Entradas

Día D, la historia de todos: A 75 años del desembarco

Por Francisco Javier Acosta Martínez

Durante el transcurso de la Segunda Guerra Mundial, los aliados se preguntaban si era posible invadir Europa, ya que debido al avance del ejército nazi y el constante hostigamiento de su fuerza aérea en ciudades inglesas era necesaria una pronta acción. En México, la revista Sucesos para todos dedicó un número a esta cuestión. En las páginas de esta edición se mostraron los planes de una posible intervención a través de Francia.

En la edición correspondiente al mes de agosto de 1942 se menciona la importancia de este proyecto, que aunque todavía se encuentra en planeación, puede significar un gran paso para los Aliados:

«El desembarco en playas hostiles constituye la operación más dura en la guerra moderna, y se le considera tan difícil que ni si quiera se ha intentado” (Sucesos para todos, p. 18).

Portada de la revista «Sucesos para todos», agosto de 1942.

Más tarde, el 6 de junio de 1944 se llevó a cabo la operación «Overlord», suceso también conocido como el ‘Día D’, misma que abrió el segundo frente en Europa con ayuda del desembarco. Sin embargo, un día antes ya había comenzado la invasión con los cuerpos de paracaidistas; y el conjunto de estas acciones desataron una de las más duras batallas en la historia de la humanidad.

Soldados de 12 países participaron en esta contienda, incluyendo mexicanos. Un claro ejemplo de ésto fue el piloto Luis Pérez Gómez, de Guadalajara, Jalisco, quien participó en el apoyo aéreo luego de enrolarse a la Royal Canadian Air Force. Días después, perdió la vida.

Por otro lado, también hubo muchos judíos que tomaron parte en la batalla. Un ejemplo de ello es Raymond Zussman, originario de los Estados Unidos, que formaba parte de la infantería blindada y que también murió durante el combate. Su caso fue dado a conocer en nuestro país gracias a Tribuna Israelita en julio de 1946.

   Tribuna Israelita, julio de 1946.

 

Otros casos mencionados en Tibuna Israelita son los de Marcelo Ruff, de origen francés y enlistado como voluntario con apenas 18 años cumplidos, y que participó en las misiones de liberación de Francia; y Lily Bercl, vienesa que fue miembro de la Real Air Force (RAF). Ambos sobrevivieron y, al terminar la guerra, se avecindaron en nuestro país.

Tribuna Israelita, julio de 1946.

 

La prensa judeo-mexicana y el ‘Día D’

El periódico Di Shtime (La Voz Israelita de México) anunció los acontecimientos del ‘Día D’ en su primera plana del 7 de junio de 1944, detallando los acontecimientos más importantes hasta el momento. Por su parte, Der Weg (El camino) anunció, entre otras cosas, las dificultades del ejército aliado para abrirse paso a través de las líneas alemanas.

Con el paso del tiempo, el ‘Día D’ o el desembarco de Normandía ha sido recordado rindiendo homenaje a los veteranos de guerra y también a los caídos, impidiendo así que se olvide. Además, este suceso ha sido narrado en algunas películas como Rescatando al Soldado Ryan, dirigida por el cineasta de origen judío Steven Spielberg.

Anna Seghers, defensora de la cultura judeo-alemana

Por José Carlos Guerrero García

El legado literario de Anna Seghers, una de las escritoras germanas más prominentes del siglo XX, es símbolo de la resistencia cultural judeo-alemana frente a la amenaza que representaba el antisemitismo de la Alemania nazi.

Anna Seghers nació el 19 de noviembre de 1900, en el seno de una familia judía, en Magnucia, Alemania. Su nombre real era Netty Reiling y su padre fue un comerciante y anticuario. Durante su juventud estudió en Colonia, donde se especializó sobretodo en historia universal, historia del arte y en sinología (disciplina que estudia el desarrollo de la lengua y la literatura china).

En 1924, obtuvo el doctorado en filosofía gracias a un trabajo de investigación sobre los judíos en las obras de Rembrandt, titulada Juden und Judentum im Werke Rembrandts. Al siguiente año contrajo nupcias con Laszlo Radványi, refugiado político, con quien tuvo dos hijos.

En 1928 publicó su libro La insurrección de los pescadores de Santa Bárbara (Der Aufstand der Fischer von St. Barbara), obra que fue reconocida como pionera dentro del género narrativo post-expresionista y por la que ganó el Premio Kleist.

