Rostros del Derecho estadounidense: Louis Brandeis

Por Luis Fernando Meneses

Uno de los juristas más importantes de la primera mitad del siglo XX fue sin duda Louis Brandeis, un juez asociado de la Corte Suprema de los Estados Unidos entre 1916 y 1939 que fue el primer judío en ocupar dicho puesto.

A la edad de 20 años se matriculó en la Escuela de Leyes de Harvard con el que, hasta entonces, fue el promedio de calificaciones más alto en la historia de dicha universidad.

Al inicio de su carrera, el “Abogado del pueblo” -como se le conocería más tarde- se estableció en Boston, donde comenzó a ganar cierta fama al trabajar en favor de causas sociales en beneficio de la comunidad.

Entre sus aportaciones al derecho universal se encuentra el haber desarrollado el concepto de “derecho a la privacidad”. En 1890, escribió uno de los artículos más famosos de la Universidad de Harvard, en el que argumentaba que el derecho a la privacidad era importante: “… para proteger a los estadounidenses en sus creencias, sus pensamientos, sus emociones y sus sensaciones”. El texto cobró tal reelevancia, que el jurista Roscoe Pound dijo que había logrado “nada menos que la adición de un capítulo a nuestra ley”, refiriéndose a la estadounidense.

Asimismo publicó un libro titulado El dinero de otras personas, donde sugería formas de frenar el poder de los bancos y grupos financieros. Más tarde, luchó en contra de monopolios, corrupción pública y el consumismo de masas, mismo que consideraba perjudicial para la sociedad de los Estados Unidos.

Más tarde, se convirtió en uno de los miembros activos más importantes del movimiento sionista, que él veía como una solución para el antisemitismo en Europa y Rusia, además de una oportunidad de revivir el espíritu judío.

Cuando su situación económica se encontraba estable, se enfocó en trabajar en casos de orden público, por lo que, además de “el Abogado del pueblo”, se le llamó “el Robin Hood de la ley”. En algunas ocasiones insistía en no cobrar honorarios por sus servicios en beneficio de la gente.

Aunque su nominación para ser miembro de la Suprema Corte de los Estados Unidos se vio afectada por aquellos que no querían que alguien tan incorruptible perteneciera al grupo, fue el primer judío en ser nombrado juez de la Corte Suprema y ocupó un lugar en el Senado del país norteamericano, donde se convirtió en una de las figuras más influyentes de todos los tiempos. De hecho, durante su estancia en este órgano, sus opiniones fueron catalogadas como las más grandes defensas de la libertad de expresión y el derecho a la intimidad, según los estudiosos de la disciplina.

Brandeis creía que una sociedad democrática dependía de derechos individuales como la libertad de expresión y el derecho a no hablar de nadie. Pero la democracia también conllevaba responsabilidades: “La oficina política más importante es la del ciudadano privado”, escribió Brandeis al principio de su carrera. Además, dice la escritora especialista en Derechos Humanos Philippa Strum, Brandeis creía que la libertad de expresión está inextricablemente vinculada al deber de cada ciudadano de participar en el proceso democrático: debatir las ideas del día y hacer que los responsables de las políticas conozcan su voz y votar.

Universidad Brandeis

Louis Brandeis falleció en 1941 debido a un infarto al miocardio a los 81 años de edad. Siete años después (1948), fue fundada la Universidad de Derecho privada que lleva su nombre, situada en Waltham, Massachusetss.

De acuerdo con la información en la página de dicha universidad, con la construcción de este instituto, la comunidad judía de los Estados Unidos buscó que se estableciera un lugar donde se pusieran en práctica los valores y principios con los que Brandeis siempre se dirigió: una investigación abierta, una reverencia para el aprendizaje y el conocimiento y el servicio a los demás.

Referencia.
*Brandeis University, recuperado el 11 de noviembre de 2018, http://www.brandeis.edu/about/louis-brandeis.html