Entradas

Golda Meir, el porqué de una renuncia

Por Francisco Javier Acosta Martínez

Golda Meir, mujer emblemática en la historia de Israel, ocupó el cargo de primer ministro desde febrero de 1969, siendo la primera mujer en este puesto tan alto en Israel. Desde su llegada al poder, se enfrentó a una serie de retos y problemas que tuvo que solucionar a su manera.

La lucha en contra del terrorismo hizo significativa la advertencia en contra de cualquier organización que atentara en contra de Israel o sus ciudadanos. Luego del ataque en contra de atletas israelíes en la masacre de Múnich y el secuestro del avión  ‘Sabena’, se implementó la operación ‘La Cólera de Dios’, gracias a la cual se dio con los responsables y se eliminó a los terroristas que habían asesinado a los deportistas en 1972.

Asimismo, la Guerra de Yom Kippur (1973) fue otro ejemplo de los retos que asumió Golda Meir. Dicho conflicto tuvo como consecuencia la hegemonía del ejército israelí ante sus vecinos de Medio Oriente. Sin embargo, en 1974 realizó un discurso de reconciliación, dando oportunidad a que llegara la paz en aquella región.

Con relación a Egipto, Golda Meir había dicho que sólo el tiempo diría si esta nación había entablado la paz de buena manera o si traicionaría el pacto que había alcanzado la primer ministro. Así lo público el periódico Prensa Israelita el 3 de febrero de 1974. Por otra parte, Meir anunció que Anwar el-Sadat tenía la intención de solucionar los problemas internos de su país.

El 17 de febrero Meir anunció: “Israel no se quedará en Siria”. En este discurso, la intención era devolver los territorios ocupados por el ejército israelí, siempre y cuando existiera un nuevo pacto de paz, además de aplicar las normas de la Convención de Génova, que solicitaba que se diera a conocer el número de prisioneros que tenía Siria y que estos fueran visitados por la Cruz Roja.

Golda Meir siempre estuvo en busca de negociar por los prisioneros israelíes, lo que ocasionó un gran desgaste para su persona, ante los intentos de negociar la paz y ver por todos los que se encontraban en forma de prisioneros, lo que le valió el título de ‘idishe mame’ (mamá judía).

A Golda también le tocó vivir la presión de la posesión del territorio de los Altos del Golán, ocupados desde la Guerra de los Seis Días. La propuesta fue hecha por Henry Kissinger, comisionado de los Estados Unidos, durante las negociaciones de paz.

 

En abril de 1974, la guerra del Yom Kippur empezó a cobrar factura: el jefe de Estado David Eleazar había renunciado y 15 oficiales israelíes fueron acusados del gran número de bajas que habían sucedido en octubre de 1973.

El editorial de Prensa Israelita agregó que a pesar de que Moshe Dayán y Golda Meir no fueron acusados de culpables por las bajas en la guerra, los partidos políticos de Israel harían uso de este tipo de eventos para lograr llegar al poder en los siguientes años.

Por otro lado, Golda Meir encabezó un comité sobre conversiones. Jaim Zadok, Victor Shemtov y Gideón Hausner habían iniciado el estudio de “quién es judío” para dar una solución a las conversiones que se daban en gran número en Israel y lograr legislar dicha situación.

Una semana después de estos eventos, Golda Meir presentó su renuncia, idea que había considerado desde marzo del mismo año:

 “Yo estaba empezando a sentir los efectos físicos y psicológicos de los últimos meses. Me hallaba mortalmente cansada…” Mi Vida, p. 503.

Finalmente dijo que 5 años eran suficientes, aunque siguió al frente del país en la transición del poder, siendo sustituida en el puesto por Yithzak Rabin.

El 28 de abril de 1974 apareció en primera plana, durante la celebración de Yom Hatzamaut, un mensaje de Golda Meir dirigido a las comunidades judías del mundo, en el que revalidaba a los judíos que se encuentran en otros países:

 

 

“Ustedes, nuestros hermanos judíos, son componente de nuestra fuerza así como Israel es factor en inmutabilidad espiritual judía universal. Con el apoyo que nos prestan, con su solidaridad y comprensión han ayudado a construir Israel, a revivir sus tierras desoladas, a absorber inmigrantes refugiados, a edificar escuelas y universidades, a expandir su economía y promover el adelanto de su ciencia.”