Sin embargo, su carrera literaria y su vida fueron bruscamente frenadas durante la década  de los treinta debido al ascenso al poder del partido nazi. Hitler lanzó una política lacerante y totalmente antisemita que, desde luego, afectó también a escritores e intelectuales pacifistas judíos.

En ese sentido, el aporte cultural de Anna Seghers, junto a escritores y pensadores como Carl Marx, Freud, Einstein, Félix Salten o Franz Kafka fueron terriblemente condenados al rechazo y destrucción. Por lo tanto, ella forma parte del legado judío que estuvo a punto de desaparecer en la hecatombe cultural judía.

Exilio en Francia

Las agresiones en contra de los judíos como las quemas de libros públicas fueron sólo el inicio de lo que posteriormente se convertiría en persecuciones sistemáticas y violentas, por lo que Anna Seghers tuvo que exiliarse en Francia en 1933.

Ya instalada en París, trabajó como redactora de la revista Neue Deutsche Blátter, que puede traducirse como Nueva Hojas Alemanas, publicada y distribuida en Praga. A la par, su producción literaria no cesó y a partir de su exilio comenzó a usarla como herramienta para mantener una lucha ideológica-cultural en contra del nazismo durante la Segunda Guerra mundial.

Es en Francia donde se publicó su libro Der Weg durch den februar o El camino hasta el mes de febrero en español, que aborda la sublevación de las industrias que tuvo lugar en Viena entre 1934 y 1935.

Llegada a México

En 1941, Anna Seghers y sus dos hijos llegaron a tierras mexicanas como refugiados, donde permanecieron durante 6 años. Su labor cultural en nuestro país fue significativa, ya que apenas en noviembre de dicho año fundó el Club Heinrich Heine, sitio que sirvió como refugio a los escritores exiliados que habían logrado escapar de Europa.

Este club estaba integrado por literatos alemanes, austriacos, checos o suizos que habían sido perseguidos por su postura política o ideológica y aunque desde luego la mayor parte del grupo estaba conformada por judíos, también había escritores comunistas, pacifistas o socialistas.

En este sitio se organizaron muchas tertulias, debates y conferencias en torno a la verdadera cultura alemana y su lucha contra el fascismo. Cabe mencionar que muchos de los escritores que formaron parte de este grupo querían inicialmente llegar a Estados Unidos, sin embargo, este país los rechazó y México los recibió finalmente.

La séptima cruz

Al mismo tiempo, Seghers escribió su obra más importante, titulada Das siebte Kreuz (1942) o La Séptima Cruz, inicialmente publicada en alemán y más adelante traducida al español.

En esta novela se describe de forma sensible el destino azaroso de siete hombres que huyen de un campo de concentración nazi, historia con la que intenta hacer conciencia del destino fatídico que produjo la Segunda Guerra Mundial y en especial, el Holocausto.

En el año de 1944, La Séptima Cruz fue llevada a la pantalla grande por el director austriaco de origen judío Fred Zinnemann, quien fue ganador de 4 premios Óscar durante su carrera.

Regreso a Alemania

Para 1947, Anna Seghers regresó a Berlín. En 1951, recibió el Premio Nacional de la República Democrática Alemana y el Premio Lenin de la Paz por su activismo cultural durante el periodo de guerra. Además, realizó un viaje a China.

Ya en su tierra natal, continuó escribiendo. Su producción literaria comprende más de 30 títulos en géneros como ensayos, cuentos y novelas.

Anna Seghers falleció el 1 de junio de 1983 en Berlín, sin embargo, dejó un legado poco más que importante en la literatura alemana de todos los tiempos.

El CDIJUM pone a disposición del público la edición original de su gran novela Das siebte Kreuz, roman aus Hitlerdeutschland (La Séptima Cruz, novela de la Alemania de Hitler), impreso en 1942 en alemán de la editorial El Libro Libre, así como la primera traducción al español de este libro, impreso en México por la Editorial Nuevo Mundo apenas un año después.

La obra de Anna Seghers es un ejemplo de lucha ideológica y resistencia cultural, legado que ofrece apertura para la reflexión sobre el Holocausto judío, mismo en el que sucumbieron millones de personas, sin duda alguna, una etapa de la Historia que jamás podrá ser olvidada.

