Entradas

Naftali Herz Imber: la esencia musical del sionismo

Por Luis Fernando Meneses

Israel es un Estado joven. El 14 de mayo de 1948 las tropas británicas abandonaron en su totalidad Palestina y los judíos radicados ahí, encabezados por David Ben-Gurión, declararon la fundación del país y se adoptó extraoficialmente como himno de la nueva nación Hatikva, una canción basada en el poema Tikvateinu, escrito por Naftali Herz Imber, quien falleció un día como hoy pero de 1909.

Naftali Herz Imber nació el 17 de diciembre de 1856 en Złoczów, actualmente parte de Ucrania (y en ese entonces del Imperio austrohúngaro). Desde niño mostró grandes dotes para la escritura, a tal grado que a la edad de 10 años ya era autor de varios poemas y años más tarde fue premiado por  el emperador austrohúngaro Francisco José por su poesía.

En 1882, luego de viajar por Europa, se mudó a la Palestina otomana y trabajó como secretario de Sir Laurence Oliphant. Cuatro años más tarde publicó su primer libro, que fue escrito en hebreo: Estrella de la mañana (יברקא – Barkai). Dentro de esta colección de poemas estaba Tikvateinu (“Nuestra esperanza”). En 1887 regresó a Europa y se estableció en Inglaterra por un tiempo, antes de viajar a la India y a los Estados Unidos, donde murió.

Sin embargo, la memoria de Herz Imber perduró gracias a su poesía: al año siguiente de su muerte, el arreglista de origen rumano Samuel Cohen le puso música a Tikvateinu con base en una melodía folclórica de su tierra (que a su vez se basaba en una antigua composición italiana). Y  diez años después del fallecimiento de Imber, en 1897, la pieza, ya con el título de Hatikva, fue elegida como el himno oficial del sionismo durante el primer congreso sionista realizado en Basilea, Suiza. Dicha reunión, que convocó a judíos de todo el mundo, tenía por objetivo regresar a Eretz Israel para fundar ahí una nación libre e independiente; pero tuvieron que pasar 51 años desde entonces para que, en 1948, la fundación del Estado de Israel como nación independiente fuera una realidad.

Aquí te dejamos un video con una conmovedora versión de Hatikva:

 

A 45 años de la Guerra de Yom Kippur

Luis Fernando Meneses

Un día como hoy, pero de 1973, comenzó un conflicto armado entre Israel por un lado y Egipto y Siria por el otro; el cual se conoce con el nombre de Guerra de Yom Kippur debido a que, en aquel año, dicha celebración judía fue celebrada en este día del calendario gregoriano.

La guerra de Yom Kippur fue provocada por dos factores principales: el fracaso en la resolución de los problemas derivados de la Guerra de los Seis Días (1967) y el ataque de parte de Siria y Egipto en contra de Israel el 6 de octubre de ese mismo año.

El contraataque israelí comenzó el 10 de octubre, fecha para la cual tanto la URSS como los Estados Unidos habían enviado ayuda a Egipto e Israel respectivamente (hay que recordar que dicha guerra se desarrolló de la Guerra Fría y el país norteamericano no quería la victoria de los egipcios por ser aliados de la Unión Soviética).

Las hostilidades duraron 19 días: el 25 de octubre se dieron por terminados los actos violentos luego de que la ONU solicitara un alto al fuego de forma inmediata. El saldo estimado de muertos tras el enfrentamiento fue de 15000 personas (8500 árabes y 6000 israelíes).

De alguna manera, el resultado fue favorable para ambas partes: Egipto recuperó la península de Sinaí y, por otro lado, dicha nación –el país árabe más grande-, a su vez reconoció la existencia del Estado de Israel. En 1979, ambos países firmaron un acuerdo de paz.

León Felipe, a 50 años de su partida

Por Francisco Javier Acosta Martínez

Hace 50 años el mundo perdía a uno de los grandes poetas españoles, quien fuera altamente reconocido por sus obras en contra del totalitarismo y por su apoyo en las ideas de los republicanos durante la Guerra Civil Española: Felipe Camino Galicia de la Rosa, mejor conocido como León Felipe.

Al enterarse de su deceso, el 18 de septiembre de 1968, la presa judía de México dedicó algunas líneas al escritor -uno de los más queridos por la comunidad judía dentro y fuera de nuestro país. Por ejemplo, Prensa Israelita habló de él como un símbolo de lucha ante la situación del mundo:

Ha muerto León Felipe y con él uno de los luchadores por la justicia, de los que tan necesitados esta nuestro mundo. El hombre que en su épico poema La Insignia, presenciados los horrores y atrocidades que se presentaron en España, durante la sangrienta Guerra Civil, condena precisamente lo que no a nombre de insignias, lemas muchas veces huecos y líneas dogmáticas de conducta, desvirtúa la fuente y raíz del ideal por el que se combate. (Kreonghold, 1968, p.5).

