Sinónimo de la ciencia ficción: Isaac Asimov

Isaac Asimov, por muchos considerado uno de los escritores más importantes de la ciencia ficción, falleció el 6 de abril de 1992 en los Estados Unidos. Hoy a manera de homenaje, escribimos una pequeña semblanza sobre la vida de este gran personaje de ascendencia judía.

Isaak Yudovick Ozimov nació el 2 de enero de 1920 en Petrovichi, Rusia, hijo de Anna Rachel Berman y Judah Ozimov; y cuando tenía un año de vida contrajo una neumonía muy fuerte que afectó a 17 niños de su pueblo y de la que sólo él sobrevivió. Poco después, cuando tenía tres años, su familia emigró a Estados Unidos. Entonces fue cuando cambiaron su apellido a Asimov.

Tras establecerse en el país norteamericano quedó muy poco de sus raíces, conservando solamente el idish gracias a su familia.

A edad muy temprana ya leía mucho, gracias a que su familia tenía varias tiendas de dulces y periódicos y él podía acceder a las revistas, siempre y cuando las devolviera intactas, para su venta. De hecho, hay quien asegura que su amor por los espacios cerrados y su afición por la lectura hacían que él se imaginara como empleado del metro de Nueva York, para leer con el ruido de fondo de los trenes.

Más tarde, cuando Asimov tuvo que elegir una carrera universitaria, sabía que debía ser una ciencia; sin embargo, en un principio se decantó por zoología. Más tarde al tener que diseccionar un gato, decidió cambiar de rumbo y elegir a la química.

Luego, durante la Segunda Guerra Mundial, se desarrolló profesionalmente como químico naval; pero poco después comenzó a obtener más dinero de sus escritos.

En 1974, Paul McCartney,  ex integrante de la famosa banda Los Beatles, le propuso escribir el guión de una película de ciencia ficción bajo la única condición que mantuviera un solo diálogo propuesto por él. Sin embargo, al no incluir el diálogo el proyecto no siguió en pie. Actualmente, el proyecto de esta película se encuentra en los archivos de la Universidad de Boston.

Isaac Asimov falleció el 6 de abril de 1992. En un principio, su hermano Stanley aseguró que su deceso se debió a un fallo cardiaco y renal. Sin embargo, 10 años después fue revelado que murió de sida, debido a una transfusión de sangre que le fue realizada en 1983.

Entre sus obras más destacadas se encuentran:

Fundación (saga). Esta colección comprende los siguientes títulos: Los psicohistoriadores (1951), Los enciclopedistas (1942), Los alcaldes (1942), Los comerciantes (1944), y Los príncipes comerciantes (1944).

Yo Robot (1950), colección de relatos que da origen al planteamiento de las tres leyes de la robótica.

El fin de la eternidad (1955).