 

Referencia.

Bibliografía:

Enciclopedia Judaica Castellana. (1946). Seguers, Anna. Enciclopedia Judaica Castellana (v.6, p.521). México.

Cibergrafía:

Biografías. (2019). Anna Seghers. (s.l.): Busca Biografías. Recuperado de https://www.buscabiografias.com/biografia/verDetalle/7447/Anna%20Seghers

Biografías y vidas. (2019). Anna Seghers. Biografías y vidas, la enciclopedia biográfica en línea: (s.l.). Recuperado de  https://www.biografiasyvidas.com/biografia/s/seghers.htm

Contexto periodistas correteados. (2017). El Club Heinrich Heine: los refugiados del fascismo en México. México: Contexto periodistas correteados. Recuperado de  https://contexto.mx/el-club-heinrich-heine-los-refugiados-del-fascismo-en-mexico/

La resistencia de Imi Lichtenfeld a través del Krav Magá

Por Luis Fernando Meneses

En la década de los 40 se fundó una técnica de defensa personal diseñada para la autoprotección de los judíos que sufrían acoso debido al fascismo creciente en Europa: el Krav Magá (en hebreo Krav significa “combate” y Maga “contacto”), disciplina que sería poco a poco difundida por todo el mundo gracias a su creador, Imi Lichtenfeld.

Imi Lichtenfeld nació el 26 de mayo de 1910 en Budapest (Hungría), aunque creció en Bratislava, ciudad de Eslovaquia. Desde niño, gracias a su familia, se interesó por los deportes debido a que su padre, Samuel Lichtenfeld, viajó durante 20 años en un circo en el que practicaba lucha y levantamiento de pesas. De hecho, desde Imi practicó una gran cantidad de deportes, entre los que se encuentran: natación, gimnasia olímpica, boxeo y lucha olímpica, en los que destacó tras ganar un campeonato internacional, el primer lugar nacional y un campeonato juvenil y otro para adultos en los pesos medios.

Más adelante, su padre fue detective y como parte de su trabajo enseñaba a los policías bajo sus órdenes algunos movimientos básicos de defensa personal, lo que sin duda fue el antecedente más importante para que su hijo creara esta disciplina.

 

El Fascismo en Europa

lamentablemente, a la par de sus campeonatos llegaron también las olas de antisemitismo que comenzaban a invadir al continente europeo con grupos de corte fascista. De acuerdo con un artículo de Jorge Mendonça publicado en el periódico Kesher el 15 de mayo de 2016:

No hay que olvidar que el nazismo estaba en su apogeo en estas fechas, con sus grupos por las calles golpeando sobre todo a judíos quienes sufrían los peores ataques ya que hasta los negocios, fábricas y todo lo que era judío era saqueado sin consideración y quemado.

Luego de constantes ataques a la comunidad judía europea, Imi Lichtenfeld comenzó a reunirse con un  grupo de jóvenes judíos con conocimientos de distintas disciplinas como boxeo, lucha libre o levantamiento de pesas, a quienes complementó además con los conocimientos que él poseía. Juntos, comenzaron a enfrentar a grupos de jóvenes fascistas que se empeñaban en golpear a quienes se cruzaran en su camino. Estas peleas callejeras fueron parte importante para la creación del Krav Magá, pues Lichtenfeld describió a partir de la experiencia la diferencia entre una confrontación con fines de competición deportiva y una pelea callejera.

Para 1940 ya era conocida la labor de Imi y su grupo, por lo que su vida comenzó a correr riesgos severos. Esto orilló a Lichtenfeld a tomar el último barco con inmigrantes con destino a Israel, el “Pentcho”. Luego de un viaje donde sufrió una grave infección en el oído que casi le cuesta la vida, se unió a la Legión Checa durante la Segunda Guerra Mundial. Durante dos años sirvió en Libia, Líbano, Siria y Egipto gracias a esta organización. Finalmente, en 1942, se retiró de la Legión y viajó a Israel.

Un par de años más tarde comenzó a preparar físicamente a diversos deportistas, así como a unidades de élite de la Haganá y grupos de oficiales de policía.

Más tarde, con la fundación del Estado de Israel en 1948, se oficializó la enseñanza del Krav Magá. De acuerdo con el artículo de Mendonça:

Cuando se funda el Estado de Israel, en 1948 Imi se convierte en Jefe Instructor de Preparación física y Krav Magá en la escuela de combate IDF, siglas en inglés de Fuerza de Defensa Israelí durante 20 años.