En el desarrollo del artículo, León Felipe es sujeto de honores y elogios y, además, se menciona el bosque plantado en Israel que lleva su nombre, un regalo de Kerem Kayemeth LeIsrael en 1967.

Aunque León Felipe no pudo asistir a la inauguración, cuando le fue entregado su bosque de manera simbólica por el embajador de Israel en México, ofreció un discurso, parte del cual te compartimos a continuación:

Israel […] yo soy español. Todos lo sabéis. No soy judío. No nací en Israel. Todos lo sabéis también. Pero soy amigo, hermano de Israel desde que nací. Y lo voy a seguir siendo hasta que me muera […] porque la tierra de Israel es tan mía como la misma tierra en que transcurrió mi infancia.

[…]Yo soy un cristiano judío […]  ¿Me queréis así? ¿Me reconocéis como hermano? […]Pues acepto el bosque. Mi bosque. Y acepto mi tumba también ¡Quiero que me entierren en mi bosque! […] Israel tienes la mejor colección de lágrimas del mundo. (León Felipe, 1967)

Es probable que esta gran amistad entre el poeta y la comunidad judía haya crecido luego de la publicación de su poema “Auschwitz”, del que les dejamos también un fragmento:

“A todos los judíos del mundo,
mis amigos, mis hermanos”

[…]

Ya sé que Dante toca muy bien el violín…
¡Oh, el gran virtuoso!
Pero que no pretenda ahora
con sus tercetos maravillosos
y sus endecasílabos perfectos
asustar a ese niño judío
que está ahí, desgajado de sus padres…
Y solo.
¡Solo!
aguardando su turno
en los hornos crematorios de Auschwitz.
Dante… tú bajaste a los infiernos
con Virgilio de la mano
y aquello vuestro de la Divina Comedia
fue una aventura divertida
de música y turismo.
Esto es otra cosa… otra cosa…
¿Cómo te explicaré?
¡Si no tienes imaginación!
… no tienes imaginación,
Acuérdate que en tu «Infierno»
no hay un niño siquiera…
Y ese que ves ahí…
está solo.

[…]

Volviendo a septiembre de 1968, Prensa Israelita no fue el único medio que dedicó espacio a la noticia de la muerte de León Felipe; el periódico en idish Di Shtime realizó una traducción de tres de sus obras al idish (“Perdón”, “La carne se hizo luz” y “Me voy”) y los publicó el 18 de septiembre de 1968 en forma de homenaje.

A medio siglo de su muerte, seguimos recordamos al poeta español, gran amigo de la comunidad judía.

A 46 años de la masacre de Múnich

Luis Fernando Meneses

Es común que durante eventos deportivos de gran magnitud como el Mundial de futbol o los Juegos Olímpicos, las sedes organizadoras procuren una máxima seguridad antes, durante e incluso después del tiempo de competencias, sin embargo, no siempre fue así.

El 5 de septiembre de 1972, durante las Olimpiadas de Múnich, ocho terroristas palestinos ingresaron a la villa olímpica cargados con armas de fuego y granadas para tomar como rehenes y posteriormente asesinar a 11 de los atletas que conformaban la delegación de Israel en la competencia deportiva.

Los hechos ocurrieron alrededor de las 4 de la madrugada, cuando los extremistas de la facción palestina Septiembre Negro ingresaron a las instalaciones donde descansaban los atletas. Alemania, tras el término de la Segunda Guerra Mundial, intentaba dar al mundo una cara de armonía, amistad y paz, por lo que no preparó un gran dispositivo de seguridad para el evento.

El primer asesinado fue Moshé Weinberg, entrenador de lucha libre, mientras que 11 miembros más de la delegación fueron tomados como rehenes y más tarde fueron asesinados 10 tras un intento fallido de la policía alemana de rescatarlos en el aeropuerto de Frankfurt.

Los atletas que murieron a manos de los miembros de Septiembre Negro fueron: Eliezer Halfin Mark Slavin, David Berger, Zeev Friedman, Amitzur Shapira, André Spitzer, Kehat Shur, Jacobo Springer, Yosef Gottenfreud, Moshé Weingberg y Yosef Romano.