Y así, Golda Meir dejo un gran legado en la historia de Israel y será recordada como una mujer a la que siempre se le dedicarán muchas letras.

Abril 2019

Selección de documentos: Arturo Agustín Díaz-Barriga Gutiérrez

Parte importante del acervo documental que resguarda el Centro de Documentación e Investigación Judío de México A. C. son los pasaportes. Actualmente, son 460 los documentos de este tipo. En nuestra galería del mes de abril, te mostramos algunos de nuestros pasaportes.

Romper la barrera entre la poesía y la vida: la obra de Ronny Someck

Por Luis Fernando Meneses

Uno de los invitados especiales a la Feria Internacional del Libro Judío 2018 fue el poeta israelí Ronny Someck (Bagdad, Irak, 1951), quien es considerado uno de los escritores israelíes más populares del mundo y ha sido traducido a más de 40 idiomas. A él, esto último le resulta gratificante: “es como romper las paredes de mi habitación y ver mis líneas alrededor del mundo”. En el marco del Día Mundial de la Poesía, te compartimos una semblanza de su vida.

Aunque nació en Irak, Someck llegó a Israel cuando tenía apenas dos años de edad, debido a la migración de su familia. Primero pasaron algún tiempo en los campos de tránsito para refugiados y finalmente se establecieron en Tel Aviv. Ahí creció y se decantó por las artes, lo que lo llevó a estudiar literatura y filosofía hebreas en la Universidad de Tel Aviv, además de dibujo en la Academia de Arte de Avni.

La obra de Someck ha sido fuertemente influenciada por las personas con las que ha trabajado durante su vida: ha sido asistente social de pandillas callejeras, enseña literatura en una escuela secundaria y ofrece talleres de escritura. Su poesía busca relatar aspectos de la vida cotidiana e intenta reflejar la tristeza y la felicidad de las personas con las que ha convivido, anécdotas que lo han marcado profundamente.

Además, Someck asegura que la poesía puede acoplarse a la vida cotidiana, pues sabe cuál es la clave para unir ambas: “El poeta necesita oler la calle, oler a la gente, para romper la barrera entre la poesía y la vida.”

Sus publicaciones incluyen poemarios y dos libros para niños. Además, ha grabado varios discos compactos con su poesía en colaboración con Elliot Sharp, músico estadounidense. “Mi poema favorito es el siguiente que escribiré”, aseguró Ronny Someck en una entrevista concedida a Enlace Judío en 2013, aunque una de sus frases favoritas está dentro del Poema de la Plenitud, que dice: “Estamos en el momento del pastel de nuestra boda, como dos muñecos: la novia y el novio. Si el cuchillo va a cortar, tratemos de mantenernos en la misma
rebanada”.

Someck ha sido merecedor de numerosos reconocimientos, entre los que destacan el Premio Hans Berghuis de poesía (Holanda), la Cruz de la Orden de los Caballeros por Servicios Distinguidos (Polonia) y la Corona de Oro (premio internacional de las Noches de Poesía en Struga, Macedonia); además, en 2013 fue condecorado como Caballero de la Orden de las Artes y las Letras en Francia. Pero, sin duda, el mayor reconocimiento es su gran popularidad entre los lectores más jóvenes, y el reconocimiento por parte de la crítica, que lo considera un trovador urbano de gran presencia escénica.

 

Te dejamos este poema de Ronny Someck: 

El Paraíso del Arroz

por Ronny Someck (versión del
hebreo: Manuel Forcano)


La abuela me prohibía dejar
arroz en el plato.
En vez de hablarme del hambre
de la India y de esos niños
de barriga hinchada y boca
abierta de par en par a cada
grano,
reunía los restos en el centro del
plato arañándolo
con el tenedor, y con casi
lágrimas en los ojos
me explicaba cómo el arroz no
comido subiría
a quejarse ante Dios.
Ahora ella ya murió, y me
imagino la alegría del
encuentro
entre su dentadura postiza y los
guardianes de espadas
alzadas
en la puerta del Paraíso del
Arroz.
Al pasar, le extenderían una
alfombra de arroz rojo
y un sol de arroz amarillo teñiría
la blancura hasta de los cuerpos
más bellos del Jardín.
Mi abuela frotaría con aceite de
oliva la piel de cada grano
y los haría resbalar uno a uno a
las cazuelas cósmicas de la
cocina de Dios.
Abuela, me apetece decirle, el
arroz es una concha bien
cerrada
y tú te has escapado como ella
del mar de mi vivir.