Durante este tiempo, Imi desarrolló y refinó su método de defensa personal. Finalmente, instruyó a la población en general hasta su muerte, el día 26 de mayo de 1998, en Netanya, Israel.

Referencia:

Mendonça, A., (2016, mayo 15), El Krav Magá considerada disciplina de defensa personal, Kesher, p: 20.

Joe Slovo símbolo de los judíos de Sudáfrica

Por Luis Fernando Meneses

En la revista Juventud Israelita del 25 de abril de 1944 apareció un texto sobre los judíos de Sudáfrica. Al respecto, el entonces Ministro de Justicia en Sudáfrica, el Profesor Cohn Stin, informó que 10% de la población judía de dicho país, sin distinción entre hombres y mujeres, se encontraba en el Servicio de las Armadas combatiendo contra el “enemigo salvaje”.

Unas líneas más adelante se mencionaba que estos datos eran dados a conocer debido a que habían algunos rumores sobre que los judíos no eran patriotas. Sin embargo, uno de los hombres que más demostró ser patriota para Sudáfrica fue Joe Slovo, quien además de pelear durante la Segunda Guerra Mundial como integrante de un cuerpo militar sudafricano junto a los Aliados, fue también un gran combatiente contra la segregación racial conocida como Apartheid.

Yossel Mashel Slovo, mejor conocido como Joe Slovo, nació el 23 de mayo de 1926 en Obeliai, Lituania. Cuando tenía ocho años, él y su familia se mudaron a Sudáfrica, donde su padre fue conductor de camiones en Johannesburgo.

Desde joven, Slovo se vio involucrado en movimientos de justicia social, lo que a la larga le valió para que en 1942 se uniera al Partido Comunista Sudafricano. Más adelante, tras sentir admiración de la defensa realizada por el Ejército rojo contra los nazis, se enlistó como combatiente en la Legión Springbok.

Después de la guerra comenzó a estudiar Derecho en la Universidad de Wits y en 1949 se casó con Ruth First. Ambos estaban etiquetados como comunistas, por lo que tenían prohibido aparecer en actos públicos.

Slovo fue arrestado en el llamado “Juicio de la traición” en 1956 y permaneció encarcelado durante dos meses. Fue arrestado nuevamente en 1960, después de la masacre de Sharpeville. Cuando fue puesto en libertad, siguió con sus actividades políticas y en 1982 su esposa fue asesinada por agentes del Apartheid en Maputo, Mozambique, donde la pareja vivía exiliada.  Esta situación fue determinante para que Slovo se convirtiera en una pieza clave para la caída de la segregación racial en Sudáfrica.

En 1994, Joe Slovo fue nombrado ministro del primer gobierno del entonces mandatario Nelson Mandela, cargo en el que se desempeñó hasta el 6 de enero de 1995, fecha en la que falleció a consecuencia del cáncer.

Sinónimo de la ciencia ficción: Isaac Asimov

Isaac Asimov, por muchos considerado uno de los escritores más importantes de la ciencia ficción, falleció el 6 de abril de 1992 en los Estados Unidos. Hoy a manera de homenaje, escribimos una pequeña semblanza sobre la vida de este gran personaje de ascendencia judía.

Isaak Yudovick Ozimov nació el 2 de enero de 1920 en Petrovichi, Rusia, hijo de Anna Rachel Berman y Judah Ozimov; y cuando tenía un año de vida contrajo una neumonía muy fuerte que afectó a 17 niños de su pueblo y de la que sólo él sobrevivió. Poco después, cuando tenía tres años, su familia emigró a Estados Unidos. Entonces fue cuando cambiaron su apellido a Asimov.

Tras establecerse en el país norteamericano quedó muy poco de sus raíces, conservando solamente el idish gracias a su familia.

A edad muy temprana ya leía mucho, gracias a que su familia tenía varias tiendas de dulces y periódicos y él podía acceder a las revistas, siempre y cuando las devolviera intactas, para su venta. De hecho, hay quien asegura que su amor por los espacios cerrados y su afición por la lectura hacían que él se imaginara como empleado del metro de Nueva York, para leer con el ruido de fondo de los trenes.