En el CDIJUM, conservamos algunos periódicos que documentaron dicho atentado como el Prensa Israelita del 8 de septiembre de 1972. En la primera plana se encuentra la declaración del Embajador Shlomo Argov (embajador israelí en el Reino Unido) en torno a la masacre y una fotografía de la delegación de Israel en la inauguración de los Juegos Olímpicos acompañada de un pequeño texto.

Sin duda, el recuerdo es esta masacre será recordada en cada justa olímpica como uno de los ataques terroristas más conocidos del siglo XX.

 

Fotografía: Enlace Judío.

Día Nacional del Bombero

Luis Fernando Meneses

Hoy se celebra el día Nacional del Bombero en México, a consecuencia de que el 22 de agosto de 1873 fue creado el primer cuerpo de bomberos del país, en el puerto de Veracruz. A nivel internacional no hay un día en honor a esta profesión (aunque el 4 de mayo se celebra el día del Bombero Forestal); sin embargo, el trabajo de aquellos que se dedican a esta profesión es celebrado en distintos días en algunos países.

Bomberos judíos en América

En Chile, por ejemplo, el día del bombero se celebra el 30 de junio. Por cierto, en esta nación sudamericana existe un cuerpo de bomberos conformado únicamente por judíos. Esta corporación, cuyo nombre es Bomba Israel, existe desde hace ya 64 años y se encuentra en la comuna de Ñuñoa, perteneciente a la ciudad de Santiago. La fundación de dicho cuerpo de bomberos se remonta a 1954, cuando un grupo de voluntarios decidió formar esta organización como respuesta a la creciente demanda de un cuerpo de bomberos en  dicha localidad, pues la comunidad judía de la ciudad era cada vez más numerosa y las otras corporaciones de bomberos estaban un poco lejos de este sitio.

Los principios fundamentales de la organización, son: la solidaridad, tolerancia, respeto y no hacer distinción alguna frente a religión, condición social, ideología o raza. Uno de sus aportes al país ha sido la creación de una Brigada Juvenil en la que se instruye a jóvenes para que, en el futuro, sean bomberos. La corporación trabaja en preparar a los aspirantes en formación de la mejor forma posible, e incluso, en algunas ocasiones, se les envía a tomar cursos en distintas partes del mundo.

Bomberos, rescatistas de tesoros

Como sabemos, la misión de los bomberos es el de rescate de vidas humanas en incidentes principalmente relacionados con el fuego; sin embargo, un cuerpo de bomberos israelí, arriesgó su vida además por objetos sagrados para la comunidad judía.

Esta historia ocurrió el 1 de enero de 2018 y de acuerdo a información de ©EnlaceJudíoMéxico, el incendio comenzó debido a una falla de energía eléctrica en una sinagoga de la ciudad de Nahariya. Cinco bomberos acudieron al lugar de la emergencia y a la par de combatir el fuego y atender a una persona de 69 años que presentó heridas leves, rescataron varios rollos de Torá y otros objetos sagrados. De acuerdo con los reportes posteriores al siniestro, el incendio comenzó en la mañana y fue originado por una falla en uno de los sistemas de aire acondicionado del lugar.

Sin importar que exista o no un día a nivel mundial que  honre a los bomberos, queremos resaltar la importancia de las personas que se desempeñan como tal en todas las naciones del mundo, ya que su labor salva vidas y, en algunas ocasiones, salva historia.

Referencia:

Fotografía: Enlace Judío.
Enlace Judío, (2018), Bomberos logran rescatar rollos de Torá de incendio en sinagoga de Israel, México, recuperado de: https://www.enlacejudio.com/2018/01/01/bomberos-rescatar-tora-sinagoga/.
Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial, (2017), Día del Bombero en México, Gobierno Federal, México, recuperado de: https://www.gob.mx/impi/articulos/dia-del-bombero-en-mexico.
Bomba de Israel, (2014), Historia de la bomba Israel, Bomba Israel, Chile, recuperado de: http://www.bombaisrael.cl/dia-nacional-del-bombero-voluntario/.