Publicado originalmente en la
revista Luvina (#73, invierno 2013).

8 de marzo de 1969: La Guerra de Desgaste

Por Francisco Javier Acosta Martínez

Posterior a la Guerra de los Seis Días, en la que el ejército israelí resultó victorioso, Egipto continuó las agresiones en contra de Israel y sus fuerzas armadas. Uno de estos ataques sucedió el 8 de marzo de 1969, en la que la artillería egipcia causó muchos daños en el frente contrario, mejor conocido como la Línea ‘Bar Lev’, punto estratégico en la que las fuerzas de defensa israelí resguardaba el canal de Suez. Este conflicto es conocido como la Guerra de Desgaste.

Con ayuda armamentística de la extinta Unión Soviética de Repúblicas Socialistas (URSS), los egipcios continuaron con el hostigamiento a través de su fuerza área. Al respecto, la prensa judía mexicana comentaba en las primeras planas todos los detalles de estos conflictos y escaramuzas que se daban en el frente de guerra.

Las plantas petroleras y la industria del Suez fueron perjudicadas por  el fuego cruzado, además de casas gubernamentales y algunos sectores de la población. La prensa egipcia, en especial Radio Cairo, demandaba una intervención de la ONU en el conflicto y acusaba al ejército de Israel de apuntar contra civiles. Ante esto, Naciones Unidas intervino acordando un breve cese al fuego, mismo que fue violado por Egipto el mismo día de que fuera impuesto, reanudando así los ataques, tal como fue publicado en Prensa Israelita el 15 de marzo de 1969.

Posteriormente, a unos días de la muerte del ministro Levi Eskhol, Israel permaneció alerta de nuevos actos de guerra del presidente egipcio Gamal Abdel Nasser, quien continuaba con una actitud agresiva en contra de Israel y la ONU.

Las Fuerzas de Defensa Israelíes actuaron rápidamente y el avance que realizaron durante los siguientes días fue muy significativo, consiguiendo invadir parte del territorio egipcio. 

A la par,  el Vice Primer Ministro Yigal Allon hacía un llamado a Egipto para que terminara con sus agresiones o de lo contrario Israel tomaría “medidas de la clase que ya hemos usado y algunas que no hemos usado”, noticia dada a conocer en México el 22 de marzo nuevamente por Presa Israelita:

Golda Meir, símbolo de Israel y de las mujeres judías, una vez que había tomado posesión como Primer Ministro de Israel envió una advertencia a los árabes que aun querían continuar con la guerra: “Israel ganará si hay guerra.”

Las hostilidades finalizaron en diciembre de 1969, sin embargo la fuerza aérea israelí había dejado sin defensas egipcias, lo que ocasionó que los egipcios buscaran ayuda de la URSS para proporcionar más armamento y seguir con la guerra de desgaste.

La situación de los judíos de Irak hace 50 años

Por Francisco Javier Acosta Martínez

 El pasado 27 de enero se cumplió medio siglo de la ejecución de 14 personas en la plaza de Bagdad, Irak, de las cuales nueve eran judías y las cinco restantes iraquíes. Estas personas fueron acusadas de actividades sionistas -en específico, de espionaje para Israel-.

Sin embargo, se sabe que el acoso en contra de judíos en dicho país no era reciente, ya que el gobierno presionaba de distintas formas a los casi 5000 judíos que no emigraron hacia Israel luego de su fundación en 1948.

En México, dicha situación fue dada a conocer en el periódico Prensa Israelita en su publicación del 1 de febrero de 1969:

 

Abraham Darom, embajador de Israel en México durante esa época, condenó los actos cometidos por el gobierno de Bagdad, rechazó la política que tomó el gobierno norteamericano y criticó la nula condena por parte de otros gobiernos en torno a las 14 ejecuciones.