Más tarde, cuando Asimov tuvo que elegir una carrera universitaria, sabía que debía ser una ciencia; sin embargo, en un principio se decantó por zoología. Más tarde al tener que diseccionar un gato, decidió cambiar de rumbo y elegir a la química.

Luego, durante la Segunda Guerra Mundial, se desarrolló profesionalmente como químico naval; pero poco después comenzó a obtener más dinero de sus escritos.

En 1974, Paul McCartney,  ex integrante de la famosa banda Los Beatles, le propuso escribir el guión de una película de ciencia ficción bajo la única condición que mantuviera un solo diálogo propuesto por él. Sin embargo, al no incluir el diálogo el proyecto no siguió en pie. Actualmente, el proyecto de esta película se encuentra en los archivos de la Universidad de Boston.

Isaac Asimov falleció el 6 de abril de 1992. En un principio, su hermano Stanley aseguró que su deceso se debió a un fallo cardiaco y renal. Sin embargo, 10 años después fue revelado que murió de sida, debido a una transfusión de sangre que le fue realizada en 1983.

Entre sus obras más destacadas se encuentran:

Fundación (saga). Esta colección comprende los siguientes títulos: Los psicohistoriadores (1951), Los enciclopedistas (1942), Los alcaldes (1942), Los comerciantes (1944), y Los príncipes comerciantes (1944).

Yo Robot (1950), colección de relatos que da origen al planteamiento de las tres leyes de la robótica.

El fin de la eternidad (1955).

El Polifacético Marc Chagall

Por Luis Fernando Meneses

A lo largo de la historia, han vivido grandes artistas y personajes judíos dignos de reconocimiento; sin embargo, Marc Chagall ocupa un lugar privilegiado entre ellos, y aunque no se demerita el trabajo de los demás, no son reconocidos por el crítico Robert Hughes como “el artista judío por excelencia del siglo XX.”

Chagall nació el 7 de julio de 1887 en la antigua Rusia Blanca (ahora conocida como Bielorrusia). El pintor, escultor, paisajista, retratista, escenógrafo teatral y diseñador de vitrales, viene de una familia judía.

Primeros años y formación

Hijo de un comerciante de arenques, los primeros años de su vida creció en una pequeña casa de madera junto con sus hermanos en el pueblo de Vítebsk, localidad que lo marcaría para siempre al grado de plasmarla en una de sus pinturas titulada Yo y mi pueblo mágico (1911), donde se pueden ver la iglesia, algunas casas coloridas y también animales.

Pese a los obstáculos impuestos por el régimen al judaísmo, Chagall se inscribió en una escuela de lengua rusa, donde ya se notaba la atracción que sentía sobre las materias de geometría y dibujo. Más tarde, en 1906, estudió pintura en el taller de Pen, donde principalmente hizo paisajes y retratos.

En busca de trascendencia, abandonó el taller y decidió acudir a la Sociedad Imperial para el Apoyo a las Artes, mientras se ganaba la vida como camarero y pintando carteles publicitarios. Al respecto, mencionó que “era agradable ver oscilar en el mercado, bajo el dintel de una carnicería o de una frutería mis primeros carteles, cerca de los cuales, retozaban tiernamente un cerdo o una gallina”. (Corti, 1992, p:8).

Luego  de mantenerse un buen tiempo dentro de la Sociedad, decidió abandonarla e inscribirse en la escuela de Elisabetta Svanseva. Pero hasta este punto, su formación no estuvo completa, ya que posteriormente ocurrieron dos acontecimientos que marcarían su carrera como artista: su encuentro con Bella Rosenfeld, su futura esposa, y el viaje a París junto a León Bakst, su maestro.

De dicho viaje surge un nuevo estilo en su pintura, pues aunque seguía desarrollando su obra con los elementos recordados durante su vida en Rusia, esta vez los plasma con más juegos de luz y colores: “he traído mis objetos de Rusia; París ha vertido la luz en ellos.” (Corti, 1992, p:9).

Es también en esta ciudad donde tomó influencia de la pintura de Van Gogh, Vlaminck y Rouault, entre otros; estilo que se tradujo en el abandono del dibujo, dejando al color como único elemento a considerar en la composición de sus cuadros. Además, se relacionó con poetas como Apollinaire, Cendrars y Canudo.