Especial: 50 años de la Guerra de los Seis Días – Día 2

Seis días de apuesta (segunda parte)

Diana Orozco

(Continúa desde aquí)

1967

A pesar de que habían pasado casi 10 años de relativa calma después de la Crisis de Suez, las tensiones en las fronteras fueron aumentando en 1966 e inicios de 1967. Para mayo de 1967, Egipto pidió el retiro de las Fuerzas de Emergencia de las Naciones Unidas (UNEF, por sus siglas en inglés) del Sinaí, ubicadas desde el fin de la crisis de Suez en 1957. Días después, un despliegue militar egipcio se situó en la frontera con Israel, incluida la franja de Gaza, y bloqueó los estrechos de Tirán, vía de acceso al golfo de Aqaba, donde Israel tenía su principal Puerto Mercantil. Esto provocó un cerco económico al prohibir la circulación de buques israelíes y navíos de otras nacionalidades con mercancías en destino a Israel, así como un aislamiento comercial con el océano Índico. Siria, Egipto y Jordania firmaron un pacto contra Israel y, más tarde, se unió Irak a la coalición.

Algunos autores comentan que Israel actuó en defensa propia ante la amenaza que representaba el retiro de tropas de Naciones Unidas y la presencia de las fuerzas armadas egipcias en las fronteras; además de que no tenía la seguridad de que Estados Unidos impulsara una garantía internacional que evitara el conflicto, así que debían actuar rápido para garantizar su supervivencia. Otros estudiosos del conflicto sostienen que Israel inició el ataque pues deseaba territorios (sobre todo Damasco) y recursos de sus vecinos, alegando una cuestión de seguridad. En lo que todos coinciden es que el conflicto era inminente, independientemente del motivo.

No sólo territorios

En esta guerra, los países en conflicto no sólo se jugaban territorios: también bienes materiales de gran valor, como su equipo bélico. Egipto entró a la guerra armado con material soviético y británico, algunos excedentes de las dos Guerras Mundiales, 160000 hombres, 1200 carros de combate, más de un millar de transportes blindados de personal BTR, carros T-34/85 e IS-3. La mitad de sus vehículos eran T-54 y T-55, aproximadamente cien shermans estadounidenses y centuriones británicos. También contaba con más de 1000 piezas de artillería soviética. La marina egipcia era la más fuerte de todas las que participaron, pero no fue de gran utilidad pues las batallas se libraron en su mayoría por tierra y aire. La fuerza aérea contaba con unos 200 cazas MIG, unos 100 bombarderos y cargabombarderos. Las divisiones de infantería constaban de tres brigadas de fusileros, acompañadas de batallones de anticarro, de carros o de cazatanques.

Jordania contaba con 55000 hombres, unos 200 vehículos blindados M8-patrons y centuriones de procedencia angloamericana y una fuerza aérea obsoleta reducida a unas 20 unidades. Siria tenía aproximadamente 70000 hombres, 200 carros de combate, 30 panzer IV y 120 cazas MIG. Por su parte, Irak contaba con unos 20000 soldados, 50 aviones y un centenar de tanques.

Soldados israelíes en el Muro de los Lamentos, 1967

El Ejército de Israel estaba conformado por unos 300000 hombres, entre ellos 70000 reservistas aproximadamente, los cuales dejaban sus empleos para servir de apoyo a las Fuerzas de Defensa Israelí ya existentes. Todos ellos estaban armados con fusiles de asalto belgas FAL, subfusiles UZI, 250 centuriones británicos, 200 pattons americanos, 200 shermans, 150 cazacarros franceses, 200 piezas de artillería autopropulsada, y trasportes blindados como semiorugas M-3 y orugas M-113 y 450 aviones, entre ellos cazas Mirage franceses. También contaba con refugios antiaéreos con un valor de 30 mdd que habían sido construidos hacia 1956.

Con todo este arsenal estas naciones se lanzaron a un conflicto armado que duraría únicamente seis días. Al finalizar la crisis, Israel había perdido 26 aviones, 61 tanques y 679 vidas humanas. Por su parte, las pérdidas de los países árabes se calculan en 441 aviones, 970 tanques y 15000 vidas humanas. Si bien Líbano, Arabia Saudí e Irak no tuvieron pérdidas territoriales, sí perdieron parte de las tropas enviadas a la zona de guerra.

El “precio” de la “paz”

Al final de estos seis días, Israel además de ganar los territorios de los Altos del Golán, Cisjordania (incluida Jerusalén Oriental), la Franja de Gaza y la península del Sinaí, obtuvo dominio sobre el canal de Suez y la región occidental del Río Jordán. Con ello, lo que antes era un pequeño y vulnerable estado, era ahora un país fortalecido, con un mapa político favorable a sus necesidades de seguridad, puesto que ya no necesitaría realizar ataques preventivos para garantizarla. Además, ahora contaba con los ingresos provenientes del turismo de los Lugares Santos, recursos hídricos y una autosuficiencia petrolífera que potenciarían su crecimiento económico, cosas que naturalmente perdieron Jordania, Líbano y Egipto.