Asimismo, Darom mencionó que desde la creación de Israel, los judíos que radicaban en zonas árabes habían sufrido persecuciones y actos represivos, situación que se agravó luego de la Guerra de los Seis Días (1967). Finalmente, agregó que el silencio había causado que se cometieran actos de violencia y persecuciones en el mundo, haciendo mención al Holocausto.

Por su parte, la comunidad Judía de México, a través del Comité Central Israelita de México, se manifestó al respecto de dicha situación y convocó a mítines en contra de los actos sucedidos en Irak. Entre los organizadores se encontraban Gregorio Shapiro e I. Z. Berebichez, respectivamente presidente y secretario del Comité Central. Tal como se puede ver en este recorte de periódico, se convocaba a la reunión el 2 de febrero en el Centro Deportivo Israelita a las 12:00 horas. El mensaje del anuncio dice:

 

“El Comité Central Israelita de México, en representación del judaísmo mexicano, desea a través de usted hacer llegar a la Organización de Naciones Unidas su más profunda y enérgica protesta por los crímenes cometidos por el gobierno de Irak, ajusticiando a 14 personas inocentes bajo la burda acusación de ser espías.”

 

El columnista Manuel Levinsky se sumó a esta serie de protestas con un artículo titulado: Un circo repugnante y macabro. En su texto acusó al General Ahmed Hassan el-Bakr como responsable de los 14 asesinatos; señaló que los niños que se encontraban en la plaza fueron obligados a presenciar las ejecuciones, violando sus derechos; agregó que el Papa se sumó a la protesta y declaró que las prácticas del gobierno iraquí no tenían nada que ver con los espionajes, sino con actos antisemitas.

La editorial de Prensa Israelita también comentó los actos y los calificó como una “quema de brujas” en Irak, argumentando que se veía como culpables a los judíos por las derrotas de los países árabes ante Israel, dejando entrevisto que una vez más las minorías son ‘el chivo expiatorio’ de los fracasos militares, como fue el caso de Alemania después de la Primera Guerra Mundial.

Posterior al 27 de enero de 1969, el Estado de Israel comenzó a llevar a cabo una serie de acciones para rescatar a las comunidades judías que se encontraban en el resto de Medio Oriente debido al miedo de que corrieran la misma suerte que los nueve judíos asesinados en manos del gobierno de Bagdad.

El antes y el después de Israel: Golda Meir

Por Francisco Acosta Martínez

El pasado 8 de diciembre se cumplieron 40 años de la muerte de Golda Meir, la primera mujer en ser Primer Ministro en Israel y la segunda en todo el mundo hasta 1969, dejando cimientos importantes rumbo a la equidad de género.

Los periódicos judíos de circulación nacional dedicaron la primera plana para escribir la semblanza de vida de una de las mujeres más memorables en la historia de Israel, como fue el caso del Di Shtime, (La Voz Israelita de México). Asimismo, los sectores e instituciones de la comunidad judía nacional se manifestaron en torno a al deceso de Golda Meir, como la Federación Sionista de México, Poale Zion, el Comité Central Israelita de México, Kerem Kayemet Leisrael, Kehila Nidjei Israel, Damas Pioneras, Kerem Hayesod, entre otros.

Entre los mejores textos de la prensa judía mexicana, podemos encontrar el artículo de Itzjak Korn, titulado Golda, en el cual realizaba un homenaje acompañado de fotografías y caricaturas de la ex Primera Ministra, mismo que terminaba con la pregunta ¿Qué va a hacer el pueblo judío sin ti?

 

Eduardo Luis Feher, de Tribuna Israelita, realizó lo propio redactando una breve biografía de Meir, en la que narra su vida en Kiev, su aliyá (migración a Palestina) y su experiencia en torno a la Independencia de Israel. Además, en el desarrollo del textoresaltaba las cualidades de Golda:

Mujer de lucha y coraje permanentes, orientó su acción a la más difícil posición que fue en diversas etapas, la lucha por las causas obreras y los veleidosos vientos de la diplomacia internacional.