Sin embargo, al no ser rentable la venta de sus cuadros, decidió aceptar la propuesta hecha por el comerciante y crítico Herwarth Walden, quien le organizó una exposición en Berlín en 1914. Durante ese mismo año, decidió regresar a Rusia, encontrando nuevamente a Bella Rosenbeld y, esta vez, casándose con ella.

De este matrimonio surgió nueva inspiración para Marc Chagall, pues fusionó el amor hacia Bella y el reencuentro que tuvo con su pequeño mundo judío, combinación presente en algunos de sus cuadros. Por otro lado, la Revolución Rusa fue una temática de algunos de sus trabajos como Soldado herido (1914).

Durante 1918, fue nombrado Comisario de Bellas Artes y director de la Academia de Vítebsk, donde promovió diversas actividades culturales. Sin embargo, hostigamiento y presión dentro de la Academia lo orillaron a viajar a Moscú en 1920. En la capital rusa trabajó haciendo escenografía teatral, así como vestuarios para las puestas en escena.

Dos años más tarde, en 1922, debido a las presiones económicas y el aislamiento cultural, decidió marcharse hacia Alemania; y para el año siguiente realizó una segunda visita a París.

Luego de pasar varios años en la incertidumbre sobre su futuro y recorriendo distintas ciudades, la década comprendida entre 1930 y 1940 es en la que tienen lugar sus grandes obras, entre las cuales destacan: Dedicado a mi mujer, Acróbatas, Luces de las bodas, En torno a ella, La caída del ángel y Sueño de una noche de verano. A la par, se dedicó a la ilustración del Antiguo Testamento, atraído por la historia bíblica.

En 1939, durante el inicio de la Segunda Guerra Mundial, Chagall recibió el premio Carnegie; sin embargo, su mente se encontraba ocupada en la angustia que le generó la persecución nazi y los alcances que un conflicto así podría tener. Dos años después viajó al continente americano, en busca de refugio debido a la Guerra. Uno de los países visitó durante esta etapa fue México, y es aquí donde creó el vestuario y la decoración del ballet Aleko, basado en el poema Gitanos de Alexander Pushkin. Sin embargo, continuó mostrando una gran preocupación por el futuro de su tierra durante la Segunda Guerra Mundial. 

Mientras todo esto sucedía, pintó En el crepúsculo (1943) y A mi esposa del mismo año, pero decidió hacer una pausa en su trabajo debida a la muerte de su compañera de vida.

Un año más tarde, volvió a pintar, con su esposa nuevamente como una de sus temáticas preferidas, haciendo evocación a la felicidad que perdió. A la par, trabajó nuevamente haciendo vestuarios para obras teatrales, pero esta vez en Nueva York para representaciones como  El pájaro de fuego de Stavinsky.

Regreso a Europa y últimos años

Una vez terminada la Guerra, decidió regresar a Europa y visitó distintos sitios como Israel, Roma o Nápoles, acompañado de su segunda esposa, Valentina Brodskaya. Además, Chagall se dedicó al diseño de vitrales para iglesias y sinagogas.

Años más tarde, en 1973, inauguró el Museo Nacional de Niza, recinto que guarda sus obras bíblicas; mientras que su máximo reconocimiento tuvo lugar en 1977, cuando le fue hecha una exposición en el Louvre de París (el museo de arte más grande del mundo).

Marc Chagall murió de causas naturales el 28 de marzo de 1985. Sin embargo, será recordado como uno de los pintores destacados de la historia. Sus trazos rápidos, así como los colores que utilizaba, seguían a sus emociones y sentimientos, jamás a una corriente definida.

En el Centro de Documentación e Investigación Judío de México (CDIJUM), se resguardan tres títulos que tratan sobre la vida y obra de Marc Chagall:

  • CHAGALL (1992), que pertenece a la colección Los Genios Universales de la Pintura, en el cual se puede ahondar un poco más en la vida y obra del artista, además del contexto cultural y social en el que vivió.
  • Entre Historia, Política y Arte: Marc Chagall en México: (2015), escrito por Maty Finkelman de Sommer y Francisco Javier Chávez Aguilar, Centro de Documentación e Investigación Judío de México A. C., México, en el que se habla sobre su vida y un poco sobre su estancia en México y Estados Unidos, incluyendo la entrevista que le realizó Jacobo Glantz.
  • Marc Chagall: The Jerusalem Windows (1988), que muestra algunas fotografías y litografías (hechas por Marc Chagall), en el que se describen algunos datos sobre los vitrales que el mismo Chagall creó.