No todo sería favorable a Israel: otra consecuencia de la guerra fue que, en el plano político, perdió la imagen de un país en lucha por su supervivencia y la opinión pública internacional comenzó a verlo como un país agresor y expansionista, lo que trajo consigo nuevas complicaciones militares, sociales y económicas, tanto en sus relaciones internacionales como al interior del país.

Especial: 50 años de la Guerra de los Seis Días – Día 1

Seis días de apuesta

Una visión económica de la Guerra de los Seis Días

Diana Orozco

Israel es un Estado relativamente joven, pero marcado por el conflicto desde que comenzó la idea de su creación. Tuvo que luchar por su supervivencia ante los ataques de sus vecinos al mismo tiempo que intentaba lograr su consolidación como nación y su crecimiento económico. Entre estos conflictos, fue decisiva en el cambio del mapa geopolítico la llamada tercera guerra árabe o guerra de los seis días que, aunque breve, tuvo grandes implicaciones económicas para las naciones participantes.

La consolidación de un nuevo estado

Para comprender plenamente el tema que nos ocupa es importante conocer algunos puntos clave que nos ayudarían a explicar tanto la situación económica de Israel previa a la guerra, así como la situación territorial que estuvo en pugna.

Desde 1948, si bien Israel consiguió mediante la Organización de las Naciones Unidas que se frenaran las invasiones, no pudo imponer condiciones sobre el Canal de Suez, Amman o Damasco. Aunque había un armisticio de por medio, los países árabes, principalmente Siria y Egipto, bloqueaban las vías comerciales tratando de impedir la competencia de las exportaciones (en su mayoría agrícolas) de Israel en los mercados del Medio Oriente. A esto hay que sumarle los constantes choques en las fronteras, que causaban fuertes pérdidas económicas a las poblaciones israelíes fronterizas debido a los robos armados.

Sin embargo, contrario a lo que podría esperarse, esto no afectó el crecimiento económico del estado de Israel. En primer lugar, el joven país tenía como prioridad desarrollar su propia economía y asimilar a las oleadas de inmigrantes. No buscaba ponerse en riesgo con acciones militares en territorios vecinos para no comprometer más su situación con las grandes potencias, ni buscaba distraer la atención de sus habitantes de las dificultades económicas y políticas que vivían.

Por otro lado, las grandes sumas de dinero que llegaban a Israel, no llegan a los países limítrofes del recién creado estado. Las empresas que se fundaron casi al mismo tiempo que el nuevo Estado, comenzaban a prosperar casi diez años después. Por algunos años hubo cierta prosperidad económica, pero la expansión de la agricultura y la industria israelíes pusieron en alerta a Siria, Jordania y Líbano, pues cada aumento en la producción de ambas ramas significaba que también aumentaba la potencia militar del nuevo Estado.

 

Mapa de Iarael antes y después de la Guerra de los Seis Días

Una situación difícil

Ante las constantes amenazas vecinas, Israel creó una Fuerza de Defensa unificada con un comando único para ejército, marina y aviación. Israel no podía soportar la carga de un ejército permanente, así que, para reducir costos, se propuso el servicio militar obligatorio y se equiparon las fronteras del país con armamento para reducir el número de puestos permanentes de defensa. Además, como entre la población se desconfiaba de los árabes, para evitar el apoyo de éstos a los grupos que atacaban las fronteras, fueron replegados hacia el centro del país y no se les admitió en el ejército, aunque gozaban de todos los servicios que la ley otorga a los ciudadanos.

La situación entre los estados árabes e Israel era difícil: Jordania, a pesar de que temía a Siria, deseaba la paz con Israel, pero también el uso del puerto de Haifa. Israel estaba dispuesto, pero el miedo de la población árabe y aldeanos de Samaria y Judea lo impidieron. Líbano también deseaba la paz con Israel pero se sentía amenazado por Siria.

Irak, si bien no tiene frontera natural con Israel, se negaba a enviar petróleo a este país y a dar paso a inmigrantes provenientes de Persia. Por su parte, Egipto sentía un profundo malestar hacia Israel por la derrota de 1948 y por el ataque a Suez en 1956.

Siria e Israel disputaban el control sobre las zonas límites y los recursos hídricos del Jordán y el lago Kinneret o Mar de Galilea: Israel quería desviar el agua de dicho lago hacia el sur, hasta el desierto del Néguev, donde el agua era escasa, ya que le era vital desarrollar esa área, que era la más despoblada y contenía recursos valiosos como uranio.

(continuará…)