Abraham Geiger: el padre del judaísmo reformista

Por Luis Fernando Meneses

Durante el siglo XIX, había rabinos europeos que pensaban que el judaísmo se encontraba en una especie de estancamiento, por lo que decidieron comenzar un movimiento que permitiera recuperarlo de dicho estado. A este movimiento se le llamó «reformismo». El más famoso de esos rabinos fue Abraham Geiger, quien por muchos es considerado el padre del judaísmo reformista.

Abraham Geiger nació en Frankfurt el 24 de mayo de 1810. Estudió en Heidelberg y Bonn. El rabino Geiger comenzó a concebir la idea de proyectos de reformas al judaísmo debido a los estudios que había realizado, además de la tendencia a la alza de los judíos alemanes a separarse de la religión.

De acuerdo con la enciclopedia judaica, Geiger pretendía “eliminar del judaísmo todo lo que podía rebajarlo ante la mente científica del siglo XIX y depurarlo de todos sus elementos nacionales para que el judío pudiese ser un individuo tan respetable y respetado como su vecino cristiano”. Pensaba, por ejemplo, que esto podría lograrse introduciendo reformas de manera paulatina, proclamando el carácter universal, ético e individual de la religión judía o limitando el uso del hebreo en las liturgias. Por otro lado, consciente del fracaso de otros reformistas anteriores a él, decidió no tomar las medidas drásticas que fallaron antes, implantando así el principio de la continuidad histórica.

Aunque había muchos rabinos apoyando el movimiento reformista, él ganó más relevancia gracias a sus trabajos en torno al tema, mismos que desarrolló con la intención de buscar apoyo histórico en su tesis de reforma.

En 1863 aceptó el rabinato de su ciudad natal, luego de fungir como el segundo rabino en Breslau; y en 1870 se trasladó a Berlín tras ser nombrado como profesor en el Instituto Superior de Estudios Judíos (Lehranstalt für die Wissenschaft des Judentums).

Geiger trabajó junto con otros rabinos reformistas como Samuel Holdheim, de quien terminó distanciándose por diferencias entre ellos –pese a que ambos tenían como uno de los objetivos primordiales de la reforma terminar con el antisemitismo de Europa-, ya que Holdheim pensaba por ejemplo que se debía trasladar los ritos de Shabat al domingo, cambio al que se opuso siempre Geiger.

Abraham Geiger falleció el 23 de octubre de 1874. Sin embargo, su legado quedó plasmado en sus obras, entre las cuales destacan: Lehr- und Lesebuch zur Sprache der Mischna (Gramática y lectura del lenguaje de la Mishná, 1845); Studien (Estudios, análisis de la obra del filósofo medieval judío Maimónides, 1850) y Das Judentum und seine Geschichte (El judaísmo y su historia, 1865-1871).

 

Referencia:

Weinfeld Eduardo. 1949. Abraham Geiger. En Enciclopedia Judaica Castellana (Tomo V, 47, 48 y 49) México: Editorial Enciclopedia Judaica Castellana, S. de R. L..