¿Por qué se conmemora a los Niños Héroes el 13 de septiembre?

Dentro de la Historia, existen diversas conmemoraciones que son reflejo de la identidad de un país y en México existen varias. Una de ellas tiene lugar el 13 de septiembre, cuando se libra la batalla del Castillo de Chapultepec.

La historia oficial de México dice que un día como hoy pero de 1847, seis adolescentes alumnos del Colegio Militar (con sede entonces en el Castillo de Chapultepec), resguardaron dicho recinto del asalto de las tropas invasoras, ya que, ese día, el ejército norteamericano irrumpió en la capital de nuestro país.

Durante la mitad del siglo XIX, México fue invadido por las tropas de Estados Unidos, que aprovechó la anarquía de la nación para hacer efectiva su política expansionista e intentar anexarse nuestro territorio.

Aquel día, los cadetes Juan de la Barrera, Agustín Melgar, Francisco Márquez, Fernando Montes de Oca, Vicente Suárez y Juan Escutia, junto a 800 soldados aproximadamente, defendieron el antiguo colegio militar de la invasión de las tropas estadounidenses; sin embargo, fueron derrotados.

La historia cuenta que Juan Escutia se arrojó del castillo envuelto en la bandera de México para que ésta no cayera en manos del invasor. Sin embargo, nuevas investigaciones sugieren que dicha hazaña fue realizada por el capitán Margarito Zuazo del batallón Mina y tuvo lugar por lo menos cinco días antes de la batalla del Castillo de Chapultepec, en la batalla en Molino del Rey.

Más allá del mito, la conmemoración de cada 13 de septiembre nos hace pensar en el heroísmo no sólo de aquellos seis cadetes, sino de todos aquellos que han arriesgado su vida en aras del bien común.