Jacobo Katz, Teófilo Sacal, Y. Dabali, Kaiser, León Souracky, Dr. Frenk, Y. Warman, Alejandro Walerstein, L. Jorge Knopfler, Kalach, G. Shimanovich, Sam Rosen, Jacobo Glantz y Sam Wishnak. Después de tomar dicho acuerdo, se ciera la sesión.

Como dato curioso, el mismo 9 de noviembre de 1938, en Alemania, acaeció la Noche de los Cristales Rotos, acción con la que inició el horror nazi y de la que pueden leer en esta liga: http://www.yadvashem.mx/la-noche-de-los-cristales-rotos.html.

Por cierto, en esta liga puede consultarse el inventario de los archivos del Comité Central resguardados por el CDIJUM: https://cdijum.mx/acervos/inventarios/comite-central/

(Si detectan ustedes que alguno de los nombres no está bien transcrito, les agradeceremos nos lo informen para corregirlo).

 

Texto: Raquel Castro, con información de Francisco Javier Acosta