Entradas

El mayor caza nazis de la historia: Simon Wiesenthal

Por Luis Fernando Meneses

Luego del término de la Segunda Guerra Mundial, la mayoría de las personas que fueron víctimas del horror nazi no quería más que olvidar lo sucedido, regresar a sus lugares de origen o buscar a sus familiares con la esperanza de que estuvieran vivos. Por otro lado, el resto del mundo puso la vista en un nuevo conflicto que partía ideológicamente al planeta en dos grandes bloques: la Guerra Fría.

Sin embargo, hubo quienes no quisieron olvidar lo que vivieron en los campos de concentración. Entre ellos, hubo un hombre que, a partir de su liberación, hizo todo lo posible para que los responsables pagaran por lo que habían hecho: Simon Wiesenthal , quien llegó a ser conocido como ‘el caza nazis’.

Wiesenthal, a quien hoy recordamos por su aniversario luctuoso número 13, nació el 31 de diciembre de 1908 en el antiguo Imperio Austrohúngaro, hoy Ucrania. Fue arquitecto, contador, investigador y, desde luego, cazador de nazis.

Simon Wiesenthal estudió en la Universidad Técnica de Praga la carrera de arquitectura. Posteriormente, vivió en Leópolis, que entonces pertenecía a Polonia. Tras estallar la Segunda Guerra Mundial fueron asesinados su padrastro y su hermanastro, y él fue forzado a cerrar su firma de arquitectos y a trabajar para el Estado.

Sin embargo, en 1941, tras la ocupación de la Unión Soviética por alemanes, él y su familia fueron arrestados en Checoslovaquia. Simon Wiesenthal fue internado en cinco campos de concentración en cuatro años. Durante este periodo, en uno de los momentos de mayor desesperación, intentó suicidarse cortándose las venas de las muñecas; pero los guardias de la Gestapo a cargo lo curaron con la intención de ejecutarlo después. Sin embargo, poco después un avión ruso cayó en el área del edificio donde estaba preso, y Wiesenthal aprovechó la confusión para mezclarse con los otros prisioneros.

Después de varios intentos de escape, en febrero de 1945 fue trasladado de Buchenwald a Mauthausen, campo que fue liberado por tropas norteamericanas tres meses después. Luego de recuperar la salud y reencontrarse con Cyla, su esposa (quien había escapado en 1942 usando papeles falsos), Simon Wiesenthal se dio a la tarea de recoger documentación que pudiera ayudar en contra de los nazis en los Juicios de Núremberg.

Apenas dos años más tarde, él, junto con treinta voluntarios, fundó el Centro de Documentación Judía en Austria, con el fin de recolectar más información que sirviera en futuros procesos; sin embargo, con el inicio de la Guerra Fría se perdió un poco el interés general por promover los juicios en contra de los crímenes de guerra. Pese a ello, Wiesenthal continuó con su labor y llevó a muchos nazis ante las autoridades: se estima que consiguió que enjuiciaran a más de 1100 criminales con ayuda del Servicio de Inteligencia de Israel. 

En 2003, Simon Wiesenthal anunció su retiro luego de 58 años de trabajo y de asegurar que había encontrado a todos los nazis que se había propuesto buscar. Sin embargo, su dedicación dejó un legado: en 1977, en la Universidad Yeshiva de Los Ángeles se fundó el Centro Simon Wiesenthal, institución dedicada a documentar las víctimas del holocausto y a llevar registros de los criminales de guerra nazis y sus respectivas actividades. Actualmente tiene más de 400 mil miembros y distintas sedes en Toronto, Buenos Aires, Jerusalén y París.

Para muchos, Simon Wiesenthal será recordado como ‘La memoria del Holocausto’ por su incansable trabajo para obtener justicia, mas no venganza. Como él solía decir, “cuando se mire atrás en la Historia quiero que la gente sepa que los nazis no fueron capaces de matar a millones de personas y huir como si nada”.

1 de septiembre de 1939: Estalla la Segunda Guerra Mundial

Luis Fernando Meneses 

La Segunda Guerra Mundial comenzó oficialmente el 1 de septiembre de 1939. Un año antes, Alemania había firmado el acuerdo de München – con el cual anexó a su dominio una región de Checoslovaquia-. Con esto, Francia y Gran Bretaña creían que se había evitado la guerra. Sin embargo, Adolfo Hitler tenía otros planes. 

Alemania, de a poco, fue tomando el control de sus nuevos territorios y los ministros francés y británico volvieron a sus países con la confianza de que todo había concluido y de que la guerra jamás pasaría. 