 

Referencia:

Corti R., (1992), Los Genios Universales de la Pintura: Chagall, Valencia, España, Ediciones Rayuela.

Lucie Aubrac: símbolo de la resistencia francesa

Por Luis Fernando Meneses

Durante la ocupación nazi en el desarrollo de la Segunda Guerra Mundial es sabido que existieron grupos de defensa en distintas regiones que intentaron frenar el avance de las tropas alemanas. En la resistencia francesa existió una pareja muy famosa: Raymond y Lucie Aubrac,  mujer que falleció el 14 de marzo de 2007.

Desde muy joven estableció contacto con militares comunistas y en 1930 conoció jóvenes polacos, húngaros, rumanos y alemanes que llegaban a París huyendo de los regímenes autoritarios que comenzaban a formarse, mismos que la sensibilizaron sobre el peligro que el fascismo representaría más adelante. Sin embargo, no fue sino hasta 1936 cuando dimensionó el verdadero peligro del régimen nazi y su antisemitismo cuando viajó a Berlín con motivo de los Juegos Olímpicos.

En junio de 1941, en plena Segunda Guerra Mundial, La Gestapo detuvo a su esposo Raymond Aubrac junto a Jean Moulin. Más tarde, también serían aprehendidos Fréderic Dogoujon y Bruno Larat. El 21 de octubre de 1943 en un plan organizado por Lucie, la resistencia francesa atacó un camión alemán donde eran trasladados su esposo y sus compañeros y consiguió liberarlos.

En 1997 se presentó la película “Lucie Aubrac: amor en tiempos de guerra, un filme en el que se cuenta la historia de cómo Lucie intenta rescatar a su esposo de la prisión.

En años siguientes, escribió algunos libros autobiográficos:

  • Ils partiront dans l’ivresse (Irán a la embriaguez) en 1984.
  • Cette exigeante liberté  (Esta exigente libertad) en 1997.
  • La résistance expliquée à mes petits enfants  (La resistencia explicada a mis nietos) en el 2000.

También recibió varias distinciones:

  • Gran oficial de la Legión de Honor.
  • Gran Cruz de la Nacional del Mérito.
  • Cruz de guerra 1939-1945.
  • Medalla de la Resistencia.
  • La Orden de las Palmas Académicas.

A continuación puedes ver el tráiler de la película basada en la vida de este gran personaje:

Breve biografía de Yehudi Menuhin

El 12 de marzo de 1999 falleció uno de los violinistas más destacados del Siglo XX: Yehudi Menuhin. Hoy, en su aniversario luctuoso número veinte, lo recordamos con una breve semblaza de su vida:

Menuhin nació el 22 de abril de 1916 en Nueva York, Estados Unidos, aunque recibió la nacionalidad inglesa y suiza. Su talento comenzó a notarse desde que tenía cuatro años, cuando era alumno del violinista Sigmund Anker.

Su primera actuación como solista fue en 1923, a los siete años de edad, con la Sinfónica de San Francisco. A partir de este momento, hizo varias presentaciones a través de los años y grabó algunas piezas clásicas.

Durante la Segunda Guerra Mundial realizó conciertos para los soldados aliados y posteriormente tocó para los judíos liberados del campo de concentración de Bergen-Belsen. Fue el primer músico judío en tocar con la Orquesta Filarmónica de Berlín después del Holocausto, bajo la dirección de Wilhelm Furtwängler.

Premios y distinciones

Entre los muchos reconocimientos que recibió a lo largo de su carrera, podemos destacar los siguientes:

  • En 1979 recibió el Premio de la Paz de los libreros alemanes, reconocimiento que se otorga “a una personalidad que haya aportado algo a favor de la realización de la idea de la paz, principalmente en el campo de la literatura, las ciencias y el arte”
  • En 1991, el Premio de la Fundación Wolf de las Artes de Jerusalén.
  • Premio Príncipe de Asturias de la Concordia en 1997.

¿De dónde viene el nombre ‘Yehudi’?