Golda Meir estará siempre en el recuerdo de los israelíes; pero no sólo ahí: también forma parte de la memoria colectiva gracias al sello que le imprimió a su mandato: resistencia, persistencia y lucha en contra del terrorismo.

 

México, Israel y Janucá de 1958

Por Francisco Javier Acosta Martínez

En 1958, México se caracterizó por una serie de eventos culturales y políticos que marcaron el rumbo que siguió el país desde entonces: por un lado, terminaba la presidencia de Adolfo Ruíz Cortines a la par de que Adolfo López Mateos resultaba victorioso en las elecciones presidenciales. Desde luego, en los diarios judíos se hablaba de dicho triunfo electoral.

Durante la toma de propuesta del nuevo presidente se invitó a una delegación israelí, que estuvo representada por el General Shaltiel y Shimeón Amir, quienes acudieron a la cena que organizó la presidencia nacional en el Palacio Nacional. Otro de los invitados fue Itzhak Levy de Aliat Hanoar, colaborador de Prensa Israelita encargado de la cobertura de los eventos relacionados con el cambio de administración.

Por otro lado, las páginas de la prensa judía en México hablaban del festejo de Januka, de hecho, el 6 de diciembre, justo a un lado de la nota del presidente López Mateos en la primera plana se anunciaba un programa de radio el domingo 7 de diciembre, es decir, al día siguiente:

Asimismo, se anunciaba una “bella velada en el Centro Deportivo Israelita”, programada para el 11 de diciembre.

En números siguientes, Prensa Israelita publicó algunas caricaturas relacionadas con Januka y la situación de Israel y el Medio Oriente, las cuales invitaban a realizar una reflexión sobre el rescate de la tradición judía y el judaísmo en sí.

Por su parte, Israel celebraba Januka realizando el desfile de antorchas por todo el país. Inclusive, algunos gobernantes presidían la celebración, como fue el caso del alcalde de Jerusalén, en el Monte Scopus, en las linesa jornadas, las unidades de guardia de la Universidad Hebrea y del Hospital Hadassa encendieron un candelabro gigantesco, que derramó su luz sobre ‘la tierra de nadie’ entre Israel y su vecino árabe, tal como lo describió la Jewish Telegraphic Agency el 13 de diciembre de 1958.

En el marco de esta festividad que se celebra del 2 a 10 de diciembre de 2018, te deseamos ¡Feliz Januka!

A 71 años de la partición de Palestina

Por Luis Fernando Meneses

Tras la fundación de Naciones Unidas el 24 de octubre de 1945 luego del término de la Segunda Guerra Mundial, tuvo una de sus primeras tareas propuesta por el Reino Unido y fue que se sometiera a consideración de la Asamblea la cuestión de Palestina, es decir, cuál sería el destino de esta zona. 

En el primer periodo extraordinario de sesiones de la Asamblea General en abril de 1947 se constituyó una comisión especial conformada por 11 miembros, para tratar dicho asunto. La mayoría de dicho grupo recomendó que Palestina se dividiera en un Estado árabe y un Estado judío y que en el territorio de Jerusalén hubiera un estatuto internacional bajo la autoridad de Naciones Unidas. 

Posteriormente, el 29 de noviembre de 1947 con 33 votos a favor, 13 en contra, 10 abstenciones (entre ellas México) y una ausencia, se aprobó el Plan de Partición de Palestina, un documento que estaba conformado por cuatro partes en las que se preveía la terminación del mandato del Reino Unido en dicho territorio, así como la retirada del ejército británico y finalmente la fijación de fronteras entre los dos Estados y Jerusalén. 

En esencia, el documento establecía: 

  • La creación de los Estados árabe y judío a más tardar el 1° de octubre de 1948. 
  • La división de Palestina en ocho partes: tres para el Estado árabe y tres para el Estado judío, una más que sería la ciudad de Jaffa y la octava que sería Jerusalén y estaría a cargo de Naciones Unidas. 
  • Otras medidas que también debían tomarse antes de consumarse la independencia eran sobre cuestiones de ciudadanía, tránsito y economía, así como fijar un gobierno provisional para ambas naciones. 

Por un lado, el nuevo Estado judío aceptó las condiciones en las que se había tomado dicha decisión. En cambio, el Estado árabe no y comenzaron a desatarse algunas muestras de violencia en Palestina. 

