Centro de Documentación e Investigación Judío de México
Un breve recorrido histórico por las bibliotecas judías

Un breve recorrido histórico por las bibliotecas judías

Por José Carlos Guerrero García

El pueblo judío, a lo largo de su historia, ha sido custodio de prominentes y  majestuosas bibliotecas; pero, ¿cuál es el origen de la biblioteca judía?

De acuerdo con la tradición, la biblioteca más antiguas estaba conformada por los archivos del Beit Ha-Mikdash (o Templo de Jerusalén o de Salomón), erigido en el Monte Moriá en el año 964 antes de la era común. Desde entonces, los sacerdotes han fungido también como guardianes y sostenedores de la tradición escrita y oral.

Con el paso del tiempo, la noble labor de conservar las fuentes judías y facilitar el acceso a las mismas fue encomendada a las yeshivot, o academias talmúdicas, que, además de preservar las sagradas escrituras, poseían una colección relevante sobre Halajá (הלכה) -las obras legales- y sobre Midrash (מדרש) -interpretaciones y comentarios bíblicos.

Durante la Edad Media, una de las épocas más oscuras para el pueblo judío, se construyeron bibliotecas agregadas a las yeshivot y a las escuelas de Talmud Torá, mismas que sirvieron como base para la creación de bibliotecas modernas.

Cabe mencionar que una de las funciones más importantes de estas bibliotecas fue el préstamo gratuito de libros, acto que ya existía desde épocas del Talmud. De hecho, según la tradición judía, es considerado una tzedaká -es decir, un acto justo  y meritorio-. Este pasaje sobre el  préstamo gratuito de libros es descrito en un tratado medieval titulado Sefer Jasidim (Libro de los Justos), no.932, que menciona:

“Si tienes que vender tus libros a tu hermano, que no los presta, es preferible que los vendas a un extraño que sí los presta.”

Tal como se expresa en esta frase, el préstamo de libros y acceso al conocimiento judío fue una preocupación constante a lo largo del devenir histórico de las bibliotecas judías; y pese a las persecuciones constantes y expulsiones, germinaron magníficas colecciones privadas y bibliotecas comunitarias por todo el mundo.

Agregar un comentario

Dona ahoraApoya al CDIJUM
Aquí