El 23 de agosto de 1939, la URSS y Alemania firmaron un pacto de no agresión, en el cual además se establecían el reparto de Europa Oriental. Tan sólo tres días después, Hitler invadió Polonia usando como pretexto un supuesto ataque de las tropas polacas a una antena de radio. 

El 1 de septiembre los alemanes bombardearon la ciudad de Wileun, destruyendo el 75% de la región. De esta manera, comenzaron las hostilidades del conflicto bélico más sangriento de la historia. 

La Conferencia de Potsdam: el destino de Alemania

Luis Fernando Meneses, con información de Francisco Acosta

A lo largo de la historia, el mundo ha sido testigo de diversos acuerdos, reuniones internacionales y decisiones que han elegido el rumbo a seguir en el contexto mundial. Uno de estos grandes actos que marcó la historia fue la Conferencia de Potsdam, una reunión llevada a cabo precisamente en Potsdam, Alemania, entre el 17 de julio y el 2 de agosto de 1945.

Durante estos días, los líderes de la Unión Soviética, el Reino Unido y los Estados Unidos – el secretario general del Partido Comunista, Iósif Stalin, el primer ministro Clement Attlee y el presidente Harry S. Truman, respectivamente–, tomaron decisiones referentes al futuro de Europa, luego de terminada la Segunda Guerra Mundial. Se decidió que fueran estos los participantes ya que se consideraron como los más poderosos aliados que derrotaron a las potencias del Eje (Alemania, Italia y Japón), aunque posteriormente Francia participó en la Conferencia.

Fue allí que se determinó entre otras cosas el destino de Alemania y Austria como naciones (vale la pena recordar que este país fue considerado como “el primer país libre que fue objeto de la típica política de la agresión de Hitler y debería ser liberado del dominio alemán”, de acuerdo con la Declaración de Moscú el 1 de noviembre de 1943).

Luego de la rendición de Alemania el 8 de mayo de 1945, se inició esta conferencia con el objetivo de decidir la administración del territorio de aquel país, además de alcanzar un orden mundial de posguerra por medio de tratados de paz y el estudio de los efectos que había tenido la guerra. Los acuerdos alcanzados fueron los siguientes:

  • La devolución de todos los territorios europeos anexados a la Alemania nazi desde 1938, incluyendo la separación de Austria.
  • Las llamadas 5 ‘D’: desmilitarización, desnazificación, descentralización, desindustrialización y democratización. Esto tendría que llevarse a cabo en Alemania lo antes posible y consistía en desarmar al país, además de desaparecer toda muestra de nacionalismo, pues seguía considerándose como un peligro para todo el mundo.
  • La división del territorio alemán en cuatro zonas de ocupación que serían repartidas entre la Unión Soviética -con una mayor parte de territorio otorgado luego de que fuera la nación más dañada-, Gran Bretaña, Estados Unidos y Francia.
  • La persecución de los criminales de guerra nazis, y la instauración de un tribunal internacional para que los responsables fueran juzgados por crímenes de guerra.
  • El establecimiento temporal de la frontera del territorio entre Polonia y Alemania.
  • El reasentamiento de las minorías alemanas dentro de los nuevos límites del territorio de la nación.
  • La creación de un fondo para la reconstrucción. Los aliados estimaron los daños dentro de su territorio en 200 mil millones de dólares, de los cuales, solo se obligó a Alemania pagar 20 mil millones en productos industriales y mano de obra (sin embargo, esta deuda fue evitada por la Guerra Fría).
  • La declaración de los términos de la rendición de Japón.
  • El compromiso de tratar el resto de los asuntos en una conferencia de paz.
  • La oposición de que España entrara a la Organización de las Naciones Unidas debido a la ruptura de la relación que quería Stalin con el gobierno de Francisco Franco.
  • Un ultimátum para Japón, que debía rendirse sin condiciones.

Aunque en un principio las naciones integrantes de esta negociación estaban dispuestas a colaborar para cumplir los acuerdos, muchos se incumplieron en el plazo de un año, quizá debido a la tensión y alejamiento de la Unión Soviética con los gobiernos de Europa Central y Estados Unidos, lo que más tarde daría como resultado el comienzo de la Guerra Fría.

Referencia:
Sin autor, Se llevó a cabo la Conferencia de Potsdam, History Channel, recuperado de: https://mx.tuhistory.com/hoy-en-la-historia/se-llevo-cabo-conferencia-de-postdam
Sin autor, Comienza la Conferencia de Potsdam, History Channel, recuperado de: https://mx.tuhistory.com/hoy-en-la-historia/comienza-la-conferencia-de-potsdam