Luego de meses de conversaciones y conflicto entre ambos Estados, el 14 de mayo de 1948 el Reino Unido retiró a sus fuerzas armadas de dicho territorio, con lo cual daba por terminado su mandato. Ese mismo día, el Organismo judío proclamó la creación del Estado de Israel en el territorio que le habían adjudicado en el Plan de Partición.

Naftali Herz Imber: la esencia musical del sionismo

Por Luis Fernando Meneses

Israel es un Estado joven. El 14 de mayo de 1948 las tropas británicas abandonaron en su totalidad Palestina y los judíos radicados ahí, encabezados por David Ben-Gurión, declararon la fundación del país y se adoptó extraoficialmente como himno de la nueva nación Hatikva, una canción basada en el poema Tikvateinu, escrito por Naftali Herz Imber, quien falleció un día como hoy pero de 1909.

Naftali Herz Imber nació el 17 de diciembre de 1856 en Złoczów, actualmente parte de Ucrania (y en ese entonces del Imperio austrohúngaro). Desde niño mostró grandes dotes para la escritura, a tal grado que a la edad de 10 años ya era autor de varios poemas y años más tarde fue premiado por  el emperador austrohúngaro Francisco José por su poesía.

En 1882, luego de viajar por Europa, se mudó a la Palestina otomana y trabajó como secretario de Sir Laurence Oliphant. Cuatro años más tarde publicó su primer libro, que fue escrito en hebreo: Estrella de la mañana (יברקא – Barkai). Dentro de esta colección de poemas estaba Tikvateinu (“Nuestra esperanza”). En 1887 regresó a Europa y se estableció en Inglaterra por un tiempo, antes de viajar a la India y a los Estados Unidos, donde murió.

Sin embargo, la memoria de Herz Imber perduró gracias a su poesía: al año siguiente de su muerte, el arreglista de origen rumano Samuel Cohen le puso música a Tikvateinu con base en una melodía folclórica de su tierra (que a su vez se basaba en una antigua composición italiana). Y  diez años después del fallecimiento de Imber, en 1897, la pieza, ya con el título de Hatikva, fue elegida como el himno oficial del sionismo durante el primer congreso sionista realizado en Basilea, Suiza. Dicha reunión, que convocó a judíos de todo el mundo, tenía por objetivo regresar a Eretz Israel para fundar ahí una nación libre e independiente; pero tuvieron que pasar 51 años desde entonces para que, en 1948, la fundación del Estado de Israel como nación independiente fuera una realidad.

Aquí te dejamos un video con una conmovedora versión de Hatikva:

 

A 45 años de la Guerra de Yom Kippur

Luis Fernando Meneses

Un día como hoy, pero de 1973, comenzó un conflicto armado entre Israel por un lado y Egipto y Siria por el otro; el cual se conoce con el nombre de Guerra de Yom Kippur debido a que, en aquel año, dicha celebración judía fue celebrada en este día del calendario gregoriano.

La guerra de Yom Kippur fue provocada por dos factores principales: el fracaso en la resolución de los problemas derivados de la Guerra de los Seis Días (1967) y el ataque de parte de Siria y Egipto en contra de Israel el 6 de octubre de ese mismo año.

El contraataque israelí comenzó el 10 de octubre, fecha para la cual tanto la URSS como los Estados Unidos habían enviado ayuda a Egipto e Israel respectivamente (hay que recordar que dicha guerra se desarrolló de la Guerra Fría y el país norteamericano no quería la victoria de los egipcios por ser aliados de la Unión Soviética).

Las hostilidades duraron 19 días: el 25 de octubre se dieron por terminados los actos violentos luego de que la ONU solicitara un alto al fuego de forma inmediata. El saldo estimado de muertos tras el enfrentamiento fue de 15000 personas (8500 árabes y 6000 israelíes).

De alguna manera, el resultado fue favorable para ambas partes: Egipto recuperó la península de Sinaí y, por otro lado, dicha nación –el país árabe más grande-, a su vez reconoció la existencia del Estado de Israel. En 1979, ambos países firmaron un acuerdo de paz.