De acuerdo con una entrevista publicada por la revista New Internationalist en octubre de 2004, ‘Yehudi’ significa «judío» en hebreo, y fue elegido por su madre debido a que en una ocasión, mientras sus padres buscaban un apartamento y su madre estaba embarazada de él, encontraron uno en el que la dueña comentó “se alegrarán de saber que no acepto judíos”. Acto seguido, ella se negó a dar en alquiler el espacio al saber que ellos lo eran. Al caminar por la calle, su madre aseguró que el hijo que llevaba en el vientre llevaría un nombre con el cual sería proclamada su raza, llamándolo así Yehudi.

Aquí te dejamos un pequeño fragmento del concierto de Mendelssohn interpretado por Yehudi Menuhin:

Marzo 2019

Selección de imágenes: Francisco Javier Acosta Martínez – Texto: Luis Fernando Meneses

William Groper (1897 – 1977) fue dibujante, pintor, litógrafo y muralista y es recordado por el trabajo político que desarrolló en distintas publicaciones. Este mes te compartimos algunas de las ilustraciones de Groper en revistas como Fraiwelt y Der Hammer, revistas que resguarda el CDIJUM.

Savielly Tartakower: el ajedrecista de la guerra

Por Luis Fernando Meneses

Dentro de la historia del ajedrez, muchos ajedrecistas judíos han recibido gran fama debido a la calidad de juego que poseen. Sin embargo, Savielly Tartakower resalta entre todos ellos por además haber participado en la Primera y en la Segunda Guerra Mundial.

Savielly (o Xavier) Tartakower nació el 22 de febrero de 1887 en Rusia, aunque a lo largo de su vida obtuvo también las ciudadanías francesa y polaca.

Estudió derecho en las Universidades de Ginebra y Viena; pero, a la par frecuentaba los cafés vieneses, donde conoció a ajedrecistas famosos como Carl Schlechter, Milan Vidmar o Richard Réti, siendo con éste último con quien perdió en la final del torneo de ajedrez de Viena en 1909, una de las primeras competiciones a las que asistió.

Durante los años 30, Tartakower representó a Polonia en seis Olimpiadas de Ajedrez, en las cuales consiguió tres medallas de forma individual (una de oro y dos de bronce) y cinco más de forma colectiva (una de oro, dos de plata y dos de bronce).

En la Olimpiada de Hamburgo en 1930, el equipo de Polonia (conformado, además del propio Tartakower, por Akiba Rubinstein, Dawid Przepiórka, Kazimierz Makarczyk y Paulino Frydman como suplente), ganó el primer lugar al conseguir 48.5 puntos al final de la competición – 1.5 más que el segundo puesto, Hungría-.

Además, en ese mismo año ganó el primer premio del torneo de Lieja, superando a otros ajedrecistas consagrados como Mir Sultan Khan, Akiba Rubinstein y Frank Marshall.

Tartakower no sólo era fanático de jugar al ajedrez: también le gustaba comentarlo; y fue un destacado cronista de torneos en periódicos y revistas. Inclusive se llegó a considerar como el mejor periodista de la disciplina durante el Siglo XX.

Participaciones en guerras

Durante la Primera Guerra Mundial, fungió como oficial del ejército austro-húngaro, y fue al finalizar dicho conflicto que obtuvo la nacionalidad polaca. Años después, al estallar la Segunda Guerra Mundial, Tartakower se encontraba en la Olimpiada de la especialidad celebrada en Argentina, donde decidió quedarse hasta 1940. Más tarde, se unió a las filas del general Charles de Gaulle bajo el apellido falso de “Cartier”.

Luego de terminada la guerra, adoptó la ciudadanía francesa e incluso representó al país en las Olimpiadas de 1950 en Dubrobik, consiguiendo un noveno lugar por equipos.

Fue precisamente en Francia donde se quedó de forma permanente hasta el final de su vida y donde escribió algunos de sus libros. Entre sus obras se encuentran:

  • El juego de ajedrez hipermoderno.
  • Quinientos juegos magistrales de ajedrez.
  • Bréviaire des échecs, uno de los textos más prestigiosos sobre ajedrez.
  • Mis mejores partidas de ajedrez 1905-1954

Savielly Tartakower murió el 4 de febrero de 1956 en París, a la edad de 68 años; pero sin duda dejó un gran legado en el mundo del ajedrez, en el que, además de su desempeño, sus crónicas y sus libros, aportó incontables aforismos y frases como las siguientes:

“Un peón aislado dispersa tristeza por todo el tablero”.

“El ajedrez es una lucha contra los errores de uno mismo”.